MIGUEL RIX

@abogadodelmar

¿Qué haces cuando te crees medio escritor y te quedas sin palabras?

No, no es el terror ante la pagina en blanco. Esto no me ha sucedido nunca después de diez novelas y miles de folios escritos en demandas judiciales. Es lo que ha pasado hoy en Madrid lo que me ha dejado mudo.

Mirad, yo tengo muchos policías en mi familia. Uno de ellos es inspector. Por tanto nunca los he odiado ni temido. Pero lo de hoy es una mezcla de asco y profunda pena. Asco y profunda pena por los niveles de degradación humana a la que habéis llegado y por lo que le estáis haciendo a mi país y a mi gente.

¿Que pasa, que habéis salido de una cueva o directamente del gimnasio sin pasar por alguna academia o algo así donde os enseñen a distinguir entre los buenos y los malos? Vuestros profesores, si los habéis tenido, os deberían haber enseñado que es a los delincuentes a quienes debéis perseguir y no a las personas de bien.

¿Es que no os han dicho que vuestro trabajo consiste en defender los derechos y libertades y no en apalear a quienes tratan de ejercerlos?

Es repugnante ver cómo atacáis entre cinco a un hombre que no sé qué diablos habría hecho y lo reducís y lo humilláis como un perro para meterlo por la fuerza y entre pataleos en vuestra lechera.

Es repulsivo ver cómo metéis entre un montón de musculitos de uno noventa en el coche patrulla a una mujer indefensa porque se negaba a ponerse la mascarilla, y cómo no dejaba de gritar pidiendo auxilio.

Miguel Rix

¿Qué hacéis después de ese trabajo heroico? Volvéis a casa y acariciáis a vuestros hijos pequeños? ¿Les decís acaso que su papá está ayudando a crear un mundo en el que crezcan como esclavos? ¿Qué veis cuando os miráis al espejo, un ser humano o un miserable sin moral, honor ni capacidad de discernimiento? ¿Cómo podéis ir mañana, ya de paisano, a comprar el periódico y mezclados con las personas de bien y con las gentes sedientas de libertad e iguales a las que habéis apaleado?

Yo también me he sentido humillado y maltratado, pero lo peor del caso es que no se tienen noticias de Miguel Rix y temo que le hayáis puesto encima vuestras sucias zarpas de mercenarios sin alma ni cerebro.

A estas horas de la madrugada del domingo supongo que estará en algún calabozo. Yo sé bien cómo son los calabozos de la policia. Los he visitado dos veces, aunque por fuera. Se trata de unos recintos más bien sórdidos de unos dos metros cuadrados.

Pues bien, os voy a decir quién es el hombre al que seguramente habréis pateado un poco antes de meterlo entre rejas con vuestros malos modos de matones de barrio. Un único pelo de los huevos de Miguel es más digno que todo un ejército de esos mierdas carentes de sesera que sois vosotros.

A diferencia de otros ansiosos por destacar en el mundo de la resistencia, Miguel es un tipo tan inteligente como modesto, tan modesto como valiente y tan valiente como honrado. Con los méritos que ha acumulado a lo largo de su vida en la lucha por la libertad, se le podría disculpar un poco de egolatría pero os aseguro que no es el caso. Es un líder pero no un trepa. Es un referente pero no se lo cree. Es un modelo de conducta pero ni se le ocurre explotarlo. Y resulta que el gran Miguel Rix es también un hombre que ama a España y no cree que sentirlo y decirlo sea exclusiva de las derechas o las ultraderechas.

Su amistad es un honor para mí y desde luego si estuviera en Madrid me iría ahora mismo a la comisaría para asistirlo pero lo único que puedo hacer desde aquí es escribir este artículo para mi amigo.

A mediodía me ha puesto un mensaje de voz. Estaba muy ilusionado con el activismo de hoy y por el movimiento Madrid por la verdad, que iba a ser el primer paso de España por la verdad.

Pero me ha dicho otra cosa. Que el gobierno está a punto de caer y francamente lo creo.

Señores guardias: No voy a pedirles que piensen porque tengo la edad suficiente para ser realista, pero al menos dejen en paz a las personas de bien y vayan a patrullar por ahí en busca de delincuentes. Podrían empezar por el palacio de la Moncloa y seguro que aciertan. El sirviente de la élite económica mundial que se aloja allí es un traidor a España que está temblando de miedo con mucha razón. Pronto estará fuera y la lástima es que no hay para él pena bastante para compensar el daño que ha hecho al reducir mi patria a cenizas

José Ortega

ABOGADO

Un comentario en “MIGUEL RIX

  1. Pingback: ¡¡HUMANOS, LEVANTAOS!! (10) MADRID 5S: BALANCE DE LA DESCONCENTRACIÓN. CRÓNICA DE MIGUEL RIX | Lo que podemos hacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s