FASCISMO SOBRE RUEDAS

@abogadodelmar 

Varias veces he mencionado el hecho de que el Estado democrático se va disipando a través de una cosa llamada derecho positivo. El derecho positivo es lo que llaman los juristas el derecho dado, es decir la ley que aparece en el Boletín Oficial del Estado y que si no la cumples ya te puedes ir preparando para lo que te pueda pasar.

131236212416920110803-3987509dn

Había un señor llamado Don Pedro Navarro o Don Pere Navarro, que trabajaba como Director General de Tráfico con el gobierno de Zapatero. Este señor se puso muy enérgico en la reforma de la ley de seguridad vial. Una de sus pretensiones era que cuando un guardia civil de tráfico parase a un conductor, éste tuviera que pagar la sanción en el acto. Así, por el morro. Sin expediente previo, sin audiencia y sin derecho de defensa.

Por aquella época (2009) estaba yo un día reunido con el entonces Subdelegado del Gobierno en Valencia, Don Felipe Martínez, y le comenté que ese tipo de iniciativas nos ponían en un retroceso democrático. Don Felipe se mosqueó aunque a mí no me importó porque ya le conocía de otras guerras y mi idea de sus capacidades no era sobresaliente. Es decir, que la opinión que tuviera de mí me tenía sin cuidado.

España, como casi todo el mundo sabe, es un Estado cuasifascista donde no existe separación de poderes y donde legislativo, ejecutivo y judicial forman un único ramillete florido sujeto con fuerza por el puño férreo de dos partidos políticos de todos conocidos. Por tanto, las leyes y sus reformas no las hacen las Cortes, sino los gobiernos, lo que quiere decir los partidos políticos (lo que a su vez significa la banca internacional). Los diputados y senadores se limitan a cobrar el sueldo, hacer (o mejor, escenificar) debates sobre detallitos y a una función no muy distinta de aquélla de los antiguos procuradores en Cortes del régimen de Franco, a los que alguien definió como los mudos que sabían aplaudir.

Veréis, en 1958 esos mismos procuradores en Cortes aplaudieron la llamada ley de procedimiento administrativo, que fue sustituida por otra llamada casi igual en 1992, la ley de procedimiento administrativo de la democracia. No es que fueran muy distintas, pero ésta última introducía ciertas garantías en favor del ciudadano, como por ejemplo que las resoluciones sancionadoras no son ejecutivas hasta que no sean firmes, lo que quiere decir que hasta que no se rechace el recurso de alzada no pagas la multa. Esto, aunque no sea para tirar cohetes, es importante, puesto que suelen tardar más o menos un año en resolver.

La ley de seguridad vial reformada entiendo que por el señor Navarro y a su gusto, introduce un cambio en ese criterio general, de tal manera que las sanciones son ejecutivas nada más dictarse.

¿Lo entendéis? En un expediente sancionador de cualquier tipo, sea el que sea, te ponen una multa, haces un recurso y hasta que no te digan que no, no pagas. Eso es así en todos los casos, sea cual sea la materia, excepto en las multas de tráfico gracias a Don Pedro Navarro. En las multas de tráfico te ponen la multa y pagas ya. Si haces recurso eso es tu problema (claro que esto es mucho mejor que lo que el propio Don Pedro Navarro quería, es decir, que el conductor tuviera que pagar la multa en la misma carretera, nada más toserle el guardia).

En la Ley de Procedimiento Administrativo Común de 1992, cuando formulas recurso contra un acto administrativo no sancionador, si pides la suspensión cautelar (que nos se ejecute la resolución hasta que no se resuelva el recurso) y no te contestan nada en un mes, está suspendido por silencio positivo. Ya que Don Pedro Navarro consideró oportuno que las sanciones fueran inmediatamente ejecutivas, al menos el ciudadano podría hacer uso de este derecho a solicitar con el recurso la suspensión cautelar con la esperanza de que se active el silencio positivo (es decir, pagar sólo cuando se resuelva el recurso, en caso de que resulte desestimado). Pues no: Don Pedro Navarro, con ayuda de sus escribanos, también se encargó de laminar esta posibilidad estableciendo para las sanciones de tráfico una nueva y reiterada excepción respecto  a la ley general: En este caso el silencio es negativo, por lo que si pides la suspensión cautelar en cualquier tipo de expediente, sea el que sea, y no te contestan en un mes, la ejecución está suspendida. Pero gracias a Don Pedro Navarro, si pides la suspensión en un expediente de tráfico y no te contestan, la ejecución NO está suspendida y entones tienes que pagar.

¿Más? Uno de los trámites más sagrados que existen en el procedimiento administrativo es el de vista y audiencia. A nadie en su sano juicio se le ocurriría suprimir este trámite, que desde luego es aún más sagrado si cabe en el procedimiento administrativo sancionador. En todos los expedientes sancionadores de nuestra amada Patria el interesado siempre tiene un plazo para formular alegaciones después de la propuesta de resolución, que es el último trámite antes de la decisión final. Claro está que este trámite tiene por objeto que la última palabra no sea la del instructor del expediente (que en la práctica no es un investigador imparcial, sino un fiscal que va a por ti) sino la del interesado. Gracias a Don Pedro Navarro el expediente sancionador por tráfico es el único en el que si no hay ningún documento nuevo, el afectado no tiene derecho a formular alegaciones a la propuesta de resolución, es decir, no puede tener la última palabra. En el caso de que en la propuesta de resolución se haya producido alguna distorsión, malentendido, olvido o similar, el interesado no podrá alegarlo ni pedir su subsanación.

¿Más aún? Excepto cuando se trata de una sanción impuesta por un alcalde (que carece de superior jerárquico) todas las sanciones son recurribles a un órgano superior al que las dictó y así era también con las sanciones de tráfico hasta que llegó este salvador de España llamado Don Pedro Navarro, que suprimió el recurso de alzada y dejó en su lugar sólo un recurso potestativo de reposición. La diferencia entre uno y otro es muy simple: Mientras que el recurso de alzada lo resuelve el superior jerárquico (hasta hace poco la DGT en el caso de tráfico) el de reposición ha de resolverlo el mismo órgano que dicta la resolución combatida. Os podéis imaginar las posibilidades que tenéis de que el mismo que os ha cascado una multa se lo piense, llegue a la conclusión de que estaba equivocado y haga el favor de estimar el recurso de reposición ¿Sabéis qué opciones hay de que suceda eso? Ninguna.

Algo más todavía. Se han inventado estos señores tan amables un órgano que radica en León y que tiene delegadas todas las competencias en tráfico cuando la cosa va de medios electrónicos, como por ejemplo radar y fotos. Los competentes para sancionar son los Jefes Provinciales de Tráfico pero estos funcionarios delegan en León. Y allí es donde se cuece todo. Deben tener una cadena de montaje de sanciones con una capacidad de producción de billetes superior la que tuvo en tiempos el Banco de España. Una cadena de montaje, sí, donde lo que se hace es rellenar de forma mecánica (no, perdón: electrónica) formularios para cubrir el expediente y donde dudo mucho, muchísimo, extraordinariamente, que algún funcionario público de los que allí tienen su sustento y el de su familia se detenga a leer las alegaciones de defensa. No digo a estimar. Digo a leer.

Son estos señores de la cadena de montaje los que tienen, no sólo que resolver el expediente, sino también los que deben resolver el recurso de reposición. Por eso pienso que no hay nada que hacer.

Don Pedro Navarro inventó también un tablón de anuncios electrónico de tráfico que sustituye al BOE a efectos de publicar edictos cuando no te encuentran en casa y todo eso. Es una cosa llamada Textra, creo.

Así que como os pillen, con razón o sin ella, no creo que tengáis ni garantías efectivas de defensa ni tampoco posibilidades de salir ilesos del trance. Lo que ha montado el partido político que gobernaba en 2009 es algo así como una maquinaria de destrucción. En este caso no sólo de los bolsillos, sino también de la dignidad de los ciudadanos. Sorda, insensible y ciega como todas las maquinarias.

Diréis que si os ponen una sanción injusta al menos podréis acudir a los tribunales en demanda de justicia. Permitidme que ría.

Hace ya algún tiempo los legisladores de nuestro país (leed aquí, por favor, los partidos políticos a través del gobierno), pensando como siempre tanto en la justicia como en el bienestar de los ciudadanos, creyeron conveniente introducir una reforma en la ley de jurisdicción contencioso administrativa a fin de que el órgano judicial competente para ver los recursos contra  sanciones administrativas del Estado no fuera ya el tribunal Superior de Justicia, como lo era hasta entonces, sino los juzgados centrales de lo contencioso administrativo, que como todo el mundo sabe están en Madrid. Pero al mismo tiempo la reforma se hizo extensiva al procedimiento, que pasó a ser el llamado procedimiento abreviado (es más complicado: Lo estoy simplificando para que se entienda). La diferencia entre el procedimiento ordinario y el abreviado es que el primero es escrito y el segundo contiene una vista oral en la sede del juzgado. La traducción de esto a euros es que antes tu abogado podía llevar el asunto desde su despacho y ahora se tiene que desplazar a Madrid, tomar un hotel y todo eso, a fin de asistir a la vista.

Nuestros diputados y senadores, no contentos con esta manera de hacer más fácil la vida de los ciudadanos, acordaron hace poco también otra nueva reforma procesal por la cual se establece el criterio del vencimiento en los asuntos contencioso administrativos en materia de costas procesales. Quiere decir que el que pierde paga al abogado del otro. Inquietante cuando el Estado gana casi todos los pleitos (y doy fe de que no precisamente porque tenga razón, sino por otras causas que resultaría bochornoso explicar aquí). Así que hay una altísima posibilidad de que no sólo el juez no os quite la multa, sino que además tengáis que pagar los honorarios del Abogado del Estado.

Para animar aún más a los ciudadanos a defender sus derechos, el ministro Gallardón (Aquí también los diputados y senadores se limitaban a aplaudir, como siempre) impuso la tasa judicial, que como es conocido significa que tienes que pagar por pleitear.

Bajo mi punto de vista, es preciso cumplir las normas, también las de tráfico. Yo también he visto esos vídeos de la DGT con unos cuantos burros que circulan a velocidades exorbitantes poniendo en peligro la vida de los demás. No sólo he visto los vídeos. He podido ver también a los burros en directo. Casualmente suelen ser usuarios de coches de lujo. No os cuento nada nuevo si revelo que se trata de esos idiotas que se te pegan atrás peligrosamente cuando vas por el carril de la izquierda y que cuando te apartas dan gas y desaparecen de la vista en un instante.

Pero que ese tipo de zoquetes pululen por las carreteras no significa que los demás conductores debamos pagar por ellos. Y eso es lo que está pasando, que vamos a pagar por ellos.

Pero todo esto será bueno -diréis- si sirve para mejorar la seguridad vial. Sí que lo es. Lo mismo de bueno que era la ley de la patada en la puerta del Señor Corcuera para mejorar la seguridad en general. El problema es que los policías, los funcionarios, los inspectores y la madre que los parió, no solamente a veces se equivocan, sino que se equivocan a menudo. Y si tú no puedes hacerte escuchar, pues te tienes que comer el error de estos señores y pagar por él.

Y ahora me perdonáis si os cuento mi caso, que resulta ilustrativo en cuanto a errores de los servidores del Estado. Yo recibí ayer una notificación de los feroces de León con un inicio de expediente sancionador por haber cometido la supuesta falta de no informar del nombre del conductor de mi vehículo, al parecer a consecuencia de un exceso de velocidad. Novecientos euros de multa. Esta conducta está tipificada en la ley hecha por Don Pedro Navarro como falta muy grave. Supongo que esto obedece a que el propietario del coche se ha puesto chulo y no le da la gana de informar de la identidad del conductor y entiendo que con ello la ley busca que al interesado no le salga rentable resistirse a dar la información como fórmula para no pagar la sanción por exceso de velocidad.

Pero claro, es que estos amables señores están obligados a remitirte a casa por correo certificado el requerimiento para que les digas quién conducía el coche y lo que hicieron en este caso fue pasar del tema y colocarme en su tablón de anuncios TEXTRA, confiando en que yo tuviera cualidades paranormales o bien me aburriera mucho y me pasara el día mirando sus edictos. Veréis: Con arreglo a la ley, la notificación por edictos es un remedio para los casos en los que no se ha podido notificar en el domicilio del interesado. Si no se cumple con el requisito previo del intento de notificación en el domicilio, el edicto es como si no existiera.

Nunca me requirieron para que diera el nombre del conductor y claro está que de esta manera no hay ni media falta administrativa, porque si no me requirieron pues no he podido desobedecer el requerimiento, esto es algo que parece obvio.

Os voy a contar qué he hecho. He formulado unas alegaciones de medio folio diciendo simplemente que es imposible que yo haya incumplido la obligación de identificar al conductor porque ellos nunca me lo pidieron. Parece muy sencillo. Si no viviéramos en el país en el que vivimos, esto sería suficiente para que el expediente se archivase sin más.

Pero personalmente no albergo ninguna esperanza. Ninguna. No creo que en esa cadena de montaje de León nadie lea mis alegaciones, ni mucho menos las estime. Me condenarán a pagar 900 euros y me embargarán la cuenta. Ni me cansaré en hacer un recurso de reposición. Me iré al juzgado central de lo contencioso administrativo, tendré que pagar a un Procurador, pagaré también las tasas, tendré que pagarme igualmente el billete del AVE y seguramente un hotel y realmente tampoco albergo mucha esperanza en esa parte. Tengo demasiada experiencia en tribunales para tenerla.

No es que os cuente mis penas. Lo que sucede es que yo, aunque esta gloriosa multa sea un enorme contratiempo, mal que bien la puedo pagar, pero la mayoría de la gente no puede. Lo que sucede es que yo soy abogado y puedo asumir mi propia defensa, pero la mayoría de los ciudadanos tendrá que contratar uno. Yo me iré la víspera del juicio a la Plaza de Santa Ana a tomarme una catalana en la Fábrica de Cerveza y a continuación  le contaré al juez la cosa, pero la mayoría de los ciudadanos tendrán que morderse los puños porque no les saldrán las cuentas y se quedarán con ese sabor de ceniza en la boca que proporciona la resignación.  Más que pensar en mí, pienso en los miles de conciudadanos que no pueden llegar a fin de mes a quienes les haya venido un regalito como el mío. Pienso en esas personas que están cobrando la ayuda de 400 euros y que hacen equilibrios para mantenerse a sí mismos y a su familia ¿Qué podrán hacer en un caso así?

Acabo de terminar un informe sobre la ley de pesca marítima del Estado para mandarlo a los señoritos de Madrid ¿Qué creéis que han reformado? El régimen sancionador ¿Pensáis que ha sido para aliviar la presión del Estado sobre el ciudadano? Claro que no. La reforma tiene por objeto, nuevamente, apretar las clavijas al máximo por varios procedimientos. El plazo de tramitación se alarga para que el expediente no entre en caducidad, las sanciones se elevan, los plazos de prescripción se acortan, se proporciona a los inspectores facultad para que se metan en tu ordenador sin previo aviso y revisen hasta el último número. Todo eso. Cada vez tenemos menos derechos. Ellos van paso a paso, silenciosamente, modificando leyes sectoriales para que no te puedas escapar ¿Creéis que esto es lo que harían unos representantes del pueblo?

Ya he escrito en otras entradas que el recurso de amparo no existe, es una falacia, una mentira, y que el recurso de casación en la práctica tampoco. Y mucho más. Esta realidad nos rodea, pero es invisible porque los ciudadanos no se pasan el día leyendo el BOE y los abogados como corporación, pues tampoco dicen nada.

¿No os dais cuenta de cómo están montando un Estado fascista?

¿No os dais cuenta de cómo la democracia se está evaporando?

¿No veis con qué ahínco buscan la sumisión del ciudadano frente a las imposiciones del Estado?

Ellos son nuestros enemigos. Simplemente así. Nuestros enemigos. Están aquí no para resolver nuestros problemas, sino para someternos. Ya no es cuestión de mirarlos con recelo porque no lo hacen bien. Sus medidas legislativas acreditan que su fin es someternos, humillarnos y transformarnos en esclavos.

Son nuestros verdugos. Son nuestros carceleros. Su propósito es proporcionar al Estado una precisión del cien por cien en su actividad sancionadora, con razón o sin ella. Tú ya no te puedes explicar, no puedes razonar con ellos. Son una maquinaria de recaudación al servicio de la banca internacional. Claro está que es la banca internacional, por vía de la deuda pública, la destinataria de todos esos ingresos extra derivados de las sanciones exorbitadas, las nuevas tasas y todo lo demás.

Ahora que acabo de leer los Episodios Nacionales de Pérez Galdós (que aluden a la invasión napoleónica) reparo en que no hace falta que una potencia extranjera invada nuestro país. Esto que viene ahora parece muy simple, pero entiendo que hay que recordarlo: España es el pueblo español.

Los enemigos del pueblo, es decir, los enemigos de España, están dentro y están arriba. Ocupan los palacios, tienen a su disposición el Boletín Oficial del Estado, la policía y todo lo demás.

O los echamos o perecemos.

José Ortega

abogado   abogadodelmar@gmail.com

 

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a FASCISMO SOBRE RUEDAS

  1. Antoni Fuster dijo:

    Cuanta razn tienes Jos.

    Ahora el tema, es que podemos hacer al respecto ya que nos tienen rodeados por todas partes.

    Deberas, si no lo ests haciendo ya, publicar tus reflexiones en Facebook, ya que son de calado y la gente no llega a saber el tamao de la perfidia.

    Estoy en Ganda, Valencia, dime en que puedo colaborar.

    Un abrazo cordial.

    Antoni Fuster

  2. Gracias José Ortega, gracias Antoni Fuster: http://m2012.es/
    “Sus medidas legislativas acreditan que su fin es someternos, humillarnos y transformarnos en esclavos”.
    Ojalá hubiera más personas como tú, que aun conociendo sus maquinaciones y sus engaños, trata de hacer todo lo posible por los demás para que esto cambie y no se deja someter

  3. juanmanuel dijo:

    Es gratificante ver como se va desvelando quienes son los verdaderos enemigos del pueblo (gracias José), y aún mas deplorable, ver como en democracia los elegimos con el engaño. Pero respecto al sistema de control de nuestra seguridad vial con medidas sancionadoras económicas, hay que decir además, que es la única razón por la qué, a fecha de hoy, está muriendo gente en nuestras carreteras. No es ninguna exageración, ni mucho menos. Esto no es una conclusión consecuencia de la indignación por la mala leche con que nos tratan nuestros servidores públicos, sino es una conclusión llevada con todo rigor científico y matemático, que aquí no es espacio para desarrollar, pero que estoy a disposición de quien quiera, y en especial de sátrapas como el señor arriba mencionado que “velan” por nuestra seguridad, y que precisamente no son de los que predican con el ejemplo: http://blogs.periodistadigital.com/trafico.php/2007/11/30/limite_velocidad_pere_navarro_9999
    Al principio de esta monumental desastre …crimen cotidiano, o masacre cotidiana, que diríamos si hubiese una voluntad ejecutora detrás de ello, …que la hay …. la ÚNICA RAZÓN por la que existan accidentes de trafico, a fecha de hoy, es el afán recaudatorio de nuestros gobernantes.

  4. fractalio dijo:

    Grandísimas verdades, José. La democracia, ni existe ni ha existido nunca, pero ni aquí ni en ningún lugar del mundo. Puede que haya diferencias de matiz entre países, pero nada más. Cada año que pasa es un grado más de dictadura mundial. Eso sí, con todo su teatro dispuesto para convencernos de que participamos democráticamente sólo por el hecho de permitirnos ir cada cuatro años a escoger entre la lista de ladrones que presentan. Y lo malo es que hay colas. Como bien dices, “o los echamos o perecemos”. Pero hay que echar al enemigo real, porque los políticos y sus estructuras no son más que el decorado que les oculta, legisla para ellos y les canaliza el flujo creciente e insaciable de capitales.

  5. Pingback: FASCISMO SOBRE RUEDAS (SEGUNDA PARTE) | Blog de José Ortega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s