¿QUÉ HACE UNA CHICA COMO TÚ CON UN CHICO COMO ÉSTE?

@abogadodelmar

¿Os habéis sentido alguna vez como un gusano? Yo sí. Y ésta es la breve historia de cuándo, cómo y por qué sucedió, y también de lo que vino después. Contar batallitas o trasladar un cotilleo no es precisamente el objeto de esta entrada. Recientemente publiqué en Facebook  un álbum de fotos titulado MUJER SILENCIOSA Y OTRAS. IMAGENES, donde recojo algunas (no muchas) de las fotografías de retratos de mujer que expuse en el bar Cotopaxi de Águilas en tiempos tan lejanos como dorados, cuando muchos de aquella ciudad, aunque no me conocieran, sabían que yo era fotografo.

mujer silenciosa
Mi buena amiga Rosama preguntó en un comentario público algo así como si yo no había tenido alguna historia con algunas de mis modelos y como era de esperar contesté que no porque eran sigo siendo muy decente. Esa respuesta era cierta a carta cabal, lo que no impide que después de la exposición sí que pasara algo.
Tenía yo entonces 25 años y hubo un instante en el que me sentí como un gusano.Ese instante fue aquél en el que me crucé por la calle Rey Carlos III de Águilas con dos hombres y una mujer que caminaban en dirección contraria. A ellos los conocía de vista y también a ella. Era una mujer de treinta años, tan extraordinariamente hermosa y seductora, con una vara tan dulce y una figura tan esbelta que no había en aquella ciudad de 20000 habitantes un solo portador de testosterona que no suspirase por ella. Por eso me sentí como un gusano. Porque aquella muchacha era una especie de ángel que hubiera naufragado en la tierra y por mero reflejo yo me sentía ante ella como algo que está por debajo de la nada.
En el curso de aquel otoño, una especie de loca audacia se fue abriendo paso en mí a costa de mi primer sentimiento de insignificancia. Sólo habían pasado dos o tres meses desde mi exposición de fotografía y me pregunté si quizás aquel ángel caído no accedería a posar para mi.
“Volarás con las alas que hay en tus sueños”, dice una canción que canta mi amiga Verónica Tejero. Y yo también quería volar, más o menos como si el gusano ansiara transformarse en mariposa. Y empecé a mover mis alas cuando consulté a mi amiga, la señora X, si su amiga se prestaría a ser mi modelo. A seesta mujer, el hermoso ángel caído en tierra y enredado en los asuntos de los hombres, lo llamaré Fátima.
Pues buen, lo que me contestó la señora X fue de una lógica indiscutible: “Pídeselo”, me dijo. Pero una cosa era la lógica indiscutible y otra el pedazo de marrón que debía comerme. Sólo quiero llamaros la atención sobre el orquestó detalle de que en aquellos tiempos no había nada que pudiera parecerse a correo electrónico, teléfonos móviles, Whatsapp, Facebook o cualquiera de estos medios que en nuestros bonitos días tanto facilitan la comunicación. En el tiempo del que estoy hablando era preciso usar el cara a cara y la lengua.
Ya no recuerdo si la señora X me dio el teléfono de Fátima y la llamé para hacerle la proposición, pero me parece que así fue y que el ángel caído me dijo que fuera a su casa para hablar de la cosa. Recuerdo bien el nombre de la calle y el número del piso donde vivía la hermosa e incomparable Fátima, y recuerdo aquel momento de temblor en el que por fin me atreví a tocar al timbre.
La bellísima mujer estaba en chandal. Me invitó a pasar y a sentarme en un sofá de color claro. Le expliqué mi propósito y me dijo rápidamente que sí. También recuerdo el impacto que me causó de uno de los momentos finales del diálogo, cuando me preguntó, de forma que me pareció particularmente rotunda, casi desafiante: “¿Cuándo”? Conseguí, o eso creo, que mi expresión no evidenciara el mundo de sugerencias que en mi imaginación despertaba aquella pregunta.despies me anunció que se llevaría unos cuantos camisones de raso y yo me marché pellizcándome para comprobar que no soñaba.
Usaba habitualmente un poco de música para que las modelos relajaran la tensión, y cuando el siguiente sábado conduje a aquel sueño de mujer a una gran cada abandonada de un lugar llamado El Cocón, llevaba conmigo un walkman y dentro una casete con el disco que acababa de sacar Serrat. El disco se titulaba Cada loco con su tema, y la canción que puse fue un hermoso y casi insuperable poema dedicado a lo maravilloso y titulado De vez en cuando la vida. Los más viejos del lugar conoceréis la preciosa letra que canta a las sorpresas inesperadas y dulces que la vida es capaz de proporcionarnos si le da la gana.

Pongo aquí unas pocas muestras de aquella sesión. Proceden de loscontactos (los jóvenes no saben qué es eso) y la calidad es mala con toda intención para que nadie pueda reconocer a Fátima.

LOURDES EN COCINA fatima 4fatima 5
fatima 1Aclaro que Fátima era una mujer casada y tenía un hijo de ocho años, aunque su marido estaba viviendo con otra mujer, y que incluso así seguía siendo un tipo controlador, autoritario y celoso, además de corpulento, que no consentía el menor desliz en su todavía esposa. Le llamaré aquí el señor Z. Para la debida comprensión de este artículo, y sobre todo de su título, conviene también que explique que en la pequeña ciudad de Águilas los poquísimos que me conocían sabían que era un tipo muy serio y responsable que se pasaba los fines de semana estudiando y a quien nunca nadie había avistado en una discoteca. Es por esto que la mayoría de las señoras del pueblo me querían de yerno: pensaban que era lo suficientemente soso como para llevar una vida felizmente burguesa junto a sus hijas.
David Hamilton, el famoso fotógrafo que rayaba los objetivos de las cámaras con un punzón para conseguir efecto flou y es responsable de esa obra de arte llamada Tendres cousines, , escribió que no hay iluminación más bella que la luz que entra por una ventana. Tuve ocasión de experimentarlo fotografiando a mi ángel de belleza incomprensible junto a aquella ventana de marcos pintados de verde que había en de la cocina.
Nos sentamos en el suelo de la misma cocina, con la espalda en la pared, y conversamos un poco. En aquella época yo siempre llevaba conmigo una libreta de cubiertas negras donde escribía todo lo que me pasaba por la cabeza en el momento. Creo que debí sacarla para escribir algo y supongo que ella me preguntó. Entonces le expliqué lo que era aquella libreta y le leí una de sus últimas anotaciones, relativa a una bella rubia deAlbacete llamada Sacra, que era prima de alguien que no recuerdo y que había estado conmigo en la playa una noche de aquel verano sin que pasara nada de nada pero no por mí, si me entendéis. El caso es que mi artículo terminaba con una frase que decía “…y ella no me besó bajo el cielo estrellado”.
Cuando pronuncié esta frase permanecí en silencio y entonces ella, que estaba sentada al otro lado de la habitación, me preguntó: “¿En qué estaba pensando?”.
Por Diosssssssss… Lo que sentí muy dentro de mí ante aquella fórmula de consideración hacia mi persona, que aún así yo mismo seguía considerando insignificante. Vamos, que la hermosisima Fátima estaba sugiriendo que la rubia de Albacete se había equivocado y que ella sí me habría besado.
Pues bien, la señora X, la amiga común, estaba muy unida a un grupito de chavales que cantaban y que recientemente se habían atrevido con una versión de Jesucristo superstar. Aquella noche el grupito hacia un bolo en una discoteca y me habían pedido que fuera a hacerles fotos. Fátima también iba a estar presente, lo que me abrió de par en par las puertas de una esperanza bastante loca.
Tengo grabados en mi mente varios momentos especialmente tiernos de aquella jornada. Uno de ellos fue el en qué estaba pensando de Fátima, y el otro cuando el vocalista del grupo anunció que el siguiente tema se lo dedicaban al amigo que estaba allí haciéndoles fotos y que se llamaba Pepe Ortega. Y el tema en cuestión no era uno cualquiera, sino la bella canción que me parece que VíctorJara dedica al Che Guevara.

Cuando terminé con mi trabajo me senté junto a Fátima y hablamos un poco en la penumbra. Recuerdo el contenido de la conversación, al menos en parte. Y recuerdo que ella estaba asustada porque su marido se encontraba también allí, apostado en la barra, y sobre todo porque cuando nos marcháramos debíamos pasar juntos a un palmo de sus narices, y temía que al vernos juntos le fuera un ataque de cuernos y armara bronca.
Pero lo hicimos sin novedad, y al salir dimos un paseo por la playa y ella, a diferencia de la rubia de Albacete, me besó, y de ahí nos fuimos a mi casa, donde di un recital del peor sexo que os podéis imaginar.
Una noche, en el curso de aquel otoño tan bello y turbulento fuimos a tomar un vino al bar que uno de aquellos amigos que paseaban con ella por la calle Rey Carlos III acababa de abrir junto al mercado municipal. Se extrañó tanto de ver a su atractiva amiga von el tipo menos chic de la ciudad, que dio instrucciones al pinchadiscos para que pusiera aquel tema que dice ¿Qué hace una chica como tú con un chico como éste”?
Lo voy a dejar aquí porque lo que quería con este artículo no era contar un cotilleo, sino trasladaros un relato que me parece aleccionador sobre lo imposible y los sueños cumplidos. Sólo añadiré que nos refugiábamos cada noche en la casa que me había dejado mi amigo Jerónimo, y que ella me abrazaba muy fuerte diciendo: “Me quiero meter dentro de ti”. Y otras veces salíamos un poco, pero a Puerto Lumbreras u otras localidades fuera de Águilas, para no llamar la atención. Y Fátima decía que necesitaba una capucha para esconderse porque dondequiera que entraba,os a tomar algo absolutamente todo el mundo se volvía para mirarla. Y aun otras veces dejábamos el coche en una cuneta y yo le leía pasajes de El Señor de los Anillos. Recuerdo bien la noche que me quedé en la carretera de Vera y le leí a la luz de un camping gas el relato de Luthien y Tinuviel.
“Allí llegó Beren…” , leía yo. Y ella no perdía detalle.
Sólo duró tres meses y terminó por motivos que no vienen al caso cuando ingresé en la Marina. Una vez el hermano del abogado con el que yo tenía la desgracia de trabajar entonces me pidió que contara cosas de mi relación con Fátima, y cuando le dije que de mi no iba a salir bada, recibí aplausos de Julia Wewheels, la esposa del abogado, que era modelo internacional y también había posado para mi.
Creo que ha pasado el tiempo suficiente para hablar de ello, por si ahí afuera hay alguien que aun crea que la palabra imposible significa algo que no sea renuncia previa.
¡Suerte con vuestros sueños!

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿QUÉ HACE UNA CHICA COMO TÚ CON UN CHICO COMO ÉSTE?

  1. susana dijo:

    Bonita y apasionada historia de juventud en la que las emociones se desbordan.
    Probablemente ya eras una mariposa y Fátima hizo que te reconocieses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s