MI VIDA CON JOSE VICENTE BOSCH (DEL GRIS MUERTO AL DORADO INTENSO)

@abogadodelmar

Tú dijiste:
– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche?
– Escucha lo que te digo
y, cuando lo oigas, ¡medita!
Ésta es para ti la señal:
la de que, aunque avances,
verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

Es larga la historia que quiero contar. No sólo larga, también intensa. Conocí a José Vicente en la primavera de 1994 en las oficinas de La Pavana Teatre, desde donde se estaba preparando la producción de la  primera de mis tres películas con Juan Piquer Simon, La isla del diablo (Mejor diría películas de Juan Piquer conmigo, pues él era el maestro). Se presentó a la selección de técnicos y lo escogí de común acuerdo con José Alberto Fuentes, gerente de Pavana y jefe de producción de la película.
José vicente hizo bien su trabajo de ayudante de dirección, aunque lo que le gustaba realmente  era la fotografía. Pero esperaba con sabia y abnegada paciencia su oportunidad  mientras disfrutaba del privilegio de colaborar con un director de raza como era Juan.
En nuestra segunda y tercera película, Manoa (1995) y El escarabajo de oro (1996) respectivamente, fue jefe de producción, sin que su falta de vocación fuese bstáculo para  un trabajo impecable.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 19.59.02
En 1996 fundé mi propia productora, LUGALBANDA , y en seguida me puse a preparar una serie documental sobre arqueología y mitos llamada EL ARQUERO ENCANTADO. José Vicente y su entonces novia, Ana Fayos, vinieron conmigo a recorrer una parte no pequeña de España para preparar un episodio promocional. Cogimos la furgoneta y salimos zumbando para Huelva, donde nos aguardaba el dolmen de Soto. Después corrimos hacia Chercos, en Almeria, para grabar las insculturas simbólicas de la Piedra Labrá, Sin apenas dormir, porque habíamos llegado de madrugada bajo una hermosa luna llena y nos levantamos al amanecer, nos apresuramos en medio de  la lluvia hacia Monte Picayo, al norte de Valencia, donde nos esperaba José Rodriguez para figurar al artista paleolítico en un abrigo rocoso particularmente bonito. También hicimos dramatizaciones en la casa palacio de Juan Luis javier en Moncada, con Teresa Sancho y Alicia, la  cuñada de José Vicente, como figurantes.

jv 3

JOSE VICENTE TOMANDO NOTAS EN EL ABRIGO DE MONTE PICAYO PARA LA SERIE GENESIS

en 1997 tuve la osadía de lanzarme a producir GÉNESIS,  mi propia serie documental para el mercado internacional, cinco episodios de 25 minutos sobre prehistoria con una locución en inglés. Nunca jamás habría podido ponerla en pie sin la ayuda de José Vicente, que no sólo se volcó individualmente en la empresa,  sino que involucró a  su madre para que cosiera un disfraz de mono con tejido de dacha, a su hermana Rosa, a su cuñado y a dos de sus cuñadas para que hicieran de figurantes.

jv 4

JOSE VICENTE EN MONTE PICAYO DURANTE LA PREPARACIÓN DE GÉNESIS

El rodaje se convirtió en una aventura y en una de las experiencias más hhermosas  e intensas que recuerdo. Después de le utilizar el decorado de una cueva que teníamos aún en nuestros antiguos estudios de cine del Grao de Valencia y grabar por las montañas y playas de los alrededores, nos cogimos la furgoneta y pasamos una semana trabajando en Murcia y Almería. Fue un tiempo tan duro como delicioso  en los yacimientos arqueológicos de Almendricos (Lorca) y Las Amoladeras (Cabo Palos), donde yo había estado excavado cuando estudiaba,  y en algunos conjuntos megaliticos a que hasta la fecha no conocía. También aprovechamos los  paisajes privilegiados de la playa de los Cocedores, en Aguilas y otros de Almería, y grabamos en los museos arqueológicos de Cartagena, Murcia y Jumilla, dirigidos por compañeros de promoción. Llevábamos la furgoneta cargada con el atrezzo de LA ISLA DEL DIABLO, y cuando pasábamos por algún entorno  atractivo, yo hacía de figurante con una peluca, arco y flechas, y posaba mientras José Vicente mentía gozosamente el ojo por el visor y  apretaba el botón de grabar.

Una vez, en Caravaca, nos tocó correr monte arriba, cargados con cámara y pesado trípode,  para grabar un monumento megalitico antes de que oscureciera. Pero la anécdota que dibuja siempre una sonrisa en mi cara tuvo lugar en la playa de Masamagrell, en Valencia. Nos metimos en la arena  y  bajé de la furgoneta para ver como había quedado la luz después de la lluvia reciente. Yo, como estaba haciendo de cazador paleolítico, vestía faldilla de arpillera. De pronto recordé  que esa playa era donde los homosexuales hacían acto de presencia para buscar encuentros casuales  y yo, que no lo era, estaba allí con minifalda y acompañado por un tipo que tampoco lo era pero que en esa época llevaba el pelo por la cintura. Para evitar un malentendido molesto, volví rápidamente a la furgoneta  y le dije a José Vicente que saliéramos de allí. Pero al hacerlo vi que en la rotonda que daba acceso a la playa estaba la guardia civil abriendo los  maleteros de los coches. Era justo la guardia civil del Puig, donde yo vivía y trabajaba, y supe que sí nos paraban, ya nunca podría quitarme la mala fama.  “El abogao ese que tiene mujer y dos hijas pequeñas”, dirían, “y que cuando nadie lo ve, se pone la minifalda y se va a la playa de los chicos gay con esa compañía”.
En consecuencia, pedí a mi amigo que condujera hacia el interior de la marjal que había en un extremo,  y allí, amparados por la seguridad de la penumbra y ocultos por los cañaverales, estuvimos grabando nuevas secuencias del cazador prehistórico atravesando una charca que fosforecía en la semiosciuridad. Pero el susto me había puesto tan tenso que la peluca me quedó torcida, y así es como puede verde en las tomas finales.
Tengo unos recuerdos extraordinariamente vividos, intensos y bellos  de aquellas jornadas de rodaje. Entre ellos aquel mediodía en el que nos introdujimos por una sima en una cueva increíblemente espectacular que se asomaba en un mirador enorme  a un cañón en el Segura. No olvidaré la intensa sed que pasamos  en aquel pasaje perdido hasta que a las cinco de la tarde encontramos un sitio para comer y sobre todo para hartarnos de cerveza. Tampoco olvido el momento en el que estábamos en Monte Picayo haciendo un experimento con alcohol de quemar, cuando de pronto los gases hicieron explotar el recipiente y esparcir todo a nuestro alrededor lenguas de fuego que en seguida prendieron y por poco no nos vuelven pirómanos involuntarios.

jv 1

JOSE VICENTE DURANTE EL RODAJE DE CRÓNICAS DE LA TIERRA ENCANTADA

Al terminar GENESIS nos metimos al rodaje de CRÓNICAS DE LA TIERRA ENCANTADA, diez episodios sobre arqueología y mito con mucho figurante, mucho decorado natural, mucha máquina de humo, mucho foco colocado por josé Vicente con sabiduría  y una convivencia igualmente intensa.

jv 2

JOSE VICENTE Y YO DURANTE EL RODAJE DE CRÓNICAS DE LA TIERRA ENCANTADA

En 2001 hicimos juntos RETORNO AL PAÍS DE LA PENUMBRA, documental de forma único sobre un ritual prehistórico de carnaval en Aguilas. Después de eso pasamos unas jornadas de buen frío en el Maestrazgo recogiendo material para una nueva serie llamada EL CALENDARIO SAGRADO, que se quedó sin producir por las cosas de Canal 9.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 19.59.54

FOTOGRAMA DE LA DAMA DEL MAR

Con esto, mi amigo ya había podido desfogarse y disfrutar haciendo lo que realmente le gustaba, pero la gran fiesta llegó cuando me decidí a producir y dirigir  mi cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento popular celta irlandés. Ya he escrito en artículos anteriores las maravillas que consiguió con motivo de ese rodaje,  pero con mucho gusto las repito aquí. Yo había leído en algún momento y algún lugar que cierto director aspiraba a que en sus películas cada fotograma fuese como una obra de arte individual,  y  también quería eso para mi corto,  pero además sabía qué estilo aspiraba a conseguir y que ambienté iba buscando. Le dije a José Vicente que mi intención era que la película recordara a Caravaggio y el actuó de forma tan rápida como profesional descargando de internet las obras de este pintor. Con esto se hizo una idea de lo que yo le iba a pedir, pero él hizo mucho mas. Sus soluciones técnicas en situaciones desfavorables y su  trabajo no ya  como director de fotografía sino como auténtico creador de ambientes,   merece calificarse de pura magia.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 20.01.32

LUZ DORADA EN CALA BLANCA

Rodé exteriores en un paraíso natural de Aguilas llamado Cala Blanca, donde la pared acantilada del fondo de la playa se curva de tal manera que a ella nunca llega el sol. Esa pared es de arenisca arcillosa y en ella hay excavada una casa cueva con habitaciones, ventanas, galerías, pasadizos y escaleras. Hermosa a la vista pero gris plasmada en fotografía por el simple hecho de que carece de insolación. No obstante,  esto no fue un problema para el gran José Vicente, que había viajado  conmigo semanas antes para revisar la localización  y, callando, había cargado la furgoneta con el espejo de un  armario  ropero. Lo acarreó en silencio hasta la punta rocosa de la cala y lo orientó de forma que rebotara la luz del sol hasta hacerla llegar a  mi cueva. Pero eso no fue todo. Había dispuesto que el equipo de decoración sellara con plástico grueso   todas las aberturas  y  sembrara su interior de pequeños depósitos de incienso ardiente. El incienso era una fórmula que utilizábamos en el cine como sustitutivo de la máquina de humo en localizaciones exteriores, donde no hay toma de corriente, y su objeto es conseguir que el rayo de luz trace un haz visible. Los cierres consiguieron un embolsamiento de humo que al ser iluminado se transformó en algo casi vivo.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 20.01.58

LUZ DORADA EN CALA BLANCA

El resultado rayaba el milagro. El gran artista consiguió crear un mundo secreto de luz dorada donde antes sólo hacia distintas tonalidades de gris apagado.

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 20.29.03

JOSE VICENTE, LA SCRIPT, LA OPERADORA Y YO, DURANTE EL RODAJE EN CALA BLANCA

Captura de pantalla 2016-07-19 a las 20.26.12

DEVOLVIENDO EL SOL A LA ESTANCIA DE DONDE HABÍA HUIDO

En otra ocasión, rodando en la casa de Moncada, el sol, que ya bajaba en el horizonte, dejó de iluminar la estancia amenazando con causar eso que llaman un salto de racord. José Vicente nos lo devolvió el colocando unos cuantos espejos para que fuera rebotando de uno en otro hasta reenviarlo de nuevo donde yo lo necesitaba.
Sí algo más puede añadirse a este canto a sus virtudes   profesionales, es otro paralelo a sus extraordinarias cualidades humanas, porque José Vicente es la persona más noble, buena y confiable que cabe imaginar. No recuerdo haberlo oído nunca quejarse, ni rajar de nadie y desde luego es de esas personas junto a las cuales uno se siente bien sin saber por qué, aunque la razón son  las invisibles pero perceptibles vibraciones positivas que su alma desprende sin parar. Otrosi digo que yo ni nací ni me crié aquí y que no tengo muchos auténticos amigos en Valencia, y por eso su amistad me es tan cara.

Cuando tenía el estudio en el sexto y vivía en  el séptimo, mis hijas pequeñas, nada más salir del ascensor, asomaban sus cabecitas a la galería y lo llamaban gritando “¡Jovicenteee…!”
Viajó conmigo a Aguilas mundo presenté RETORNO AL PAÍS DE LA PENUMBRA y mis novelas EL PRÍNCIPE PÁLIDO y LA PIEDRA RESPLANDECIENTE, y con todo eso ese hizo amigo de mis buenos amigos de Aguilas.
El 26 de mayo de 2014 pasó lo que pasó, y lo que pasó llegó a oídos de mi amigo el director de cine y antiguo director de canal 9 Vicente Tamarit, quien quedó perplejo y horrorizado. Creo que era principio de noviembre cuando vino a visitarme junto con el también director Vicente Monzonis para ver cómo me encontraba. Tamarit contó lo ocurrido al a José Vicente, quien me llamó a toda velocidad y extraordinariamente alarmado para preguntarme qué era en realidad lo quetenía, saber cómo estaba y anunciarme su visita inmediata.
Agradecí ya en otro artículo el afecto de todos los amigos que me habían visitado durante mi larga y trágica estancia en el hospital, y también el de quienes me habían telefoneado. Agradecí mucho también la visita de Tamarit y Monzonis,

…………………………………………………………………

pero mucho más agradecí ver entrar a mi amigo Jose Vicente por la puerta de la cafetería La Andana, junto a mi despacho, al día siguiente de anunciarme que venía, el afectuoso modo en que se preocupó por mi situación y nuestra larga conversación de aquella tarde. Yo sé que el único tesoro existente es el tiempo, por ser irrecuperable, y valoré y agradecí extraordinariamente que Jose Vicente me regalara una parte del suyo, lo mismo que he agradecido y disfrutado las muchas otras conversaciones que hemos tenido desde entonces.
Como podéis comprender, me siento bendecido por su amistad.

José Ortega
ABOGADO
Derecho de costas marítimas
Plaza Mariano Benlliure 21 El Puig )46540 VALENCIA)
Tf y fax 961471097
http://www.costasmaritimas.es

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MI VIDA CON JOSE VICENTE BOSCH (DEL GRIS MUERTO AL DORADO INTENSO)

  1. susana dijo:

    Que relato tan entrañable. Este canto de amistad, fraternidad, amor y aventura, sientan genial para comenzar el día. Greaciasssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s