TODO BIEN POR IBIZA 

@abogadodelmar

En una referencia a la resolución pacífica y amigable de conflictos, en especial los generados por la incomunicación, se dice que la lengua esta para hablar. Esto es un lugar común muy aceptado incluso cuando todo el mundo sabe que las utilidades de la lengua van mucho más allá, sin que parezca preciso, por razones de discreción y decencia,  dar más detalles.
No obstante, hoy casi ya habría que sustituir esa vieja frase hecha de que la lengua está para hablar por otra que dijera algo así como que los dedos están para escribir, porque las conversaciones de café son ya  especie en peligro de extinción frente al empuje  imparable de las que tienen lugar en Facebook. Sin duda que los dedos también sirven para muchas otras cosas pero mas vale que lo dejemos ahí. 

Pues bien, esto es lo que hizo cierto destacado  activista anti petróleo de Ibiza, al que no nombro por si acaso no le gusta, nada más publicar yo mi artículo  ISLA DECEPCIÓN y a continuación de unos vaivenes de comentarios al artículo publicado en Facebook  que no me  gustaron y que concluyeron con mi dramática decisión de borrarlo de amigo. 

Me escribió para preguntarme  de qué iba todo y mas o menos le expliqué la cadena de turbulencias que se habían producido a continuación de mi conferencia en Ibiza. Entre otras cosas, él no sabía que yo había publicado la conferencia en http://www.costasmaritimas.eordpress.com   acompañada de todo tipo de aclaraciones, precisiones, matizaciones  y desde luego disculpas.  Lo que pasa es que Diario de Ibiza publicó la conferencia pelada y tal cual, y desde luego no es lo mismo. Ésa era la versión  que conocía este activista, y por eso no había tenido acceso a mis explicaciones. Recuerdo que este cambio de mensajes me pilló en el café Gijón, y desde ahí muchas cosas quedaron feliz y  debidamente aclaradas.   Le dije que volvería a pedirle amistad en Facebook y aceptó enseguida. Quedé muy aliviado. 

Después establecí contacto con otro destacado activista, justamente aquél en quien había centrado mi decepción. Todo quedó aclarado tras una conversación leal, franca y cordial de una hora más o menos.  Como voy loco corriendo a todas partes y muy falto de tiempo, he demorado hasta hoy reclamar de nuevo su estimable amistad en Facebook, pero de hoy no pasa.

Ambos me dijeron que ADIOS AMIGOS no había sido borrado intencionadamente del grupo de Ibiza y a mi con eso me sobra. 

En cuanto al grupo de Baleares, la administradora doña Inés me sorprendió mucho al publicar entre los comentarios a ISLA DECEPCIÓN un recorte de pantalla con mi despedida del grupo que empezaba diciendo “excelentes amigos y compañeros…”, seguida de la publicación de ,i artículo ADIÓS AMIGOS. Esto sugiere que el artículo no fue borrado, tal como me habían dicho, pero algo no entiendo y por comentarios de terceros parece ser que hay o puede haber dos grupos con el mismo nombre y esto quiza movió a confusión a la persona que me avisó de que se había borrado. 

En todo caso me da exactamente igual porque todo eso es el pasado y lo único que importa es el presente y un poco si acaso el futuro, y en ese futuro no voy a volver a colaborar ni con Ibiza ni con Baleares. Esto no implica que si alguien acude a mi le niegue mi ayuda, pero después de lo sucedido ya nada puede ser como antes. A mi me operaron hace casi un año y la cicatriz está cerrada, pero no es la piel limpia que yo tenía porque algo se ha roto aunque luego haya sido  suturado y ya no vaya a abrirse nunca más. Lo mismo puede decirse de mi historia de amor con Ibiza: Ya nunca podrá volver a ser como fue porque la cicatriz esta ahí. 

Jose Ortega 

ADIOS A IBIZA BLUE RADIO 

@abogadodelmar

Hace unas semanas entré en un comercio y compré un teléfono con cable con el único propósito de poder hacer sin sustos mis entrevistas semanales con María Laura Ribera en Ibiza Blue Radio, porque mi inalambrico solo funcionaba a impulsos.

Ibiza Blue Radio sufrió un parón previa y debidamente anunciado en Semana Santa. Como yo intervenía los martes, el martes después de Semana Santa anuncié la entrevista por Facebook y Whatsapp, pero cuando llegó el día me dijeron de la emisora que no se iba a hacer debido a ciertos ajustes que no vienen al caso. Tuve que anunciar por los mismos canales la suspensión de la entrevista y Anuncié la siguiente por idénticos . El mismo día la se volvió a suspender por motivos que igualmente no vienen al caso y de nuevo tuve que enviar desmentidos y también pedir disculpas, porque era la segunda vez seguida, a las personas a las que había convocado. Después de eso, la emisora anunció una gran reestructuración y suprimió Brainstorming, pero de modo inesperado recibí una comunicación diciendo que seguirían las entrevistas conmigo, ahora los miércoles y cada quince días, y me anunciaron la siguiente para el miércoles 29 de abril entre las nueve y las nueve y media de la noche,

Acaba de pasar el miércoles 29 de abril hace sólo unos minutos. El día anterior anuncie masivamente el evento por facebook y whatsapp, y el mismo 29 llegué a casa a las ocho y media , con la lengua fuera y con mucha prisa y ansiedad me puse a prepararlo todo. Pinché el nuevo teléfono, me aseguré de que funcionaba y dispuse la grabadora digital para grabar el programa. A las nueve menos diez estaba escuchando la tertulia en directo y esperaba que de un momento a otro la conductora cortara para dar paso a mi entrevista, pero conforme pasaban los minutos me daba cuenta de que no iba a ser así y fueron las nueve, las nueve y cinco y las nueve y diez sin que la tertulia terminase. Entonces me di cuenta de que yo no iba a hacer la entrevista y me vi obligado a enviar a toda prisa docenas de mensajes de whatsapp y Facebook advirtiendo de la desafortunada situación a todas las personas a las que previamente había convocado y pidiendo nueva y reiteradamente disculpas.

Sobre las nueve y media, y a vista de que la cosa era definitiva, puse un mensaje también a la emisora diciendo que ya estaba cansado de hacer el ridículo tres veces seguidas y que habíamos terminado para siempre. Recibí una disculpa en mi muro de facebook que ni entiendo ni tiene sentido.. Se limita a hacer responsable a la tecnología y a decir que solo tenía cinco teléfonos y micrófonos, cuando la cuestión no es ni fue nunca de tecnología sino de respeto. Y por este motivo no puedo aceptar estas disculpas, que son más bien excusas de baja calidad, y me despido para siempre de Ibiza Blue Radio, no sin antes agradecer el afecto que en estos dos años sus responsables han mostrado hacia mi persona.

No es una cuestión de orgullo herido, sino de pura practica porque simplemente necesito protegerme e impedir que amigos cuyo aprecio y respeto tengo en alta estima me consideren definitivamente idiota De igual forma que cuando escribí mi artículo ADIOS AMIGOS, sobre mi despedida de los activistas anti petróleo de Ibiza, no había de por medio resentimiento, sino la evidencia de que no era posible hacer equipo con ellos, así también en esta decisión que tomo ahora solo cuenta el criterio puramente practico de que ya no puedo seguir expuesto por más tiempo a nuevas situaciones de ridículo.

Amigos de Ibiza Blue Radio, habría sido suficiente con que me avisarais con tiempo suficiente de que la entrevista estaba suspendida. Yo soy un tío muy paciente y comprensivo y si estoy extraordinariamente enfadado no es porque la entrevista se haya suprimido, sino porque me habéis hecho quedar como imbecil con docenas de personas por tercera vez consecutiva y sin aviso previo. Como he dicho hoy a las Trillizas, aunque marchándome pierdo mas que gano, y aunque una mente práctica resolvería permanecer a costa de muchas cosas, resulta que esas muchas cosas, principiando por la pura y simple dignidad, para mí cuentan mucho y francamente nunca en mi vida he tenido espíritu practico y hoy tampoco.

Muchas gracias por vuestro aprecio durante este tiempo de radio tan bonito. Sé que es sincero y sabéis que siempre fue recíproco . Os deseo mucho éxito en todas estarás empresas futuras y en tu vida personal, y me despido de vosotros en paz.

José Ortega
ABOGADO
Derecho de costas marítimas
Plaza Mariano Benlliure 21 1
El Puig 46540 Valencia
TF 961471097 fax 961471287
Tf móvil 629511225
ortega_abogados@hotmail.com
joseortega@costasmaritimas.es
Web http://www.costasmaritimas.es
Blog http://www.costasmaritimas.wordpress.com

CANTO A LO IMPOSIBLE

@abogadodelmar

Pues señor… Durante mi ultimo año en la Marina me puse a acunar sueños imposibles de una vida distinta y mejor y elegí fijar mis esperanzas más insensatas en ser guionista y director de documentales para TV.
Insensato lo era bastante porque yo me encontraba anclado en un mundo donde la principal virtud era la incultura y la habilidad más preciada la grosería. Por aquellas fechas había conseguido yo, después de pasar muchas penas, que la Editora Regional de Murcia accediera a publicar mi primera novela, Gilgamesh y la muerte, y se me metió en la cabeza que tenía que alguien la transformará en película. El problema era simplemente que eso era imposible, o lo parecía, porque yo no conocía a nadie que estuviera relacionado con el cine ni estaba en disposición de conocer a nadie en el futuro.

''
Pero recordé que una noche, mucho tiempo atrás, me había encontrado en barra de la discoteca El Junco, de Águilas, a mi amigo Paco Gaona, que había sido compañero mío en Arqueología y que había transformado en empresario de Músic Hall en Madrid. Le acompañaba a su socio, de apellido Luna, que de niño había hecho de muerto en Doctor Zhivago. A Paco le había comentado cuánto me gustaba hacer cine, y se ofreció a ponerme en contacto con el productor Emiliano Piedra si alguna vez me hacia falta.
Tanto tiempo después, tuve la santa desvergüenza de destripar las viejas agendas hasta recuperar el teléfono de Paco y de molestarlo para ir a Madrid a hablarle de mi gran proyecto. Estuvo tan servicial como aquella noche en El Junco y me comentó que iba a hablarle de mí al profesor de dibujo de si instituto, ya que Paco era a la sazón un pluriempleado que simultaneaba el show business con la docencia.
Aunque parecía que no iba a servir de nada, funcionó. El profesor de dibujo me puso en contacto con dos socios más que veteranos que compartían la propiedad de una agencia de publicidad y se llamaban Pedro Uranga y Claudio Barabino. Cuando me personé en sus oficinas me encontré con la decepción de que estaban metiendo sus pertenencias en cajas de cartón, porque se jubilaban y abandonaban tanto el negocio como el local. No obstante, ello no fue obstáculo para que me pusieran en contacto con el único director que hacia en España cine de fantasía. Este tipo se llamaba Juan Piquer Simon y tenía un estudio en la calle Pradillo. Lo llamé una tarde después de comer desde la bonita y gran cafetería que hay en la glorieta de Bilbao y no lo pille de buen humor porque, según me dijo, lo había despertado de la siesta.

IMG_1354

Le expliqué mi osado propósito y en vez de pasar de mí, admitió recibirme otro día y allí me presenté. Recuerdo que llevaba un jersey rosa y que tenía las estanterías del despacho repletas de cómic. Me dijo, de forma un poco áspera, que él no quería una historia en un libro, sino un guión. Creo que pensaba que nunca más volvería a verme pero se equivocaba, porque después de unos días ya me tenía allí de nuevo con el guión más espantoso y peor escrito que os podáis imaginar. Pero nuevamente decidió no pasar de mí y tras unos días me sorprendió recibir por correo un sobre suyo con el guión y unas correcciones y advertencias muy necesarias. Nuevamente quizá creyó que eso solo serviría para desanimarme y nuevamente me puse a trabajar, rehice el texto y se lo volví a presentar. No sé si os dais cuenta de que yo era como un chinche que se había pegado a él y no estaba dispuesto a soltarlo.
Creo que con esa persistencia conseguí ganarme su respeto y así fue como al fin decidió intentar la puesta en marcha de la producción. Me dijo que su intención era rodar exteriores en Marruecos (temo que tipo Pasolini) y las escenas de estudio rodarlas en Moscú, porque en aquella época había allí buenos estudios y buenos técnicos y todo barato.
Como me ha pasado ya varias veces, el proyecto no prosperó y yo me quedé con la miel en los labios, pero lo importante de esta historia no es que eso fallara sino que al cabo de unos meses me llamó para pedirme algo muy sorprendente, porque quería que me hiciera su socio, y así fue. Juntos conseguimos producir tres largos, LA ISLA DEL DIABLO, MANOA y EL ESCARABAJO DE ORO, que rodábamos en inglés para el mercado internacional.

la isla del diablo

anoa escarabajo

http://www.fulltv.com.ar/peliculas/manoa-la-ciudad-de-oro.html

Dejo que pasen cuatro años y me sitúo ahora en el crepúsculo de aquella relación, que era tanto personal como profesional. Fui yo quien la rompió por discrepancias con Juan que no vienen aquí al caso.
En los mismos meses en que yo había buscado a Piquer, trataba también de interesar a alguna productora en un proyecto de serie documental para TV sobre la religión en el entorno Mediterraneo durante la Prehistoria y la Protohistoria. Un día subí a un despacho de la Avenida de Aragón que pertenecía a una pequeña productora llamada CLAP PRODUCCIONES, donde me recibió un JOVEN llamado Vicente Tamarit. Tampoco llegamos a nada y de nuevo la cuestión a efectos de este artículo no es si aquella serie salió o no adelante, sino lo que sucedió seis años después, cuando este mismo Vicente Tamarit fue nombrado director de Canal 9, cosa que en el mundillo del cine no esperaba nadie. Tras mi ruptura con Piquer yo lo único que quería era volver a mis antiguas esperanzas de hacer series documentales de Prehistoria y Antropología pero estaba más solo que la una y no tenía nada a lo que agarrarme.
Una noche estaba yo en el sofá de mi casa y sonó el teléfono. Esto era algo poco habitual, y mire el terminal pensando justa y exactamente lo siguiente: “Que pena que no sea Vicente Tamarit diciéndome que quiere que haga una serie documental de contenido cultural para Canal 9”, pero eso era muy improbable después de tanto tiempo, incluso cuando después de la primera entrevista me había visto ocasionalmente con él. Descolgué para escuchar una voz que me dijo: “Soy Vicente Tamarit y te llamo para pedirte que me presentes algún proyecto de serie documental con contenido cultural para Canal 9”.
Aún hoy, al escribir esto, las lagrimas acuden a mis ojos porque yo venia de un mundo muy hosco y muy feo y no tenía ni un solo conocido o familiar en el que hubiera podido apoyarme para desarrollarme en trabajos artísticos. Todos mis familiares eran militares o policías con mentalidad de militar o policía y relaciones de militar o policía. No había absolutamente ningún hilo del que tirar, y de pronto me encontraba con eso.
Fui más feliz de lo que os podéis imaginar escribiendo, grabando, editando y produciendo tres series documentales llamadas GÉNESIS, SENDEROS EN LA MAR y LAS CRÓNICAS DE LA TIERRA ENCANTADA, además del cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR y algunos otros trabajos.
Y si alguien quiere saber más sobre mi falta de respeto hacia el término imposible, no tiene nada más que leer un articulo de este blog anterior pero recientísimo, llamado QUÉ HACE UNA CHICA COMO TU CON UN CHICO COMO ÉSTE.
A esa vida mía tan intensa le llegó también su crepúsculo y está bien que así sea, para poder seguir experimentando cosas nuevas. Si cuento todo esto ahora no es para dar la tabarra con un relato de mi vida, sino para trasladaros hechos que me parece que aunque no rocen el milagro son tan estimulantes como aleccionadores y que ilustran con ejemplos de la vida real ese pensamiento que leí alguna vez invitando a mantener una sana indiferencia ante lo imposible.
Os deseo felices sueños, pero no porque nos vayamos a dormir sino porque los sueños e ilusiones son lo mejor que tenemos y yo quisiera que todo el mundo pudiera alcanzar los suyos y ser tan afortunado como yo he sido y sigo siendo.

José Ortega
ABOGADO
Derecho de costas marítimas
Plaza Mariano Benlliure 21 1
El Puig 46540 Valencia
TF 961471097 fax 961471287
Tf móvil 629511225
ortega_abogados@hotmail.com
joseortega@costasmaritimas.es
Web http://www.costasmaritimas.es
Blog http://www.costasmaritimas.wordpress.com

¿QUÉ HACE UNA CHICA COMO TÚ CON UN CHICO COMO ÉSTE?

@abogadodelmar

¿Os habéis sentido alguna vez como un gusano? Yo sí. Y ésta es la breve historia de cuándo, cómo y por qué me sucedió, y también de lo que vino después.

Contar batallitas o trasladar un cotilleo no es precisamente el objeto de esta entrada. Recientemente publiqué en Facebook  un álbum de fotos titulado MUJER SILENCIOSA Y OTRAS. IMAGENES, donde recojo algunas (no muchas) de las fotografías de retratos de mujer que expuse en tiempos tan lejanos como dorados, cuando muchos en aquella ciudad, aunque no me conocieran, sabían que yo era fotografo.

mujer silenciosa
Mi buena amiga Rosama preguntó en un comentario público algo así como si yo no había tenido alguna historia con algunas de mis modelos y como era de esperar contesté que no porque era y sigo siendo muy decente.

Esa respuesta era cierta a carta cabal, lo que no impide que después de la exposición sí que pasara algo.
Tenía yo entonces 25 años y hubo un instante en el que me sentí como un gusano.Ese instante fue aquél en el que me crucé por la calle con dos hombres y una mujer que caminaban en dirección contraria. A los muchachos los conocía de vista y también a ella. Era una mujer de treinta años, tan extraordinariamente hermosa y seductora, con una cara tan dulce y una figura tan esbelta que no había en aquella ciudad de 20000 habitantes un solo portador de testosterona que no suspirase por sus favores. Por eso me sentí como un gusano. Porque aquella mujer era una especie de ángel que hubiera naufragado en la tierra, y por mero reflejo yo me creía como algo que está por debajo de la nada.
En el curso de aquel otoño, una especie de loca audacia se fue abriendo paso en mí a costa de mi primer sentimiento de insignificancia. Sólo habían pasado dos o tres meses desde mi exposición y me pregunté si quizás aquel ángel caído no accedería a posar para mi.
Volarás con las alas que hay en tus sueños“, dice una canción que canta mi amiga Verónica Tejero. Y yo también quería volar, más o menos como si el gusano ansiara transformarse en mariposa.

Empecé a mover mis alas el día en que consulté a mi amiga, la señora X, si su amiga, el hermoso ángel de otro mundo, se prestaría a ser mi modelo. La llamaré Fátima.
Pues bien, lo que me contestó la señora X fue de una lógica indiscutible: “Pídeselo”, me dijo. Pero una cosa era la lógica indiscutible y otra el pedazo de marrón que debía comerme. Sólo quiero llamaros la atención sobre el pequeño detalle de que en aquellos tiempos no había nada que pudiera parecerse a correo electrónico, teléfonos móviles, Whatsapp o Facebook nto facilitan la comunicación. En el tiempo del que estoy hablando era preciso dar la cara.
La señora X me dio el teléfono de Fátima y la llamé para hacerle la proposición. Me pidió que fuera a su casa para hablar de ello. Recuerdo bien el nombre de la calle y el número del piso donde vivía la hermosa e incomparable Fátima, y recuerdo aquel momento de temblor en el que por fin me atreví a tocar al timbre.

Me recibió en chandal. Me invitó a pasar y a sentarme en un sofá de color claro. Le expliqué mi propósito y me contestó rápidamente que sí. Recuerdo el fuerte impacto que me causó el último momento de nuestro diálogo, cuando me preguntó, de forma que me pareció particularmente rotunda, casi desafiante:

— ¿Cuándo?

Conseguí, o eso creo, que mi expresión no evidenciara el mundo de sugerencias que aquella pregunta había despertado en mí. Después de fijar una fecha me anunció que se llevaría unos cuantos camisones de raso y yo me marché pellizcándome para comprobar que no soñaba.
Usaba habitualmente música para que las modelos relajaran la tensión, y cuando el siguiente sábado conduje a aquel sueño de mujer a un caserón abandonado, llevaba conmigo un walkman y dentro una casete con el disco que acababa de sacar Serrat. El disco se titulaba Cada loco con su tema, y la canción que puse fue un hermoso y casi insuperable poema dedicado al momento en que se alcanzan los sueños, titulado De vez en cuando la vida. Los más viejos del lugar conoceréis la preciosa letra que canta a las sorpresas inesperadas y dulces que la vida es capaz de proporcionarnos si le da la gana.

Pongo aquí unas pocas muestras de aquella sesión. Proceden de loscontactos (los jóvenes no saben qué es eso) y la calidad es mala con toda intención para que nadie pueda reconocer a Fátima.

LOURDES EN COCINA fatima 4fatima 5
fatima 1Aclaro que Fátima era una mujer casada y tenía un hijo de ocho años, aunque su marido estaba viviendo con otra, y que incluso así seguía siendo un tipo controlador, autoritario y celoso, además de corpulento, que no consentía el menor desliz en su todavía esposa.

Para la debida comprensión de este artículo, y sobre todo de su título, conviene también que explique que en aquella ciudad los poquísimos que me conocían sabían que era un tipo muy serio y responsable que se pasaba los fines de semana estudiando y a quien nunca nadie había avistado en una discoteca. Es por esto que la mayoría de las señoras me querían de yerno: Pensaban que era lo suficientemente soso como para llevar una vida burguesa junto a sus hijas.
David Hamilton, el famoso fotógrafo que rayaba los objetivos de las cámaras con un punzón para conseguir efecto flou y es responsable de esa obra de arte llamada Tendres cousines, escribió que no hay iluminación más bella que la luz que entra por una ventana. Tuve ocasión de experimentarlo fotografiando a mi ángel de belleza incomprensible junto a aquella ventana con marcos pintados de verde que había en la cocina de la casa abandonada.
Después de la sesión nos sentamos en el suelo de la misma cocina, con la espalda en la pared, y conversamos un poco. En aquella época yo siempre llevaba conmigo una libreta de cubiertas negras donde escribía todo lo que me pasaba por la cabeza en el momento. Creo que debí sacarla para escribir algo y supongo que ella me preguntó. Entonces le expliqué lo que era aquella libreta y le leí una de sus últimas anotaciones, relativa a una bonita rubia deAlbacete llamada Sacra, que era prima de alguien que no recuerdo y que había estado conmigo en la playa una noche de aquel verano sin que entre nosotros sucediera nada, pero no por mí voluntad, si me entendéis. El caso es que mi texto terminaba con una frase que decía “…y ella no me besó bajo el cielo estrellado”.
Tras leerlo permanecí en silencio y entonces Fátima, que estaba sentada al otro lado de la habitación, me preguntó: “¿En qué estaba pensando?”.
No podría explicar lo que sentí muy dentro de mí ante aquella reacción, porque yo seguía considerándome insignificante a su lado. Vamos, que la hermosisima Fátima estaba sugiriendo que la rubia de Albacete se había equivocado y que ella sí me habría besado.
Pues bien, la señora X, la amiga común, estaba muy unida a un grupito de chavales que cantaban y que recientemente se habían atrevido con una versión de Jesucristo superstar. Aquella noche hacían un bolo en una discoteca y me habían pedido que fuera a hacerles fotos. Fátima también iba a estar presente, lo que me abrió de par en par las puertas de una esperanza loca. Hoy en día se podría glosar lo sucedido ese sábado diciendo que todo fluía, pero en aquel momento ese lenguaje no estaba aún de moda. Y fluía, porque ese sábado conquisté el amor de la mujer a la que todos deseaban y a la que el jueves anterior ni siquiera conocía.
Tengo grabados en mi mente varios momentos especialmente tiernos de aquella noche. Sobre todo cuando el vocalista anunció que el siguiente tema se lo dedicaban al amigo que estaba allí haciéndoles fotos y que se llamaba Pepe Ortega. Y el tema en cuestión no era uno cualquiera, sino la bella canción que me parece que Víctor Jara dedica al Che Guevara.

Cuando terminé con mi trabajo me senté junto a Fátima y conversamos un poco en la penumbra. Recuerdo el contenido de la conversación y recuerdo que ella estaba asustada porque su marido se encontraba también allí, apostado en la barra, y sobre todo porque cuando nos marcháramos debíamos pasar juntos a un palmo de sus narices, y temía que le diera un ataque de cuernos y armara bronca.
Pero lo hicimos sin novedad y ella quedó admirada, según me dijo, de mi valentía. Al salir dimos un paseo por la playa y fue entonces, bajo aquellas otras estrellas, cuando el ángel de belleza incomprensible, a diferencia de la rubia de Albacete, me besó.
Una noche, en el curso de aquel otoño tan bello y turbulento fuimos a tomar un vino al bar que uno de aquellos amigos que paseaban con ella acababa de abrir junto al mercado municipal. Se extrañó tanto de ver a su atractiva amiga von el tipo menos chic de la ciudad, que dio instrucciones al pinchadiscos para que pusiera aquel tema que dice ¿Qué hace una chica como tú con un chico como éste?
Lo voy a dejar aquí porque lo que pretendo con este artículo no es sacar pecho ni contar un cotilleo como hizo Luís Miguel Dominguin después de estar con Ava Gardner, sino trasladaros un relato maleccionador sobre sueños cumplidos. Sólo añadiré que nos refugiábamos cada noche en la casa que me había dejado mi amigo, el señor Y, y que ella me abrazaba muy fuerte diciendo: “Me quiero meter dentro de ti”.

Aparte de eso, dejó constancia de algunos episodios inocentes.

A veces salíamos, pero a otras localidades, para no llamar la atención. En esas ocasiones Fátima bromeaba diciendo que necesitaba una capucha para esconderse porque fuera cual fuera el local donde entraba conmigo, absolutamente todo el mundo se volvía para mirarla, o más bien debería decir admirarla.

En otras ocasiones dejábamos el coche en una cuneta y yo le leía pasajes de El Señor de los Anillos. Recuerdo bien la noche que me quedé en la carretera y le leí a la luz de un camping gas el relato de Luthien y Tinuviel.

A veces íbamos hacia el sur. A mi me gustaba la costa y conducía hasta cierto pueblo encaramado sobre una colin. Tengo el mal hábito de conducir con la cabeza ladeada. Aquella noche me corrigió la postura diciéndo “no quiero que cuando seas mayor padezcas de las cervicales“. Recuerdo esto porque ya soy mayor.
Sólo duró tres meses y terminó por motivos que no vienen al caso cuando ingresé en la Escuela Naval Militar.

Una vez el hermano del abogado con el que tenía la desgracia de trabajar entonces me pidió que contara cosas de mi relación con Fátima, que por lo visto estaba despertando mucha curiosidad. Cuando le contesté que de mí no iba a salir nada, recibí aplausos la esposa británica del abogado, que era modelo internacional y también había posado para mi.

En todos estos años no he vuelto a saber de Fátima. aunque conservo la carta que me envió a la Escuela Naval comunicándome que todo había terminado.

Acude a mi memoria la Oda a la inmortalidad , el hermoso poema de Willian Wordswort, en el pasaje inmortalizado por Elia Kazan en su producción de 1961, con Natalie Wood y Warren Beaty Esplendor el la hierba:

Aunque ya nada pueda devolver

El tiempo del esplendor en la hierba

Y la gloria en las flores,

No hay que afligirse

pues la belleza permanece en el recuerdo,

Creo que ha pasado el tiempo suficiente para hablar de este episodio de mi vida. Es como cuando se desclasifican documentos secretos.

Hay hombres que pierden su virginidad con una amiga, una novia ocasional o incluso una prostituta. En unos casos serán mujeres bellas y en otros más corrientes, pero en todo caso seres terrenales. Yo entregué la mía no a una mujer, sino a un ángel cuya belleza aún me conmueve.

Si ahí afuera hay alguien que aun crea que la palabra imposible significa algo en realidad, sugiero que revise sus convicciones.

¡Suerte con vuestros sueños!

José Ortega

PROPUESTA RAZONADA DE SABOTAJE PARA FUNCIONARIOS PÚBLICOS

@abogadodelmar
A estas alturas  ya nadie duda de que, salvo excepciones tan dignas como raras, los políticos que nos tienen sometidos son un colectivo de sucias garrapatas que deberían estar no en sus palacios sino criando moho a la sombra o en algunos casos sirviendo de alimento a los peces en lo más profundo del mar. Esta es una premisa fundamental de este artículo: esos tipos no están aquí para gestionar el bien común, sino para robar a manos llenas y para servir a las multinacionales que son las que en realidad deciden nuestro destino. 

Recientemente sostuve una conversación con un funcionario público al servicio de la Generalitat Valenciana que me hizo sabedor de ciertas cuestiones que aunque ya las podía yo intuir no dejaron de interesarme. En particular la cuestión es que el acoso judicial a que están sometidos los cargos más relevantes de las instituciones públicas de la Comunitat Valenciana , lejos de tener como efecto la desaparición de los negocios sucios y la corrupción en el seno de las instituciones, únicamente ha servido para que esos negocios sucios y esa corrupción se trasladen a organismos públicos de menor importancia política para que así puedan pasar algo más desapercibidos.

Lo que disparó la iniciativa de escribir este artículo es que el funcionario me dijo también que la increíble, pestilente, desvergonzada y repulsiva marejada de negocios sucios, de trato de favor y de otras miserias que tienen lugar en su oficina, necesitan del silencio de los funcionarios y de su complicidad involuntaria porque toda esa basura pasa por sus despachos y les es perfectamente conocida. Mi confidente me dijo también que ningún funcionario osará nunca iniciar una cruzada privada denunciando esas cosas al juzgado.

Como muchos sabrán, mi reforma de la Constitución recogida y resumida en el manifiesto 2012 contiene la vacuna definitiva contra esta epidemia, pero como muchos también saben esa vacuna  es una medida legislativa que nunca será adoptada por la sucia calaña que nos ha caído encima, ya que es obvio que va contra sus intereses. Siendo de esta manera, a mi me parece que cada funcionario público que se encuentre ante estas situaciones y que tenga evidencia documental de ella debería tener un imprevisto descuido y filtrar la información a los medios de comunicación aunque fuera de forma anónima. Estos delincuentes deberían sentir el aliento de la sociedad en sus cogotes y perder la seguridad con la que en estos momentos roban a expuertas. Los funcionarios que lean este artículo deberían plantearse si en vez de lamentarse en la cafetería de lo mal que está todo no tendrían la obligación moral de hacer algo por la sociedad y por el país haciendo que los documentos comprometedores cayeran en manos de la prensa. Incluso me parece cada vez más coherente la idea que una vez me comentó un expolítico que tenía la intención de hacer una página web que recogiera noticias bien documentadas sobre corrupción.

España se cae a pedazos ante nuestros ojos. Los políticos, con ayuda de sus amigos los jueces, la están destruyendo ante nuestros ojos y nosotros tenemos la responsabilidad de impedirlo, cada cual desde su posición en la sociedad y desde sus propias posibilidades . Yo, como abogado, también hago lo que está en mi mano como muchos ya saben. Creo que los funcionarios públicos tienen una responsabilidad histórica que les exige airear todos los fenómenos de corrupción documentados que puedan pasar por sus mesas u ordenadores. Si todos lo hicieran los políticos sucios hervirían de inquietud y ya no podría seguir ejerciendo la delincuencia organizada.

Tengo que añadir antes de terminar que lo que a mi me piden el corazón, el hígado y las tripas es una rebelión cruenta en la que el pueblo se alce contra los tiranos , prenda fuego a los palacios del poder y no deje piedra sobre piedra. Pero arriba del todo está el cerebro, cuya misión  consiste el someter y disciplinar a esas otras vísceras y por lo tanto ni propongo ni voy a proponer nunca una cosa así. Esto, sin embargo, no significa que tengamos que seguir como estamos ahora, es decir viendo con mucha calma como acaban con nosotros. Por eso pido el sabotaje activo.

¿Alguna respuesta de algún funcionario público?        

E

MI CORAZON NO TIENE MIEDO

@abogadodelmar

Tal vez sea éste un momento no muy malo para contar lo que me sucedió el día 9 de diciembre de 2012. Hasta ahora no había dicho ni pío para que nadie se diera el desahogo de calificarme de iluminado tontito con el ego hinchado a punto de echar a volar.
La cosa es como sigue: A finales de agosto de aquel 2012 me fui una noche a cenar al barrio de pescadores de Santa Lucía, en Cartagena, con mi amigo Manolo Conesa, excelentísimo y brillante conversador y muy buen filosofo, aunque sea aficionado. Como yo tenía una avería corporal con mala sombra, Manolo me habló de cierto individuo llamado Miguel,que según me decía curaba a con las manos. Por la misma fecha, y debido a la agobiante insistencia de mi amiga Lola Romeu, yo había terminado de redactar un poyecto de ley de reforma de la Constitucion para que la democracia en España fuera de verdad y no un cuento como es hasta la fecha.

Visité a Miguel un domingo 2 de diciembre. Me recibió en un despacho que rebosaba cosas y me pidió que me sentara. Entonces me tocó la rodilla derecha y al parecer comenzó a verme por dentro dentro por todo el morro y a saberlo todo de mi. Me dijo unas cuantas cosas, entre ellas un acertado TIENES POCOS AMIGOS, y a continuación puso sus manos en mi cabeza y comenzó a sacar malas energías al tiempo que eructaba tan ruidosamente y tan seguido que creía que me iba a vomitar encima. Quiere esto decir que yo estaba casi ahogado en basura energética. Antes de despedirme me dejó su número de móvil por si necesitaba de él, porque según me dijo las energías que acababa de movilizar podrían darme problemas esa noche.

Lo primero que noté al día siguiente, después de dormir como un bendito, fue una poderosa erección matinal, pero lo que importa es que a las nueve yo tenía que entrar en directo en la cadena SER de La Palma, donde mi amigo Eduardo Cabrera me había entrevistado ya varias veces por temas de la ley de costas.

Lo que sucedió fue que una de esas entrevistas fue sobre mi largometraje documental MAYO, dedicado a la llamada Spanish Revolution, y esto animó a Eduardo a proponerme hablar del Nuevo Orden Mundial.

Yo siempre subía a You tube estas entrevistas y conseguía dos o trescientas visitas. No sé qué fue exactamente lo que pasó, pero a los cuatro días mi entrevista sobre el NWO tenia 35.000 entradas y a final de esa semana alcanzaba casi las 50.000.

En los días que siguieron no paré de recibir mensajes que además de felicitarme por el análisis y la valentía, me preguntaban qué podíamos hacer para sacudirnos el yugo.
El siguiente domingo era 9 de diciembre y volví a visitar a Miguel muy influenciado por aquel torrente de personas que me preguntaban qué podíamos hacer. Nada mas verle, lo primero que hizo fue preguntarme qué tal me había ido y yo le comenté el prodigioso estado en el que me había levantado de la cama. Me respondió que eso era muy normal porque la energía saludable que me había proporcionado se canalizaba sobre todo a nivel sexual (y yo muy contento). Entonces volvió a imponerme las manos y ahí ya no sacó tanta basura como la otra vez. Cuando volvió a sentarse frente a mi, me anunció, totalmente convencido: “Vas a tener amigos”, y en la subsecuente conversación le dije fije: “Oye Miguel, de la misma forma que tú puedes ver cosas que los demás no ven, a mi me pasa lo mismo como Abogado: Puedo ver lo que los demás Abogados no ven (lo cual es rigurosamente cierto y pueden atestiguar mis clientes)”. Y entonces le expliqué lo que me había pasado con la entrevista y le comenté que nadie sabia lo que había que hacer para resolver los problemas de la sociedad, pero yo si, desde que escribí la reforma de la Constitución. Y me dijo: “Si te decides a trabajar en eso, como es una lucha generosa, se te ayudará”. No entendí lo que me quería decir y me aclaró que si me metía al asunto recibiría ayuda espiritual.
Al volver a casa me detuve a tomar un menú del día y después me senté delante de mi ordenador como si estuviera hechizado y pasé desde las cuatro y media de la tarde hasta las once de la noche escribiendo ¿OS PARECE QUE NOS PONGAMOS A ORGANIZAR LA RESISTENCIA HOY MISMO?
En ese texto explicaba la metáfora de que después de atender a personas que venían a mi a punto de llorar a causa de un problema que parecía insoluble y que yo podía solventar, imaginaba que venia a mi un nuevo cliente que era la Humanidad y me pedía también una solución que parecía no existir y yo de la daba.
Esa solución era mi proyecto de ley de la reforma de la Constitución. Ya había hecho sobre él un par de entrevistas con el valiente Miguel Rix pero nadie hacia caso debido al problema extraordinariamente grave de que los revolucionarios españoles tienen tiempo, rabia y energía para organizar manifestaciones o pasar una tarde entera zarandeando las vallas de seguridad que rodean el Congreso de los diputados, pero no tienen veinte minutos para leer los 19 folios del proyecto de ley. Para solventar este inconveniente resumí la reforma en un único folio, le di la forma de manifiesto y lo llamé Manifiesto 2012.
Yo escribo por rabia y por necesidad, y siempre que termino un artículo me quedo a gusto y me voy a dormir a pata suelta. Pero en esta ocasión me costó darle al botón de publicar y cuando me decidí, me temblaban las piernas del susto, básicamente porque durante la grabación de MAYO había trabado contacto con los integrantes de Democracia Real Ya de Madrid, había estado presente en su asamblea de un local okupado en la calle del Pez justo la víspera de la gran manifestación del 15 de mayo de 2011, y conocía perfectamente su manía asamblearia la mala leche que gastaban con todo aquel que actuaba individualmente, no importa que ese uno supiera lo que había que hacer y ellos no. Eso les da igual. Por lo tanto, si estaba acojonado era puro temor a que me desollarán vivo por tener la osadía de dar aquel paso al frente y pretender que la solución estaba en mis manos y en mi cabeza.
Así es como me fui a dormir y al despertar consulté los comentarios y encontré lo que temía: Alguien había escrito que yo no era el abogado del mar si o el abogado del diablo, y me ponía a caer de un burro. Tardé dos días en darme cuenta de que ese comentario lo había puesto una señora despechada que había intentado con poco acierto y peor fortuna publicar mi novela EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA. Después de contestarle sugiriéndole que fuera al medico, comencé a recibir con alivio docenas de otros comentarios de agradecimiento y felicitación en los que la expresión más repetida era que ya era hora de que alguien dejara de divagar y aportar soluciones.

Solo unos días después recibí la llamada de un tipo llamado Emilio Verdú, que después de haber leído el Manifiesto 2012 me hizo saber su intención de venir al despacho a saludarme. Cuando entró con su socio Jorge le ofrecí mi mano pero él me abrazó y me besó en la mejilla y después bajamos los tres a la cafetería.

captura-de-pantalla-2012-12-18-a-las-17-50-02 Al poco tiempo se formó un grupito de activistas en torno al Manifiesto y entendí lo rápida y fácilmente que acababa de cumplirse el anuncio de Miguel vas a tener amigos.

la-foto-90

Y por esta vía el Manifiesto  20212 se fue transformando en una propuesta más o menos conocida. Hubo difusion privada y pública y hay muchos que hoy día lo conocen.

Después de eso me he encontrado con Miguel varias veces y cada una de ellas estaba yo más limpio. El 26 de mayo sufrí en un quirófano un accidente tan extraordinariamente grave que la Dama Blanca me rozó con sus dedos y la cosa me obligó a permanecer hospitalizado dos meses y seis días.
Una de las noches de mi largo encierro, a las once, me levanté de la cama total y absolutamente desesperado y me fui, tan descalzo como histérico, al control de enfermería para decirles que me iba ahora mismo del hospital porque no podía aguantar las voces del vecino, un adictos peligroso al movil que lo usaba a voz en grito. Estaba hablando con varios amigos por turno y a todos les contaba exactamente la misma anécdota. Cuando hizo lo mismo por tercera vez, salté Como impulsado por un resorte y no salté a continuación por la ventana porque con mucho acierto estaban bloqueadas. Pero tenía los nervios de punta y me personé en el control de enfermería en verdadero estado de necesidad (el hospital estaba en lo alto de un monte y a mi desde luego no me dejaban conducir, o sea que se entiende mi completa histeria).

Me calmaron con buenas palabras y me hicieron volver a la habitación. Pero esa noche Miguel me había anunciado su visita y apareció con su chica, Mariví, a las once y media. Me impuso las manos y cuando estaban los dos cruzando bajo el umbral de la puerta de la habitación, yo ya estaba dormido igual que un bebé.
La semana pasada Miguel volvió a visitarme y estuvimos comiendo con una botela del extraordinario vino que cría en sus viñas, y que gracias a sus poderes espirituales tiene cien veces más resveratrol que ningún otro vino, se utiliza con fines terapeuticos, carece de sulfitos o conservantes, tiene un sabor que no se puede comparar a nada que hayais probado antes y se está vendiendo en hoteles de lujo de Londres a 750 libras la botella. Venia acompañado de una bella artista ilustradora llamada Joana y me volvió a imponer las manos y también a mi hija Julia. Ya no encontró nada de basura en mi, y cuando volvió a sentarse ya no me dijo que tenía pocos amigos o que iba a tener muchos. Me dijo: “Tu corazón no tiene miedo“.

la foto COMIDA la foto MIGUEL CON TODOS
Yo vengo de librar muchas batallas y arrastro muchas heridas, pero el ansia de justicia es para mi un combustible que nunca se agota. Siempre he pensado y sigo pensando ahora que el Manifiesto 2012 existe no solo gracias a mi, sino también gracias a Miguel, y que Miguel es el mago Merlin de la revolución. Él sigue Agotándose mientras recorre el país para curaando a cambiode la voluntad, y tiene prisa y  se machaca porque sabe que su tiempo es finito y que tiene que hacer mucho bien en el menor tiempo posible.
Miguel ya veis que tiene un corazón enorme y generoso, ve cosas invisibles a demás y ha transformando su vida en una lucha contra el mal en el plano espiritual. Yo. De una forma mucho más pobre y material hago también lo posible para luchar contra los malos y en cierto sentido también puedo ver lo invisible a otros y usar ese conocimiento en favor de la justicia y el bien. Puede que no tenga un corazón tan grande y generoso como el suyo, pero si escribí en mi perfil de Facebook y de Skype he venido a este mundo a ayudar y servir a los demás es porque, sin nada parecido a mesianismo, así lo siento, y además ahora, gracias a Miguel,  soy consciente de que puedo vencer cualquier batalla porque mi corazón no tiene miedo.

José Ortega
ABOGADO
Derecho de costas marítimas
Plaza Mariano Benlliure 21 1
El Puig 46540 Valencia
TF 961471097 fax 961471287
Tf móvil 629511225
ortega_abogados@hotmail.com
joseortega@costasmaritimas.es
Web http://www.costasmaritimas.es
Blog http://www.costasmaritimas.wordpress.com