MANIFIESTO 2012. DOS PALABRA SOBRE DAVID PÉREZ CASTELEIRO

@abogadodelmar

Captura de pantalla 2013-01-05 a la(s) 21.11.53 Una vez conocí a un tipo que era amigo de mi hermana. Se llamaba Neville, era australiano, resultaba muy agradable su conversación, sorprendía y atraía por su absoluta y llamativa ausencia de agresividad, pero sobre todo porque su vida era un ejemplo. En un mundo donde todo el mundo tiene grandes palabras y aún más grandes soluciones tomando café, él no decía, sino que hacía. Era enfermero en Londres y se había estado dedicando a una campaña de recogida de medicamentos para enviarlos al gobierno sandinista de NIcaragua. Nada más terminar aquella visita suya a Valencia, su próximo destino era la selva amazónica, donde pensaba internarse para ayudar a los enfermos de lepra. Después de que Neville pasó por aquí, me sentía avergonzado. Cada palabra que salía de mi boca me parecía una perorata vacía porque no iba acompañada del hacer.  Descubrí lo tonto que es convertirse en héroe de cafetería durante un par de horas, refugiándose en una estupenda teoría que no va a ninguna oarte o en un deber ser que no se concreta en nada aparte de las palabras.

He dicho algunas veces que en la revolución mi héroe es Paco López, un sujeto con un corazón que no le cabe en el pecho que durante todos estos meses ha estado saliendo de casa para parar desahucios de personas querían que él ni siquiera conocía. Había muchos con èl, claro. Pero yo lo conozco a él y por tanto lo admiro a él.

Y me da a mí que ha surgido un nuevo ídolo, al menos para mí. Muchas personas han tenido una buenísima reacción ante el MANIFIESTO 2012. Unos se han puesto a recoger firmas, otros como Emilio Verdú a regalar diseños y algunos otros creen tanto en el proyecto que se lo han tomado como una empresa personal y van de pueblo en pueblo, de comercio en comercio y de concentración obrera en concentración obrera.

Tenemos aquí a David Pérez Casteleiro. En su zona de Ferrol empezó desde el primer momento a recorrer  las zonas conflictivas, como los astilleros que van a reestructurar, los Paradores que van a cerrar y los hospitales a los que no dejan dar servicio. Él y su chica han recogido 8.000 firmas. Me dice en un mensaje que a pesar de ser territorio del PP, allí hay unos irreductibles galos que están haciendo y consiguiendo eso.

Aquí hace falta de todo. La gente que piensa y organiza está muy bien y es estupenda. Los que transmiten, apoyan, ayudan, hacen videos y todo eso, pues también. Pero la lucha en la calle (me refiero a la lucha amable y pacífica) es innegociable. Sin ella todo se queda en un jueguecito de salón. Las mejores ideas del mundo no pasarían de propuestas si no hubiera gente como David.

Cosas que me dice:

-Entras en el comercio con el papel en la mano y te firman.

-Tengo firmas de peperos arrepentidos.

-Si tengo que recorrerme Galicia entera y el Bierzo lo hago.

Si tuviéramos unos cuantos David Pérez Casteleiro aguerridos, convencidos y comprometidos, esto iría mucho más rápido y mucho mejor. Creo que David pertenece a esa clase de gente de la que hablaba Bertolt Brecht, ya sabéis: “hay hombres que luchan un día y son buenos, otros que luchan toda la vida y son muy buenos. Y hay los que luchan toda la vida: Esos son los imprescindibles”.

Su perfil de Facebook coincide con su nombre, así que si le queréis mandar un abrazo sólo tenéis que buscarlo.

Gracias, amigo.

José Ortega

Abogado  abogadodelmar@gmail.com

MANIFIESTO 2012 ¿SE LO DECIMOS A LA POLICÍA?

-¿Sabes qué es Monsanto?

El hombre que tengo delante niega con la cabeza. Me fío de él y él se fía de mí. Es ante todo un hombre de bien, de eso no tengo duda.

-Vosotros trabajáis con información. No puede ser que os paseis la vida recopilando y clasificando información y que la información más importante la ignoréis.

El hombre que tengo delante no se ofende. Me deja hablar.

-Monsanto es una empresa norteamericana dedicada a los transgénicos que entre otras cosas se ha puesto a fabricar semillas estériles, que sólo dan una cosecha (etc. etc., creo que ya conocéis esta historia tenebrosa). Si les dejamos hacer, acabarán con nosotros. No estamos hablando de un desahucio o de un recorte, sino de la comida. Podemos vivir debajo de un puente, pero no nos lo podemos comer.

El hombre que tengo delante es un ciudadano como yo, un trabajador como yo. cuando llueve se moja como yo y cuando se privatizan los servicios públicos lo sufre igual que yo. Lo que pasa es que el es inspector jefe del Cuerpo General de Policía.

-Una vez escribí en mi blog un artículo dirigido a vosotros (“petición razonada a policías…”), pidiendo que hicierais uso de la información que manejáis en favor de los ciudadanos y no en favor de las élites que nos gobiernan.

El inspector jefe lo entiende, no tiene nada en contra. Le digo que le voy a pasar el vínculo a la entrevista en la cadena SER y le parece divino.

La policía es todo lo que ellos tienen, y si les falla, el ejército. Los periódicos y televisiones no les servirían en el momento crítico en el que tuviéramos que ser nosotros o ellos. La policía es todo lo que tienen. La policía está integrada por personas. Hablemos con nuestros amigos policías para que sepan que todo lo que queremos es el bien común.

José Ortega

Abogado     abogadodelmar@gmail.com

¿OS PARECE QUE NOS PONGAMOS A ORGANIZAR LA RESISTENCIA HOY MISMO?

injusticia Bueno, ya está. Ha pasado algo que no estaba en el guión. En tres días la entrevista de la cadena SER ha tenido más de 18.000 visitas y mucha gente me está escribiendo para preguntarme qué es lo que se puede hacer para cambiar las cosas. Entended que lo que yo he contado lo sabe todo el mundo que piensa, no es nada nuevo. No he descubierto la pólvora ni soy el que más sabe. De hecho sé menos que la mayoría porque por razones de trabajo no tengo mucho tiempo para leer. El que realmente tiene mérito es el periodista que se ha atrevido a hacer algo así jugándose el tipo. Pero sea como sea la cosa ha salido así y estoy recibiendo muchos comentarios, mensajes, sugerencias, consultas y todo eso.

Yo francamente llevaba mucho tiempo sin escribir sobre la revolución porque me desencantaba el poco caso que los compadres y comadres habían hecho de la propuesta que escribí de reforma de la Constitución. Miguel Rix se ha quedado sin saliva de tanto difundir la propuesta, pero en mi portal sólo hay 125 descargas y en el suyo sólo 500. Su audiencia roza las 300.000 personas, o sea que percibo poca afición a la lectura por decirlo así. Por favor, que esto no se entienda como una forma de ignorar el curro que mucha gente del 15M y las acampadas se pega para poner en marcha iniciativas y proyectos, y la energía, buena fe y generosidad que le echan. Y lo mismo digo de las asambleas constituyentes. Respeto y admiro su trabajo.

Esto que voy a hacer a continuación me acojona un poco porque es fácil que sea malintrepretado. Es que resulta que a mi alrededor cada conversación se centra en lo mismo: En lo que está pasando. En la cafetería, en la cola de la farmacia, por la calle: No se habla de otra cosa, todo el mundo está preocupado  pero nadie sabe cómo resolverlo (o a mí me lo parece), ni siquiera los que están en la vanguardia de la cosa. Si echas un ratón en un cubo de agua, se pone a nadar en círculo hasta que le fallan las fuerzas y se ahoga. Esto es lo que estamos haciendo: Malgastar la energía en lamentarnos sin encontrar salida, y sobre todo caminando en círculo al limitarnos a decir No sin encontrar algo concreto y definido a lo que decir SÍ.

Ya escribí en el artículo anterior, previa petición de disculpas, que mi oficio es resolver problemas relacionados con la ley y todo eso.  Esta mañana me ha venido a la mente una imagen un poco idiota pero imagen al fin y al cabo. Imaginaba que me venía a consultar un asunto al despacho no un cliente, ni un colectivo de cien personas, como suele suceder, sino la Humanidad bajo la forma de una persona individual, digamos. La Humanidad se sentaba delante de mi mesa de trabajo y me decía, como tantas veces han hecho los clientes: Mire, tengo un problema que consiste en esto y quiero ver si se puede luchar y se puede resolver. En este caso, me transmitía el problema de que las élites económicas la estaban dejando hecha polvo, estaban marraneando el planeta, envenenando los alimentos, pervirtiendo el aire, degradando al ser humano y pisoteando la dignidad de cada uno de los habitantes del pedrusco giratorio.

Bueno, bien… Creo que sé cómo se hace. Perdonadme, no quiero ser pesado, pero aparte del rollo de los abogados tengo alguna experiencia en lo que llaman guerrilla urbana. En 2008 organicé a los afectados por la ley de costas de toda España, más o menos los llevé al combate y ganamos. Fui al Parlamento Europeo a defender a los débiles frente a los abusos del Estado y el Parlamento Europeo me dio la razón. Yo no soy ni caudillo, ni profeta, ni mesías ni nada de ese estilo. Soy uno más y sé que esto es un trabajo colectivo donde cada uno pone lo que puede, tiene y sabe. En este caso yo aporto mi experiencia para que si puede ser otros la aprovechen y pongan en marcha cosas si quieren y les parece bien. No entiendo cómo no hay otros que saben más que yo que no diseñan una solución y una puesta en marcha (puede que lo hayan hecho y yo no lo sepa: En ese caso pido disculpas), pero como estoy que ardo de mala leche y veo la solución, o creo que la veo, voy a hacer lo que pueda por ponerla en marcha.

Cuando estaba yo tonteando con mi imagen de la Humanidad sentada en mi despacho, el colmo ha sido una persona que me ha dicho esta mañana que si me decido a arremangarme en serio en la lucha por un mundo mejor, tendré ayuda. Me estaba hablando de una ayuda muy especial. Lo voy a  hacer. Con miedo, pero lo voy a hacer.

Cuando digo miedo no pretendo darme importancia sugiriendo que Rockefeller va a venir a por mí. Me refiero a mis conciudadanos. Mi experiencia con la Plataforma Nacional de Afectados por la Ley de Costas me ha enseñado que son mucho más peligrosos los que están contigo que los que tienes en frente. Del Gobierno sólo he recibido exabruptos y sugerencias a los afectados que venían a las Jefaturas de Costas con un problema de que ni se les ocurriera contratar al abogado José Ortega. Pero de los que estaban a mi lado, madre de Dios. Las puñaladas traperas iban y venían (vienen y van, quiero decir). O sea, que de lo que tengo miedo es de que los compañeros de lucha me acusen de hiperplasia benigna de ego,  de oportunista, desinformador, iluminado, infiltrado, reptiliano, lo que sea. Pero sé que tengo que pasar por eso, ya tengo una experiencia divina y cuento con ello.

Bueno va… La cosa es como sigue. Muchos comunicantes me sugerían la posibilidad de redactar un manifiesto que firmaran personalidades de prestigio. Yo no le tengo mucha afición a eso, me parece un pelo retórico. Pero he pensado que vale la pena probar y he redactado uno. No lo he consensuado con nadie porque no pertenezco a ningún colectivo.  Hago esto como creo que es mejor, como un abogado que intenta resolver un problema. No hay ningún motivo para que todo el mundo se tenga que tragar un manifiesto que haga yo. Es igual: Tomadlo como  maqueta. Se puede hacer otro, pero si queremos empezar ya es mejor quedarse con éste.

Este manifiesto lo he conseguido embutir en un folio y contiene unas declaraciones y unas exigencias, además de un espacio para firmas. Las exigencias sintetizan mi propuesta de reforma de la Constitución, que es lo que sinceramente (no sé si también ingenuamente) creo que necesita el país.

Como todo el mundo está cabreado y disconforme y todo el mundo pregunta qué es lo que se puede hacer, la cuestión es buscar la forma de concentrar toda esa inmensa indignación. Está muy bien si conseguimos que las personalidades importantes firmen el documento, pero estaría aún mejor si nos diéramos a nosotros mismos la oportunidad de canalizar la energía buena mediante actos concretos muy sencillos: Conseguir diez adhesiones al manifiesto. No precisamente de los que ya están convencidos, sino de los otros, de los que no saben ni quieren saber, de esos indiferentes que con su inercia permiten que todo siga igual: Tu abuela, tu vecina, tu tendero.

El objetivo es conseguir veinte millones de firmas. Sí, con chulería. Veinte millones para demostrar que es cierto que somos la inmensa mayoría y que las decisiones que valen son las nuestras. Los conversos firmantes que se presten, que consigan firmas también.

Como hay que coleccionar los papelitos, he puesto las señas de mi despacho para que me las mandéis. No por  protagonismo sino por práctica y sólo de momento. Sugiero que pongáis en marcha algún tipo de colectivo bien estructurado que se haga cargo de la cuestión. Pero sólo un colectivo con este proyecto, no dos o tres colectivos enfrentados entre sí por discrepancias artificiales, cada uno con sus papelitos y sus firmitas. Y tampoco sería práctico (aunque sí democrático) ponernos a discutir si al manifiesto le quito o le pongo una frase o una palabra: Es una herramienta de trabajo, no una obra literaria ni un compendio ideológico.

En todo caso, no puedo guardar esas cosas en mi despacho ni tampoco en mi casa. Tanto el uno como la otra serían asaltados y desvalijados en la medida en la que se viera que el número de firmas crece. Con cien firmas no hacemos nada, pero veinte millones de firmas pueden reventar el NWO y eso puede tener más fuerza que la división acorazada Brunete. Para simular un robo ordinario, los artistas se llevarían mis ordenadores y mis discos duros con todo el archivo del despacho y la perspectiva no me convence. Tendría que esconder los papeles en algún sitio y como la caja de seguridad de un banco me parece un lugar contradictorio (los bancos no nos gustan) pues… Se admiten, por tanto, voluntarios para albergar los documentos, mejor dividiéndolos para juntarlos sólo cuando llegara el momento. Lo idóneo creo que sería un valiente por provincia para guardar el tesoro en un sitio seguro, sea el corral, la casa de la abuela o el interior de una tumba vacía. Hasta que llegue ese momento, si llega, podéis mandarlos a mi despacho.

¿Por qué os tenéis que fiar de mí? No hay ningún motivo. El otro día estaba en una reunión donde un tipo que maneja una información total y absolutamente demoledora sugirió que yo podría ser un infiltrado del PP o del PSOE. No le llevé la contraria: El que se quiera fiar que se fíe y el que no, pues que no se fíe. Más simple imposible.

El plan:

-Pasamos los manifiestos a la firma y los recogemos.

-Si conseguimos un número digno de firmas, digamos más de diez millones, los presentamos en el Congreso con toda la publicidad que sea posible, especialmente de medios extranjeros (hacedme caso, que eso SÍ funciona. Lo sé por experiencia).

-Una vez hecho esto, no sucederá nada excepto que los políticos intentarán adaptarse a la situación a) Ignorando lo que sucede y fingiendo que no sucede o b) con declaraciones dulzonas y comprensivas repletas de aire.

-Entonces, sólo entonces, tendremos las bases para fundar un partido político que se presente a las elecciones con la reforma de la Constitución y la ley electoral como único programa. Se supone que todas las personas que hayan firmado el manifiesto deberían votar a ese partido, por lo menos en teoría.

-No contéis conmigo para figurar en ningún puesto de responsabilidad de ese posible futuro partido político. Esta es una declaración que hago por profilaxis pero también porque estar en esas cosas me da pereza y le tengo afición a la siesta. Militante de base puede ser, pero nada más.

-Imaginemos que el plan sale como una seda y no tenemos trampas, zancadillas, infiltrados, intrigas, mala suerte, pereza o cobardía. Ese partido consigue mayoría parlamentaria, forma gobierno, pone en marcha la reforma de la Constitución, activa una democracia verdadera y a toda velocidad convoca nuevas elecciones para que pase lo que tenga que pasar y gane quien tenga que ganar. Pero ese gobierno estaría obligado a cumplir la nueva Constitución reformada, cuyo contenido es para mí muy radical y sienta las bases de una sociedad justa y un medio ambiente limpio gobierne quien gobierne. Entre otras cosas, podría y creo que debería este nuevo gobierno convocar un referendum para elegir entre Monarquía o República. Pero las reformas de fondo antes y las de la fachada después (en mi opinión).

En caso de que todo se fuese conformando de manera correcta, no respondo de los asesinatos políticos que sin duda se producirían, ni de los accidentes imprevistos que esperan a los candidatos del partido en cuestión. No hace falta se profeta para verlo. Por eso pienso que habría que diversificar la responsabilidad evitando un líder carismático único que fuera comprable o asesinable.

Si nada de esto funciona y conseguimos por ejemplo doscientas mil firmas (que es lo mismo que nada) podremos mirarnos a la cara y decirnos que lo intentamos y que si no salió fue porque los conciudadanos a los que queríamos salvar (y salvarnos también nosotros) en realidad no merecían ser salvados. Y para celebrar esta convicción, propongo que nos hagamos una paella. Si la iniciativa no tiene eco, me quedaré igual y seguiré en esto, aunque creo que le dedicaré más tiempo a mi actividad de escritor.

Podemos empezar ahora mismo a regenerar la democracia y a destruir el Nuevo Orden Mundial. Aquí os pongo el texto y más abajo el papelito que hay que pasar a la firma, con las instrucciones a seguir. Sólo hay que imprimirlo y darle la tabarra a la gente.

Lo he llamado MANIFIESTO 2012. Es pura improvisación.

Y una cosa más: Si le recogéis la dirección de correo electrónico a los que firmen y la tengan, adelantamos mucho para poder conformar algo que funcione de aquí en adelante.

También sería conveniente que os hicierais unas fotos con vosotros y los manifiestos firmados para publicarlas en vuestro Facebook y por favor también me las podéis enviar si quereis para que las publique aquí.

Feliz revolución.

MANIFIESTO 2012

LOS CIUDADANOS FIRMANTES DECLARAMOS:

-Nuestra decepción con la baja calidad de la democracia, la creciente corrupción política y la nula autonomía del Estado respecto a los poderes económicos.

-Nuestra capacidad de decisión y nuestra innegociable soberanía como pueblo para decidir libremente la forma en la que queremos organizar nuestra convivencia en los ámbitos político, cultural y económico.

-Nuestra firme intención de ejercer los anteriores derechos mediante todos los medios legales y pacíficos.

DENUNCIAMOS:

-La no existencia de separación efectiva de poderes, lo que conduce a que las decisiones que nos afectan sean adoptadas en la práctica por dos entidades privadas, con contabilidad y financiación no accesible al público,  constituidas por los partidos mayoritarios e instalados por turno en el poder.

-La sumisión de los partidos políticos a la élite económica internacional.

-La dictadura que esa élite internacional ejerce sobre nuestras vidas.

RECHAZAMOS:

-Vivir como esclavos para servir al dogma de la globalización de la economía.

-Una política social, cultural y económica impuesta por los bancos y otros poderes económicos.

-La devolución de una deuda creada artificialmente.

EXIGIMOS Una reforma constitucional que 

-Ponga fin a la dictadura de los dos grandes partidos mediante medidas concretas que igualen a todas las opciones políticas en su capacidad de hacer llegar su mensaje al elector.

-Haga imposible la corrupción mediante el procedimiento de poner a permanente disposición de los ciudadanos, en internet y en las bibliotecas públicas, la totalidad de las cuentas y contratos de las Administraciones, los organismos públicos y los partidos políticos.

-Garantice la efectiva separación de poderes mediante

a) La creación de un ente del poder judicial independiente del poder ejecutivo y con presupuesto y estatuto propio, limitando las competencias del Ministerio de Justicia a la gestión de la Fiscalía,  así como la declaración de incompatibilidad indefinida entre la el ejercicio de la judicatura y la actividad política.

b) La elección mediante sufragio universal libre, secreto y directo, por separado, del Presidente del Gobierno y de los diputados del Congreso.

-Establezca un sistema de votación directa por los ciudadanos, mediante el DNI electrónico, de las leyes que afecten e los derechos fundamentales de la persona y a las cuestiones de particular importancia para la convivencia.

-Siente las bases de una ley electoral que garantice que el resultado de las elecciones en escaños es fiel reflejo del resultado en votos.

-Disponga la definitiva abolición del Senado como órgano inútil.

-Funde una Banca Nacional como doble base del crédito a ciudadanos y empresas y al propio Estado mediante la adquisición de deuda soberana a bajo interés o a interés cero.

-Asigne contenido material al derecho a una vivienda digna, impidiendo ejecuciones hipotecarias con desahucio de personas que carecen de vivienda alternativa y regulando un arrendamiento obligatorio para los titulares de hipotecas ejecutables.

-Impulse con medidas jurídicas y presupuestarias concretas el desarrollo y la puesta en marcha de energías libres, con cesión al dominio público de las patentes obtenidas, para su explotación libre y gratuita.

-Prohíba el empleo de transgénicos en la agricultura y fomente la agricultura ecológica.

-Promueva de modo efectivo los hábitos saludables de nutrición, especialmente en la escuela, y restrinja la distribución de alimentos con aditivos químicos artificiales peligrosos para la salud.

-Establezca el empleo de medicinas alternativas en la Seguridad Social, restrinja el uso de medicamentos de síntesis y fomente con medidas efectivas la investigación en nuevos procedimientos de curación naturales y baratos, con cesión al domino público de las patentes para su explotación libre y gratuita.

-Introduzca un salario máximo en todos los sectores de la economía.

No deseamos vivir en una sociedad competitiva y deshumanizada ni admitimos ser meros tornillos sin alma de un gran engranaje económico, y estamos resueltos a defender nuestra libertad y nuestra dignidad de ciudadanos frente a las imposiciones de las élites económicas.

 DESCARGA EL DOCUMENTO PULSANDO SOBRE ÉL CON EL BOTÓN DERECHO

manifiesto 2012

Aquí podéis escuchar una entrevista en la cadena SER, posterior a este artículo, donde explico el MANIFIESTO 2012:

Y aquí tenéis de nuevo la entrevista en la cadena SER sobre el Nuevo Orden Mundial:

 

El MANIFIESTO 2012 no es una improvisación escrita sobre un folio, sino la síntesis de un trabajo serio plasmado en una propuesta de proyecto de ley de reforma de la Constitución. Consultad el MANIFIESTO 2012 EXPANDIDO con las correlaciones de cada punto con la propuesta de reforma constitucional.

José Ortega

Abogado     abogadodelmar@gmail.com

EL ÁRBOL DE LA VIDA

Es un misterio cómo los hilos de la vida se enredan y mezclan como un potaje. Siempre tuve clara de mi experiencia personal como la tensión entre dos opuestos: El traje de chaqueta y los vaqueros. La abogacía y la antropología. La disciplina y el placer. La obligación y el juego. No me pasaría si no fuera abogado y arqueólogo, pero la cosa salió así y no lo puedo cambiar.

En los años dos mil se produjo un hecho singular: Los dos polos convergieron y se fundieron cuando encontré la forma de ejercer el Derecho luchando en favor de los humildes y en contra de los poderosos. Siempre me hicieron bostezar las conversaciones sobre dinero y ganancias habituales ente abogados, pero ejercer esta profesión por los valores, no por los intereses, es algo que tiene sabor y proporciona satisfacción.

EL ÁRBOL DE LA VIDA es una novela y un caso raro de nueva confluencia. Como pone en mi perfil de este blog, lo inicié para difundir mi trabajo (por llamarlo de alguna manera) literario. Pone también que tuve que transformarlo en un blog de la revolución porque la realidad se impuso. De nuevo dos aspectos muy opuestos: El rollo literario y la lucha por un mundo mejor.

Ambos aspectos convergen en EL ÁRBOL DE LA VIDA y he tardado años en darme cuenta. Empecé a escribir esta novela en 1999, cuando nada sabía de los iluminatis pero ya tenía enfocada la antena hacia la manipulación, la mentira, la dominación y el control de la opinión pública por parte de unos pocos. Después de tanto convivir con mi novela Gilgamesh y la muerte, que relata la búsqueda de la inmortalidad, quería escribir una historia contemporánea sobre ese mismo tema.  Y la obra es, en efecto, una novela contemporánea sobre la inmortalidad. Pero es mucho más.

He trabajado todo lo posible con los mitos mesopotámicos y la literatura oriental. En el tribunal de mi tesis de licenciatura había tres miembros, dos de los cuáles eran asiriólogos, es decir, traductores de sumerio, akadio y asirio. La tesis doctoral que no me dejaron leer por poco académica (“Una topografía del más allá”, título chulesco) daba vueltas y revueltas en torno a los mitos de Mesopotamia.

 Con todo aquel estudio entendí la desmedida influencia de los mitos en general sobre el ciudadano moderno. Con respeto, afirmo que a mi juicio Israel hace lo que hace y como lo hace porque sus ciudadanos creen a pie juntillas el mito de que son el pueblo elegido. Están condicionando la historia del mundo sólo por algo que pone en un papiro medio corroído. Como ya he escrito en otra ocasión, los primeros colonos que llegaron a fastidiar Norteamérica creían estar repitiendo la poco edificante historia del Éxodo, cuando Yavé se convirtió en el patrocinador del genocidio, especialmente en Jericó, donde ordenó no dejar con vida ni a mujeres ni a niños.

Por eso pensé que si las raíces de una buena parte de nuestro comportamiento se hunden en mitos, el descrédito de esos mitos podría tener efectos imprevisibles en el ahora. De ahí la hipótesis de la que parte la novela: ¿Qué sucedería si de pronto se descubriera que la Biblia no es más que una copia de textos mesopotámicos anteriores? ¿Desaparecería la religión cristiana? ¿Puede suceder una cosa así en unos momentos como éstos, en los que según Nostradamus se avecina la llegada del Anticristo? ¿No forma parte este cambio del proceso que están cocinando los Iluminati?

Nostradamus

Veréis, a mi no me interesa la llamada intriga cultural. Al principio leía a mi paisano Pérez Reverte como todo el mundo. Pero lo corté de raíz después de que mi madre,  a pesar de que me ama, me regalara el Código da Vinci por mi cumpleaños. No quiero poner a nadie a caer de un burro y por eso me limito a declarar que desde entonces dejé de interesarme por el género y añado que me pone enfermo entrar en una librería y ver las mesas de novedades llenas de este tipo de historias, muchas de ellas editadas por Berlusconi por si no lo sabéis: la hermandad secreta del Vaticano, el sello de los templarios, los manuscritos del nosequé nosecuantos…

Arturo Pérez Reverte se refería a sí mismo como ávido lector de todo tipo de novelas de aventuras y ponía como ejemplo Los tres mosqueteros. Al escucharlo temí que algo hubiera fallado en mi formación, porque en clase de literatura aprendí que eso era literatura menor y me decidí por otros libros. No juzgo, no sé si hice bien o mal, pero es lo que hice.

Quizá por eso puedo abrigar la esperanza de que EL ÁRBOL DE LA VIDA no sea una intriga cultural. No es una novela de diseño. No es una historia montada para ser un best seller. Ni el encargo de una editorial. Ni el modelo de entretenimiento que le gusta a Berlusconi. Es una historia nacida de la necesidad de expresar lo que pienso y siento. Esa necesidad es la que me ha llevado a que converjan en este trabajo aquellos dos polos, el de escritor y el de abogado crítico con el sistema. La novela puede leerse como una historia entretenida o como metáfora de los inquietantes peligros a los que todos estamos sometidos. Si al final juzgáis que se trata de una intriga cultural más, lo consideraré un fracaso.

La vida, además de ser un misterioso maestro al mezclar los hilos, lo es también al disponer las relaciones personales,  el calendario y lo que toque.  Lo hace para que todo encaje con precisión de relojería. Yo iba a publicar en estos días EL ÚLTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA, pero ha surgido un problema con la editora.  Vamos a dejar al margen los motivos, que no vienen al caso. El caso es que ni edita ni me deja editar después de haber anunciado a medio mundo que la novela saldría en diciembre. La misma noche en  que se consumó la ruptura volví a casa  y me sumí en los misterios de Amazon. Curiosamente encontré en seguida lo que buscaba (y que ya había buscado antes sin encontrarlo): Cómo subir y vender libros con estas personas tan simpáticas. Así que me pasé el siguiente fin de semana sin ver la luz, dedicado a corregir el manuscrito por vigésima vez, y lo subí antesdeayer. EL ÁRBOL DE LA VIDA ya está lanzado y estará disponible muy pronto, en cuanto los muchachos terminen la revisión.

Sólo cuando estaba corrigiendo me di cuenta de las alusiones que contenía la novela al cambio de ciclo en 2012, algo que había olvidado. Cuando empecé a escribirla, en 1999, quería relacionar la historia con la fiebre del milenio pero eso pasó. Con la última revisión, en enero de 2011, apunté hacia el fin del mundo según el calendario maya, aunque sin convertir esto en absoluto en el centro de la historia.

Si hubiera seguido adelante con EL ÚLTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA, ni me habría enterado de que se me pasaba el tiempo para sacar EL ÁRBOL DE LA VIDA a las puertas del 21 de diciembre de 2012. Es la grave crisis surgida con aquella novela lo que me empujó a resucitar este manuscrito. Son ya muchas las veces que he repetido por ahí que no puedes saber si las desgracias que te ocurren son malas o buenas hasta que vuelves la vista atrás y lo ves con perspectiva. En esta ocasión ha sido instantáneo: He mirado atrás y puedo decir que esta crisis con la editora es lo que me ha permitido sacar EL ÁRBOL DE LA VIDA en el momento justo. Y en libro electrónico, porque en papel no llegaría a tiempo. Como si todo estuviera cronometrado y diseñado de antemano de forma muy precisa. En todo caso, doy las gracias de corazón a las personas que han originado este problema, porque de él ha nacido mi suerte. Ni el más fiero ejecutivo de Planeta lo habría planificado mejor.

Esta historia es también una historia de sentimientos, de amor y de lujuria. Me gusta escribir novela psicológica, siempre lo hago. Te introduces en la mente del personaje y él te dice lo que cree, lo que desea, lo que piensa. Te transformas en su compañero, como si estuvieras leyendo su diario o te contara lo que le pasa en el fondo de una cafetería.

Aún no sé cómo he sido capaz de escribir una historia de amor sin que salga cursi. Es un amor de éstos que se te va metiendo por dentro sin darte cuenta. Yo creo que lo he conseguido. A mí me fascina esa parte.

El héroe es un arqueólogo moderadamente joven, pero no penséis en Indiana Jones, por favor. Tiene más de antihéroe porque en seguida vais a ver que duda y sobre todo que ansía.

Ansía, sí. La vida se le resiste, él busca su oportunidad, no sabe si al arriesgarse está haciendo el idiota o si obtendrá recompensa. Lo veremos dudar y tropezar, pero sus dudas y tropiezos trazan un camino. Los aficionados del Atlético de Madrid conocen bien (aunque no precisamente en estas fechas) la particular nobleza y dignidad del héroe derrotado. El héroe que triunfa goza de otro tipo de gloria, algo muy distinto. Esta nobleza y esta dignidad son las que envuelven a mi héroe durante gran parte de la novela. Hasta que sucede algo.

En aquel lejano 1999 me bajé de internet un curso de akadio para poder escribir esta novela, cuya trama gira en torno a una tablilla que nadie puede traducir. No es que me haya vuelto experto, sólo cogí de allí unos cuantos datos que proporcionan a la historia valor documental. Un curioso libro que tengo por aquí, de un asiriólogo del Vaticano, me sirvió para enterarme de cómo se firmaban los documentos en las tablillas de arcilla. Esto lo usé para describir la llamada Tablilla X, un documento que se mantiene inexpugnable hasta que un anciano, modesto y particularmente misterioso monje franciscano es llamado de la profundidad de su misión en la selva amazónica.

Hay aquí muchos elementos autobiográficos y algunos otros mágicos. Soy yo mismo el joven que acudió a la casa de un monje franciscano (éste mucho más joven)  respondiendo a un anuncio en el que se ofrecían clases particulares de akadio y ugarítico. A esta persona real la transformé en personaje y su casa en atrezzo. En cambio un personaje de la novela se me transformó un día en persona real. Fue en Huelva, en noviembre de 2008. Entiendo que aparte de Los tres mosqueteros habéis leído Niebla, la novela de Unamuno, o al menos sabéis de qué va. Va de un personaje que visita a su autor para plantearle ciertas cuestiones. Esto me sucedió. Yo inventé a Gloria, una operadora de video suiza, rubia, pelo corto, gafas, delgada, pantalones vaqueros, camisa suelta, treinta y pocos. Y nueve años más tarde (el número de la Diosa) apareció. No había olvidado su cámara y su trípode. Estaba allí, era ella. Luego publicaré otro post llamado DE CENA CON DIOS donde cuento esta experiencia.

Al fin, todo se reduce a la reflexión que hace uno de los personajes. Nuestro mundo, nuestra fe, nuestras convicciones, siguen dependiendo de un pedazo de barro escrito.

José Ortega

@abogadodelmar   abogadodelmar@gmail.com   http://www.costasmaritimas.es