NAFURIA. SINOPSIS DE CONTRAPORTADA Y ALLÁ VAMOOOOS

@abogadodelmar

Captura de pantalla 2017-11-21 a las 18.39.42

Es un placer poner en el conocimiento público que hoy acabo de firmar con la editorial CORONA BOREALIS el contrato para la publicación  de NFURIA (EL ORIGEN DE DIOS). Es para mí motivo de orgullo ir con esta pequeña empresa ocupada justa y precisamente de publicaciones con contenido epiritual.

Yo NO voy de espiritual ni de guay. Pero me gusta trabajar con ellos por sus contenidos y porque sé que luisa Alba, su la sirectora, está dispuesta como yo a luchar puerta por puertas para que la novela sea un éxito.

En febrero explota.

¡Preparados para derribar las puertas del cielo! Tres… dos…uno…

 

TEXTO DE CONTRAPORTADA

Tebas, XVIII dinastía. Amenofis III, llamado el magnífico, se encuentra en la cumbre de su poder y es famoso por una obsesión sexual tan enfermiza que hacia el final de su reinado se ha convertido en un viejo prematuro y un enfermo crónico. Su joven hijo Nafuria es un muchachito débil y estudioso que siente tanta aversión por las armas como amor al estudio y en la corte es llamado despreciativamente el príncipe filósofo. Ansioso por conocer la vida más allá del palacio, escapa una noche para verse envuelto en una aventura mágica y espiritual en la que recibe las enseñanzas de un maestro llamado Mawlana, incluyendo la noción de una divinidad impersonal o gran inteligencia universal muy por encima de todos los dioses conocidos. Después debe hacer frente a un largo exilio que le lleva por las cortes extranjeras, hasta que su rijoso padre, en el ocaso de su vida, toma por esposa a la bella y jovencísima Nefertiti, de sólo catorce años. La vida de Amenofis III no dura mucho más, y el príncipe filósofo accede al trono con el nombre inicial de Amenofis IV. Pronto comienza a impulsar una auténtica revolución religiosa dando prevalencia a un dios llamado Aton, al que asigna todos los caracteres de la gran inteligencia universal de la que le había hablado Mawlana. Aton es un dios del amor, la fraternidad y la armonía representado como simple disco solar. Todo esto despierta las iras del poderoso clero de Amon, que hasta entonces había sido el indiscutible soberano entre los dioses. El nuevo faraón cambia su nombre por el de Ekhnaton (adorador de Aton) y al poco tiempo decide construir en mitad de la nada una ciudad nueva llamada Aketaton (la ciudad del horizonte de Aton), en la que llevar a buen fin su sueño del reinado del amor en la tierra. Pero hacia la mitad de su reinado comienza a mostrar síntomas de una enfermedad degenerativa. Ekhnaton muere asesinado antes de cumplir treinta años y su ciudad de los sueños es abandonada y luego presa de la desolación.
A partir de 1934, Sigmund Freud escribió tres ensayos en los que proponía la idea de que el libro del Exodo es en realidad el relato de lo que sucedió cuando la religión de Aton se vino abajo y quienes no deseaban renunciar a su culto se decidieron a buscar lejos de Egipto una tierra nueva donde ponerlao en práctica. Según esa teoría, el Dios de la Biblia habría nacido en la mente de aquel joven faraón visionario.
Nafuria, el origen de Dios, es la recreación en forma de novela de aquella propuesta expresada por Freud. El argumento es fiel a los hechos históricos excepto en lo tocante a la intervención del maestro espiritual . Pero es ahí donde la realidad se introduce en ls ficción y la historia se transforma en pura magia, porque el personaje de Mawlana no tiene nada de imaginario. Se trata de un santo sufí que vivió en Chipre, que fue autor de un milagro desconocido para la mayoría cuando salvó de una muerte segura a los mineros chilenos que habían quedado atrapados en un pozo donde apenas disponían de aire y que incluso después de morir se mantiene, a través de dos jóvenes sufíes, en comunicación con el autor de esta novela para ayudarlo en su lucha contra la injusticia.

José OPrtega

http://www.costasmaritimas.es

Publicado en literatura | Deja un comentario

NAFURIA.CONFERENCIA DE PRESENTACIÓN

@abogadodelmar

Publicado en literatura | Deja un comentario

NAFURIA (EL ORIGEN DE DIOS)

Nofretete_Neues_Museum@abogadodelmar

PRÓLOGO

Cuando estudiaba la asignatura de Arqueología de Oriente y Grecia en cuarto de carrera, la entonces catedrática de Prehistoria de mi Universidad de Murcia, Ana María Muñoz Amilibia, nos explicó la singular teoría de Sigmund Freud según la cual lo que cuenta el libro del Exodo es en realidad lo que sucedió después de que la reforma religiosa de Amenofis IV se viniera abajo, cuando los partidarios de aquel dios Aton, que no tenía cuerpo, que no era un dios tribal ni nacional y que promovía el amor y la fraternidad, decidieron exiliarse para buscar una nueva tierra en la que poder adorarlo. No es de extrañar que la mayoría de sus partidarios fueran los muchos judíos que vivían en Egipto como esclavos o bien relegados a los trabajos más duros. Eran ellos los principales beneficiarios de los mensajes conciliadores del nuevo dios. Se trata de un grupo de tres ensayos escritos por Freud a partir de 1934.

Concebí la idea de escribir una novela sobre este episodio total y absolutamente incomparable de la Historia nada más terminar mi primera obra, Gilgamesh y la muerte. Una recreación de la búsqueda de la inmortalidad descrita en el mito de Gilgamesh. Pero, a mis veinticinco años no me atreví a enfrentarme con el inmenso trabajo de documentación necesario para asumir esa iniciativa con dignidad, y sobre todo la historia no tiraba de mí. No me exigía. No pedía ser escrita. La idea estaba bien pero eso era todo.

Dicen que nadie puede o debería escribir una novela antes de los treinta años, simplemente porque falta bagaje vital de todo tipo. Creo que es cierto, incluso cuando yo escribí dos antes de cumplir esa edad. En mi caso han sido algunos más los años que he tenido que cumplir y las experiencias vitales que he debido acumular antes de sentir efectivamente que la historia tiraba de mi y deseaba ser escrita. Como suele sucederme, esta novela es una mezcla de ficción y realidad, y como tengo el raro privilegio de que me suceda a menudo, la realidad que cuento está tan tocada por la magia que parece ficción.

La historia de lo que sucedió en Egipto en aquellos años, durante la XVIII dinastía, ya contiene todos los ingredientes precisos para alcanzar la grandeza hasta el extremo de resultarme incomprensible que, hasta donde yo sé y por sorprendente que parezca, ningún escritor la ha tratado como novela. Que el faraón Amenofis III fuera un obseso sexual que tenía en el harén tantas mujeres que les perdía la pista, incluyendo algunas de sus hijas. Que tomara (o intentara tomar) por esposa cuando con unos cuarenta y pocos años era ya un anciano enfermo, a la inigualable Nefertiti, de una belleza sin igual a sus catorce años, que a la muerte del padre su hijo Amenofis IV casara con la jovencísima viuda, que éste comenzara al poco tiempo a mostrar síntomas de una enfermedad neurológica degenerativa, que el joven faraón concibiera la idea de un dios nuevo que repartía amor y paz y que nada tenía que ver con los dioses tradicionales de Egipto, que tuviera la iniciativa de construir una ciudad enteramente nueva en medio del desierto, todo eso son valores suficientes para una buena historia.

Pero en esta obra , como en Gilgamesh y la muerte, he querido introducir, junto a esos hechos históricos, elementos paralelos y complementario que proceden de los campos de la espiritualidad y la magia. Creo imprescindible mencionar de manera muy especial a uno de los personajes añadidos por mí, porque es real y al mismo tiempo increíble.

Mi amigo Manolo Conesa, gran conocedor de la Filosofía y excelente conversador, viajó unos años a Chipre para conocer a un santo maestro sufí llamado Mawlana. Quedó tan fascinado que se convirtió al islam y cambió su nombre por el de Yusuf. Poco después me propuso como abogado para defender a un grupo de inquilinos de viviendas en el parque regional de Calblanque, en Cartagena, que estaban siendo amenazados con desahucios colectivos. Sin entrar en detalles, era de nuevo una historia de débiles oprimidos por los poderosos, lo que es para mí una constante en el ejercicio de la profesión. Quien coordinaba a estos vecinos era otro joven sufí llamado Guillermo, cuyo nombre árabe es Sayfuddin.

Recuerdo con particular agrado una tarde en la que los tres mantuvimos una extensa conversación sobre la espiritualidad y los santos sufíes en un local de Cartagena llamado El Coyote. Manolo refirió el episodio sucedido unos pocos años antes en Chile, cuando unos mineros habían quedado atrapados en el fondo de un pozo y se temía por su supervivencia porque el aire se les acababa. Contó Manolo que de pronto, en el fondo del pozo, los mineros vieron a Mawlana y a continuación comenzaron a respirar un aire tan limpio que el que posteriormente le hicieron llegar con una sonda les pareció pobre y enrarecido. Cierto es que la cosa no encaja en la lógica cartesiana ni en ninguna otra, porque Mawlana no se había movido de Chipre. No obstante, las razonables dudas que puedan surgir quedarán rápidamente aclaradas sólo con que los escépticos escriban en Google “Mawlana mineros de Chile” para comprobar que tras el episodio los interesados viajaron a visitar al maestro a su isla y muchos de ellos se convirtieron al Islam.

Una mañana estaba en Cartagena preparando un nuevo juicio por desahucio que tenía a la una de la tarde. Al estudiarlo en detalle me di cuenta de que mi planteamiento al contestar a la demanda había sido algo flojo y, como se suele decir, lo vi negro y empecé a sudar, convencido de que en la vista oral no iba a tener nada que hacer. Así se lo hice ver a Guillermo mediante un mensaje de WhatsApp. Pero al cabo de una hora o algo menos, mi mente se iluminó súbitamente con una idea que me permitía presentarle al juez buenos argumentos y que lo cambiaba todo. Era algo que tenía delante y aún así no había sabido verlo. Fue como si alguien me quitara un velo de los ojos.

Después del juicio fui a Calblanque para comentar con Guillermo. Lo que me dijo Diana, su mujer, me dejó muy sorprendido, a saber: Como él trabaja por las noches y por tanto duerme por la mañana, fue ella quien vio mi mensaje. Entonces se puso en contacto con Mawlana y él la tranquilizó diciéndole que no se preocupara y que todo iba a salir bien. Nadie podrá quitarme nunca de la cabeza el convencimiento de que mi súbita inspiración fue promovida por el maestro mediante algún canal espiritual desconocido para mí.

Para hablar con él, Diana no utilizó el teléfono móvil, ni el fijo ni Skype. Transmitió su inquietud sólo con la mente. Esto ya resulta bastante impresionante, pero se vuelve mágico si aclaro que para ese momento Mawlana llevaba muerto como dos años.

El maestro también está al habla con Manolo. Una vez le comentó que a mí resultaba muy fácil ayudarme porque le parecía “dócil” (un adjetivo con el que normalmente no me identifico). Después de eso, y por singular que pueda parecer, me siguen llegando de él impresiones, análisis y consejos sobre la forma de llevar la defensa. Como cabe imaginarse, me siento privilegiado. No todos los abogados pueden presumir de fomar equipo con un personaje así.

En esta  novela también aparece un viejo maestro espiritual muy sabio. Al principio pensé describirlo como un miembro de la estirpe de los gentiles, muy anciano, que aparece en una narración popular del País Vasco recogida por el gran José Manuel de Barandiarán. El cuento dice de él que era tan viejo que carecía de fuerza para abrir los párpados, por lo que tenían que ayudarle con perchas. Pero después de las experiencias que he contado, consideré más apropiado darle no sólo las características físicas del mismo Mawlana, uno también su nombre. No obstante, lo consulté con él a través de Manolo. Me dijo que sí.

Siendo el Mawlana de mi novela el mismo que el real, juzgué adecuado incluir un episodio en las minas del Sinaí como el de Chile, y de ahí que la historia palpite de magia y vida.

Siempre que escucho a un autor decir que su novela se ha escrito sola y que él no sabía lo que iba a suceder en la página siguiente, me parece una pedantería. Pero así ha sido en el caso de esta obra. Como he dicho, la historia quería ser escrita, pero se ha ido construyendo sola sin dejarme a mí más papel que el de notario o secretario encargado de levantar acta.

No es poco el cine que he hecho. Y aunque concebí la historia como una gran aventura espiritual y los hechos espirituales no aparecen en la cámara, lo que me ha salido es una gran historia de aventuras con un fondo espiritual considerablemente denso y algunos pasajes (a los que inconscientemente llamo secuencias) con una carga emocional inmensa que han venido verme lo mismo que el resto de la historia, y que resultan total e inesperadamente cinematográficos. La secuencia estrella, en las puertas del palacio real de Babilonia, se dispara a los dos tercios del metraje y la he visto una y otra vez proyectada en mi mente como la vería en la pantalla de un cine. Cuando la escribía, era incapaz de contener las lágrimas, y lo mismo me sucedió con el primer y el segundo repaso. Tal es su intensidad. Pero  la historia rebosa de este tipo de situaciones apropiadas para ser vistas desde la butaca del cine. No se trata de nada que haya buscado de propósito. Sólo es que salió así.

Rindo gustosamente tributo a los autores de los que me he nutrido para escribir esta historia. En El plan de tu alma, de Robert Schwartz, encontré s revelaciones muy valiosas sobre el ciclo de las reencarnaciones, en particular las sorprendentes nociones de que todo lo que sucede en Nuestras vidas, incluyendo accidentes y desgracias, es decidido por nuestra propia alma antes de su nacimiento, y también la noción de que el tiempo no es una línea recta sino una tela de araña, por lo que todo está sucediendo al mismo tiempo.

De El poder del ahora, escrito por Eckhart Tolle, aproveché la idea de que si no nos resistimos a lo que trae el momento presente, sea lo que sea, la vida se pone de nuestro lado y comienza a trabajar para nosotros.

No habría podido escribir esta novela sin la hermosa obra de Philip Vandenberg Nefertiti, una biografía arqueológica, que contiene un relato de los hechos tan completo como interesante.

A mi hermana Ana debo agradecerle el tiempo que ha sacrificado de otra tareas más agradables para ella, como pintar sus cuadros, para traducir el manuscrito a inglés.

José Ortega

Abogado

http://www.costasmaritimas.es

Publicado en literatura | 3 comentarios

EL CAMINO AL PARAISO

@abogadodelmar

En la noche de los difuntos, lo mejor que puedes hacer es sumergirte en la lectura de EL CAMINO AL PARAISO

 

Publicado en literatura | Deja un comentario

MENTIRAS, MANIPULACIONES Y CEGUERA INTENCIONADA EN LA HUELGA DE PERSONAL DE SEGURIDAD DEL AEROPUERTO DEL PRAT

@abogadodelmar

Hace falta tener gana de manipular, engañar y desinformar para presentar en medios de comunicación el conflicto del personal de seguridad de EULEN en el aeropuerto del Prat en la apestosa forma en que los medios de comunicación del sistema lo están haciendo.
El problema en estos casos siempre es el mismo y se parece mucho a la forma de trabajar de la medicina oficial: Si te duele el estómago, en vez de investigar por qué pasa eso, te doy unas pastillas del dolor. Si te duele la cabeza, no me importa que puedas tener apretón de cervicales u otra causa de esa molestia. Te daré analgésico.
Si voy rodando con el coche y se me enciende La Luz de alarma que indica que el airbag ha dejado de funcionar, llamo al mecánico y éste se limita a desconectar la alarma para que no vuelva a encenderse, estamos asistiendo al mismo método de trabajo, que por cierto se parece horrores al fenómeno de la disidencia controlada: Fingimos hacer lo posible para resolver el problema pero en realidad lo que estamos haciendo es  sentar las bases para transformarlo en crónico.
Si no vamos a las causas y nos quedamos en sus manifestaciones externas en forma de síntomas, solo conseguiremos cosechar floridos fracasos ya sea en el campo de la medicina o la mecánica del automóvil. Pero cuando se trata de información, la cosa es mucho más grave porque la información es poder y con la información manipulada, como la que se está esparciendo, se consigue engañar a todo un pueblo y hacerle creer erróneamente no sólo que los problemas carecen de solución idónea sino que (mucho más importante) que el culpable no es nadie y que simplemente se trata de cosas que suceden. Esta es la actitud constante, persistente e insidiosa de los medios de comunicación del sistema: Como los problemas no se pueden silenciar, se los presenta (en todos los órdenes de la información) como si no hubiera un culpable a quien identificar y pedir explicaciones y responsabilidades.
No es cierto. Esta de Eulen también es una historia de buenos y malos y sus orígenes se remontan al ingenioso hidalgo andaluz Felipe Gonzalez Marquez, quien si no me falla la memoria se sacó de la chistera una aberración llamada empresas públicas, lo que permitía a los políticos gestionar el dinero de todos con criterios privados del más puro gusto capitalista.
De ahí se pasó a una aberración aún mayor, como son las empresas mixtas, de capital privado y público. AENA es una de esas empresas. En su consejo de administración se sientan representantes de la Administración (perdón por la inevitable redundancia) junto con ejecutivos procedentes de la empresa privada. Aunque esto pueda parecer demencial, AENA cotiza en bolsa, y lo gordo es que entre sus accionistas se cuentan  bancos y  fondos de inversión (es decir,  capitalismo financiero duro de verdad y con genuino olor a establo). Puede parecer contradictorio que un servicio público tan necesario este en esa situación pero así es.
Personalmente, y como usuario habitual de los aeropuertos, estoy harto de denunciar la vergonzosa forma en la que en todos los que conozco se han alterado los accesos al control de seguridad de manera que para llegar a ellos, o bien nada más salir de ellos, no tengas más remedio que meterte en una tienda. Ejemplo de lo primero, el aeropuerto de Tenerife Norte. De mi segundo, el de Valencia. En éste último también denuncié los desafortunados cambios en el control de seguridad. Desde la inauguración de la nueva terminal para vuelos nacionales de Iberia, se había instalado allí un control de seguridad independiente, lo que permitía acceder sin aglomeraciones y era un ejemplo de racionalidad en la gestión. Este punto convivía con el de toda la vida, más grande, para todas las compañías y todos los destinos.
Pero AENA decidió un día suprimir ambos y refundirlos en uno solo, donde la acumulación de viajeros es bestial y las colas resultan inacabables. Un día me encontré con  una manada de turistas guiris que iban de charter y por poco no pierdo mi vuelo nacional.

La razón del cambio nada tenía que ver con la racionalidad ni con un mejor servicio, sino con el deseo de AENA de que los viajeros, lo quisiéramos o no, tuviéramos que pasar por una tienda de enormes proporciones nada más salir del control. Peor para los viajeros y mejor para AENA, que de esta manera hace caja. Éstas son las cosas que pueden suceder cuando el Estado presenta una rendición sin condiciones ante el capitalismo salvaje y brutal, y no duda de perjudicar y deteriorar la calidad de los servicios públicos para que AENA presente buenos números en bolsa. Claro que si alguien cree que el Estado está organizado por personas interesadas en el bien común, más le valdría creer en Papá Noel. Quienes wstán ahí arriba son una banda de criminales organizados,  cada uno de cuyos miembros, después de haber cumplido su misión de entregar el país a las multinacionales, sabe que acabará como su empleado de lujo (Leed mi anterior artículo EJERCITO DE OCUPACION).
Lo mismo digo de las tiendas de la sala de embarque: En ellas puedes comprar todo tipo de bebidas alcohólicas duras en envases de cristal, luego los controles de seguridad tienen mucho de ficción porque cualquiera puede romper una botella a bordo y ponerle a la azafata un cristal afilado en la yugular. Y esto se hace así solo para favorecer el negocio y el gran capitalismo salvaje y brutal, y para que  los accionistas de AENA vivan divinamente.  Intenta pasar una botella de wisky de cristal por el control de seguridad y ya verás lo que te pasa. Luego ve a la tienda y compra otra botella igual y verás qué bien.
No tengo muchas dudas de que en el Prat las cosas van también por ahí , y por cierto que no he escuchado ningún análisis agudo al respecto de eso que llaman “la cup y los anticapitalistas”, ni tampoco de  Podemos. O bien han hecho este análisis y los medios lo están silenciando o bien el  anticapitalismo de los primeros no pasa de un mero gesto teatral para criticar a Madrid y fomentar la independencia. y el de los segundos de eslogan vacío.
En todo caso, son los políticos (Esa corporación de delincuentes y traidores al pueblo) los responsables remotos de esta situación inaceptable. La cuestión no es si a los trabajadores de EULEN les tienen que subir un tres o un treinta por ciento. La cuestión es por qué razón algo tan sensible como la seguridad se pone en manos de una empresa privada. La cuestión es en razón de qué el trabajador de una empresa privada está legitimado para registrar mi bolsa de mano o para ordenarme que me quite los zapatos o para humillarme pasándome un sensor por el cuerpo y otras cosas. Y la cuestión es por qué razón los políticos (Esa corporación de delincuentes y traidores al pueblo) han decidido que algo tan básico, tan estratégico, tan importante (supongo, aunque lo dudo) para la seguridad y tan vinculado con el concepto de servicio público como la gestión de los aeropuertos, pueda estar en manos de una empresa privada o semiprivada (me da igual) que en su codicia sin fin se ha entregado a las más sucias miserias del capitalismo salvaje, supeditando la seguridad, la eficacia y la racionalidad al oscuro fin del beneficio de sus inversores ingleses y norteamericanos.

¿Quereis ver la cuenta de resultados de AENA? ¿Sabeis que mediante los procedimientos que he explicado, es decir, fastidiando la buena organización, la racionalidad y el servicio público para vender más en sus tiendas, consiguieron un beneficio NETO de mil millones de euros en el ejercicio anterior?

resultados

¿Os apetece verle la cara al que manda en todo esto y es el máximo responsable de que los aeropuertos hayan dejado de ser un servicio público donde alguna vez había alguna tienda para complementar ese servicio y hayan pasado a  transformarse en un zoco gigante donde lo importante es vender y lo accesorio despegar o aterrizar?

José Manuel Vargas Gómez, Presidente del consejo de administración de AENA. Fijaos en su sonrisa de complacencia.

1423649376_441147_1423654477_noticia_normal

No es raro que sonría, porque este señor se llevó a casa en 2015 la cantidad no menor de 154.000 €, es decir 12.833 € al mes.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 20.07.34

¿Os interesaría saber quién diablos se está forrando con nuestro sacrificio y quién viaja n yates de lujo beneficiándose de nuestra incomodidad y pésimo servicio, aparte del señor presidente?

Pues no, no hay ningún nombre ni cara. El capitalismo financiero es así. Sólo grupos de inversión y bancos. En la web oficial de AENA todos los enlaces que conducen a esa información, pese a estar en el menú, conducen a una advertencia de que se trata de datos restringidos (¿Esto se justa a la ley de transparencia?).

restringidoPara obtener alguna información al respecto(sólo aproximativa pero aún así interesante) hay que ir  a sitios web externos, como por ejemplo

https://www.hosteltur.com/198820_aena-tendra-como-principales-accionistas-privados-dos-bancos-dos-fondos.html

En esta web se informa de lo siguiente:

The Children’s Investment Fund (TCI) ha elevado a un 7,505% su participación en el capital de Aena, consolidándose como primer accionista privado; según ga notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Le siguen Bank of America Corporation, con el 3,902%; la entidad financiera estadounidense Morgan Stanley, con el 3,617%; y el fondo Fidelity Investments, con el 1,341%.

Concretamente, TCI ha adquirido un nuevo paquete de 56.666 acciones del gestor de los aeropuertos españoles a un precio unitario de 71,1 euros, con lo que eleva en un 0,031% la participación que ostentaba, desde el 7,468% al 7,505%.

Bank of America Corporation ha declarado el 3,902% del capital del gestor de losaeropuertos españoles, equivalente a 5,85 millones de títulos de la compañía. Por su parte, Morgan Stanley, entidad financiera estadounidense que desarrolla su actividad como banco de inversiones y agente de bolsa, cuya sede central se encuentra en Nueva YorkMorgan Stanley ha declarado la adquisición de 5,42 millones de títulos, representativos del 3,617% del capital de Aena, mientras que Fidelity International Limited cuenta con el 1,341% del capital social, equivalente a 2,01 millones de acciones. 

El fondo británico ha adquirido un total de 11,25 millones de títulos de Aena, a través de su filial TCI Luxembourg (4,4%) y Talos Capital Limited (3,105%), paquete accionarial valorado en 884 millones de euros a los actuales precios del mercado.

El Consejo de Administración de Aena está actualmente compuesto por 15 Consejeros: 6 independientes, 7 dominicales nombrados por la Administración del Estado, 1 dominical en representación de TCI Advisory Services y 1 Consejero Ejecutivo, figura que ostenta el actual Presidente y Consejero Delegado de Aena.

Y esto es lo que hay. Cada vez que el terrorismo árabe causa una masacre, los políticos proclaman con santa indignación que no conseguirán alterar nuestro modo de vida y nuestra democracia. Pero es que nuestro modo de vida es esto y nuestra democracia también es esto: Capitalismo salvaje, sin alma y brutal, capaz de todo por el beneficio.

¿Os gustaría saber más datos económicos  sobre esta basura? Pulsa y descarga.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 18.51.36

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 18.51.29

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 18.51.36

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 18.35.42

inf gestion

José Ortega

Abogado

http://www.costasmaritimas.es

 

Publicado en literatura | 13 comentarios

TRES AÑOS

@abogadodelmar


El intento de homicidio me pilló en lo más intenso de la lucha contra una multinacional del petróleo (una lucha que gané catorce meses después ). 

Yo ya iba suficientemente acojonado de fábrica, pero cuando vi cómo  las manos de aquel cirujano escribían ni nombre y edad  en el teclado, aquellos mechones de pelo sobre los dedos, que lo hacían parecerse a un ogro de los cuentos, me inquietaron y oensé: “Son esas las manos en las que tengo que confiar mi vida?”.

El día escogido me harté muy temprano de desayunar sin hambre, porque tenía prohibido probar bocado no sé cuántas horas antes  del invento. Tomé también, como había hecho en los últimos días, cinco gramos de vitamina C para prevenir una hemorragia cerebral fortaleciendo el tejido conjuntivo. Al llegar al hospital me dieron una cuchilla y me ordenaron afeitarme el pecho (que poca falta hacía) y la zona genital. Al mirarme vi que había quedado como un pollo desplumado. Entonces no se me ocurrió pensar que tendría que haber exigido al cirujano afeitarse también  sus peludos dedos. 

Llegó mi hermana directamente de su isla. Me tomaron la tensión y estaba bastante alta por la ansiedad del momento, así que me dieron a tragar algún remedio para normalizarla. Después me eché en la cama con ruedas y los celadores me impulsaron en ella hacia el quirófano. 

Lo único que recuerdo de allí dentro es que el anestesista me dijo demasiadas veces seguidas que ellos tenían mucha experiencia en esto. Y después nada más. Parece que me rebajaron la temperatura corporal a diez grados y luego el señor de los manojos de pelos en los dedos hizo lo que tenía que hacer, o más bien debería decir que lo intentó porque allí dentro pasó algo que nunca debió pasar y que nunca nadie me explicará.  Cuando me limito a decir que sufrí un accidente todo el mundo cree que le casqué a un árbol con el coche. A nadie se le ocurre pensar que ese accidente tuvo lugar no en la carretera sino en él quirófano.

Algo salió muy, muy mal y como siempre hay dos formas de analizar y recordar lo que pasó: La positiva y la negativa. Ésta última se resume a dar importancia a lo que me quitaron, que fue mucho e importante. La primera se orienta a valorar lo que retuve, que es aún más valiioso, porque a pesar de que salí herido de muerte, la Parca decidió en el último momento no cortar el hilo. Debió pensar que aún había mucha gente sufriendo injusticias y humillaciones que seguía necesitando mi ayuda.

Un médico de los que picoteaban en el tema, y bastante burro, profetizó que yo nunca más podría volver a moverme ni a ser abogado. En el hospital especializado al que me trasladaron para ver si allí alguien podía apañarme, me preguntaron : “tu a qué te dedicabas?”. Si, de esa manera era como aquellos sabios pretendían contribuir   a la recuperación de los pacientes, invitándolos a desprenderse de toda esperanza y enterrándolos en vida. Yo contesté muy chulo: “Me dedicaba, me dedico y me dedicaré a la abogacia”. Pero eso forma parte de otra historia. La de hoy es para celebrar que hace justo tres años  volví a nacer y que, en contra de las profecías de aquel medico Idiota metido a Nostradamus, me reintegré a toda velocidad y mucha alegría no solo a mi profesión sino a la gran fiesta de la vida.

Jose ortega 

Publicado en literatura | 8 comentarios

ESCAPANDO (CON ÉXITO) DE GOOGLE

@abogadodelmar

Ya sabéis el dicho:  Si no sabes algo pregúntale a san Google. Se supone que escribas lo que escribas lo encontrarás ahí.

Pues no. La novela que estoy escribiendo lleva por título una palabra que, de modo sorprendente, Google desconoce incluso a pesar de que es un término histórico. Os aseguro que es para mí un placer y una satisfacción saber algo que él o ello no sabe.

La cosa cambiará cuando la novela esté publicada y no pueda quitarme de encima a los periodistas ni a los lectores pidiendo firmas y al señor Lara ofreciéndome el premio Planeta 😬🙄, pero aún falta un poco.

Puede que alguien esté curioso. Pues venga, voy a poner aquí el título y con esto ya me quedo sin secreto.

Ahí va:


Jose Ortega 

Publicado en literatura | 7 comentarios