ALGO PASA EN EL ALGARROBO

@abogadodelmar
Tú dijiste:

– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche? 

– Escucha lo que te digo

y, cuando lo oigas, ¡medita!

Ésta es para ti la señal:

la de que, aunque avances,

verás aumentar tu sufrimiento.
FARIDUDDIN ATTAR

10.03.2016

En la ciudad de Málaga, el ciudadano Lopez (nombre supuesto) sale de su casa y se dirige a su vehículo pero antes de que pueda alcanzarlo recibe un fuerte impacto en la cabeza. López cree que una maceta o algo parecido le acaba de caer encima pero al volver la vista atrás ve a un energúmeno llamado Perez (nombre supuesto), que acaba de atizarle con una barra de hierro. López cae al suelo y el bestia sigue dándole con la barra mientras grita repetidamente TE VOY A MATAR. Pérez tiene un ramillete florido de antecedentes por palizas a otros vecinos y antecedentes penales.

Unos vecinos acuden a contener al agresor y la Benemérita hace acto de presencia. También acude una ambulancia que se lleva al agredido pero de forma tan sorprendente como irregular, y por motivos desconocidos, se permite que el agresor suba también y acompañe a su víctima, 

No consta que la guardia civil levantase atestado.

11.032016

López es operado con urgencia de fractura de cubito y cabeza de fémur 

El agresor continúa libre y deambulando por bares y cafeterías.

Un familiar de Lopez acude al cuartel de la guardia civil de El Algarrobo y denuncia los hechos con todo lujo de detalles. Preguntado sí puede proporcionar nombres de testigos, da los nombres y apellidos de tres. Al término de la declaración el denunciante manifiesta su temor a que otros miembros de la familia puedan ser igualmente agredidos por el mismo sujeto y consulta sí no lo piensan detener. La respuesta es sobresaliente: Que no pueden proceder a la detención sin antes comprobar la veracidad del relato de hechos de la denuncia (lo que sugiere que la guardia civil que acudió en el acto NO… repito… NO levantó atestado a pesar de encontrarnos ante un asesinato frustrado).

12.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

13.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

14.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

15.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

16.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

17.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

18.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

19.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

20.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

21.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

22.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

23.03.2016 

El agresor continúa frecuentando con libertad bares y cafeterías.

El familiar acude al cuartel de la guardia civil de Torrox provisto de una copia de su anterior denuncia del día 11 y procede a la ampliación de la misma.

A continuación se pr sienta en el juzgado de instrucción, donde se entera de que allí no da en nada de lo sucedido, es decir que ni la patrulla de la guardia civil remitió el (al parecer inexistente) atestado del día de los hechos, ni tampoco la denuncia del familiar del día 11.

¿Qué pasa en el Algarrobo? Por qué la guardia civil se presenta en el escenario de un asesinato frustrado y no sólo no detiene al agresor, cuya extrema peligrosidad acaba de quedar patente, sino que no siquiera levanta atestado como manda la Ley de Enjuiciamiento Criminal? ¿Por qué la guardia civil del cuartel del Algarrobo se niega a remitir al juzgado de instrucción la denuncia de 11.03.2016, como también manda la Lecrim? ¿Hay algo que no sabemos y deberíamos saber?

Sea como sea, estas explicaciones la guardia civil se las va a tener que dar al juez porque en esta calma chicha de viernes santo ahora mismo me pongo a redactar contra el energúmeno pero también contra los responsables de la propia Benemérita una denuncia por prevaricación como Dios manda.
José Ortega 

LO QUE SÉ DEL ISLAM

                                                                                                                                                                                                                                              
@abogadodelmar

Tú dijiste:

– ¿Cuál es la señal del camino, oh derviche? 

– Escucha lo que te digo

y, cuando lo oigas, ¡medita!

Ésta es para ti la señal:

la de que, aunque avances,

verás aumentar tu sufrimiento.

FARIDUDDIN ATTAR

  
Es fácil, o quizá inevitable, dejarse llevar por un cóctel de sentimientos que van desde el miedo a la desesperanza y al resentimiento frente a la cara más visible, fanática y violenta del Islam. No solamente los argumentos brotan aquí y allá en forma de bombas y decapitaciones, sino que algunos testimonios poco o nada conocidos, confirman la desesperanzadora impresión de que ese fanatismo no cambia con el tiempo.

Pocos saben, por ejemplo, que Arthur Conan Doyle ademas de ser el creador del inmortal detective Sherlock Holmes, escribió una novela llamada LA TRAGEDIA DEL KOROSKO, en la que cuenta cómo en 1895 un grupo de turistas occidentales que se solazaban en un crucero por el Nilo, es secuestrado por integristas musulmanes que les dan a elegir entre abrazar la fe de Alá o el degüello express. Anticipando las voladuras que los talibanes hicieron de representaciones humanas colosales en Afganistán, un personaje de esta curiosa novela expresa su temor de que los integristas, si tomaran el poder en Egipto, pudieran llegar a destruir monumentos como la esfinge de Gizeh. 

Pero el islam de un lado tiene motivos más que fundados para o estar muy feliz con los cristianos,y de otro puedo es mucho más que kalasnikov y bombas. 

En cuanto a lo primero, los musulmanes no sólo tuvieron que sufrir en su carne una oleada agresiva y no sé si justificada de cruzadas, sino que los ejercitos cruzados estaban integrados preferentemente por hordas de fanaticos y no precisamente muy ilustrados campesinos que aparte de saquear, destruir y asesinar incluso a las comunidades cristianos allá por donde pasaban, iban en volandas de un entusiasmo descerebrado sin planificación ni logística hasta el extremo de que cuando aquellos lerdos empezaron a desfallecer de hambre, sucedió ni más ni menos que esto que cuenta Amin Maalouf en su libro Las cruzadas vistas por los árabes: “en Maarat, los nuestros cocían a paganos adultos en las cazuelas, ensartaban a niños en los espetones y se los comían asados.” Así pues, la historia enseña que a nuestros hermanos musulmanes, hijos de Dios lo mismo que nosotros, los cristianos aparte de invadirlos, masacrarlos, destruirlos y comerlos asados o cocidos, no les hemos hecho nada malo. 

Cuando el idiota/alcoholico Jorgete Bush anunció una cruzada en Irak, estaba metiendo el dedo en el ojo al mundo musulman aún sin disparar un solo tiro, y dio una lección magistral de por qué los zoquetes no deberían gobernar el mundo.

En cuanto a lo segundo, tengo dos amigos que se convirtieron recientemente al Islam atraídos por la mística sufí. Manolo Conesa (ahora Yusuf) y Guillermo Labarga (ahora Sayfudin). Uno de los ratos más deliciosos que recuerdo, lo pasé bebiendo té en el pub Coyote, de Cartagena, con mis amigos musulmanes. Empezó como la típica charla sobre el deber ser y pronto derivó hacia los grandes maestros sufíes.

Yusuf se había convertido después de conocer en Chipre al maestro con fama de santo Mawlana. En aquella conversación se refirió al episodio de los mineros de Chile atrapados en la mina. En su encierro vieron allí, con ellos, al propio Mawlana. Y Mawlana les llevó aire para que pudieran respirar. Era un aire tan puro que cuando desde arriba consiguieron por fin hacerles llegar una sonda, lo que respiraron les pareció pobre y corrompido. El episodio debe ser cierto, puesto que una vez que terminó todo, los mineros viajaron a Chipre a visitar al santo.

  
Fragmento de entrevista en la CNN:

ENTREVISTADOR: ¿Por qué los mineros vienen a verlo?

MAULANA: No es fácil explicar los asuntos espirituales, porque hay que tener fe para entender estas cuestiones. Tal vez algunos de ellos me habían visto en las minas, mientras que otros pueden haber soñado conmigo. Incluso si yo te digo, que yo estaba en la mina desde el primer día que se produjo el accidente, ¿que creeria usted? ¿los oyentes me creen? Es la voluntad de Dios, así que ¿cómo puede alguien decir: “Eso es imposible!” La gente del siglo XXI no tienen fe, rechazan la espiritualidad, sin embargo, no puede explicar cómo entré en contacto con los mineros debajo de la superficie de la tierra . Desde el punto de vista filosófico material esto no puede ser explicado o entendido.

  
Otro maestro muy querido es Ahmad Dede Pattisahusiwa, un malayo que se gana la vida reparando tejados en Holanda. En cierta ocasión le permitieron celebrar con sus adeptos una ceremonia en el atrio de un convento en algún lugar de Suecia. Las monjas se encontraban en los voladizos del piso superior, contemplando el insólito espectáculo. Una de ellas también tenía fama de santa, o al menos de sensible. Mientras mantenía los ojos fijos en Ahmad, dijo:

-Nunca había visto tal concentración de ángeles alrededor de una persona.

  
Justo ayer mantuve una reunión de vecinos en Calblanque, en Cartagena, para organizar una más de esas luchas de los humildes con el corazón oprimido contra poderosos con un espacio vacío dentro del pecho. Es Sayfudin el que coordina a estos vecinos. Al terminar me cogió en un aparte y me trasladó un mensaje que Mawlana le había dado a Yusuf para mí, lo que me sorprendió. El mensaje es “que mi guía está conmigo y no sólo para esto”.

Resulta ya de por sí insólito que Mawlana se interese por un cristiano del que yo creía que no sabía nada, pero lo es mucho más si tenemos en cuenta que el santo cruzó al otro lado hace unos pocos años.

José Ortega