MIRANDO A LA LUZ

Captura de pantalla 2013-06-16 a la(s) 01.28.23

@abogadodelmar

Conforme avanzaba en la lectura del libro de Bárbara Ann Brennan Curar con las manos, iba acumulando una sospecha. Había empezado por la experiencia simple pero exótica de percibir mi propia aura. Me quedé mirándola entre mis dedos y jugando con ella unas dos horas, no podía parar. Y acabé sospechando que el mismo camino que te conduce a la visión del aura te puede conducir también a la contemplación de los entes espirituales que flotan a nuestro alrededor. No parece haber diferencia entre una cosa y la otra.

Y así fue. La autora, más avanzado el libro, comenzó a desvelar sus visiones y conversaciones con los espíritus y a demostrar, como otros hicieron antes, que lo que vemos es sólo una parte de lo que existe. Esta limitación da lugar al surgimiento de una figura a menudo apreciada pero muchas otras vilipendiada: La figura del sabio. El sabio es el que ve más allá, el que es capaz de aprehender una realidad que a los otros se les escapa.

La alegoría de la caverna de Platón  es bastante más que un conjunto de sombras proyectadas en una pared y bastante más que la exposición de un error de percepción en quienes  sólo alcanzan a  ver esas sombras. Es también un símbolo de cómo nace la sabiduría cuando alguien se atreve a girarse y mirar al otro lado, hacia la luz, y de los padecimientos del sabio cuando sus compañeros de reclusión se burlan de él a causa de sus visiones.

Opino que la historia del conocimiento es la del trasvase del saber instintivo al científico, que existe un proceso hacia un conocimiento cada vez más completo de la realidad y que  este proceso natural está siendo objeto de sabotaje.

En relación con el conocimiento instintivo que conduce a conclusiones erróneas: Una vez escribí en una revista de arqueología un artículo que llevaba por desafiante título  Influencia de la rotación terrestre en la religión primitiva. En él hacía referencia a un equívoco histórico que ha dado lugar a todo un sistema de creencias de la mano de aquel conocimiento instintivo. Proponía la imagen del hombre de la prehistoria, solitario sobre un risco, vigilando cielo y horizonte. Este hombre observaba cómo uno y otro día, con monótona persistencia, el sol nace por oriente y se pone por occidente, lo que sólo puede  tener como explicación que durante la noche hace un viaje subterráneo en sentido inverso, de occidente a oriente. De aquí la primera conclusión: que cuando es día en el mundo de arriba es noche en el de abajo, y luego las inmediatas: que la primavera de arriba es el otoño de abajo. Finalmente las remotas: los ríos de  abajo fluyen hacia su  nacimiento, sus barcos navegan con la quilla al sol y el lenguaje de los habitantes de abajo es el inverso del que hablan los vivos. Porque, claro está, los habitantes de arriba están vivos y los de abajo muertos.

La proyección alcanza cuestiones de detalle muy asumidas aún hoy, aunque no entendidas, tales como el adjetivo siniestro, que aunque solamente significa que alguien se conduce con la mano izquierda, implica algún tipo indefinible de relación con la sombra. La razón, a la luz de este esquema, es clara: Los habitantes de abajo, los difuntos, para quienes todo es del revés, son zurdos, mientras los de arriba, los vivos, somos diestros. La secuencia de la película El Exorcista en la  que  las palabras del Maligno sólo son inteligibles cuando se reproduce  la grabación en sentido  inverso, son también un último residuo histórico de ese conjunto de errores producto de las primeras sombras que el hombre prehistórico vio proyectadas en la pared de la  caverna.

Al escribir aquel artículo alcancé a comprender lo lejos que nos puede llevar el conocimiento instintivo. Lejos en pos del error. Muy lejos, porque el hombre necesita saber cómo está conformado el universo y  cómo funciona. No puede ser indiferente, carece de esa libertad. Esa ansiedad adquiere la forma de una especie de horror vacui y es así como va dando lugar a la proyección de toda una malla de ideas falsas. En el caso de aquel trabajo, las consecuencias pasaban por el folklore (el oro de las hadas se convierte en carbón), los cuentos populares (para escapar del infierno es preciso montar el caballo flaco y débil), el ritual funerario prehistórico (ruptura ritual de cerámica) y un código artístico presente en pinturas rupestres e insculturas (los muertos se representan en posición invertida), todo a partir de la idea germen del camino nocturno del sol.

En relación con el proceso natural hacia un conocimiento cada vez más completo: Este proceso es algo que nadie duda. Por ejemplo, la noción de que los cuerpos sólidos no lo son, asociada al descubrimiento de las partículas particularmente enanas como los bosones, que forman la estructura básica de la materia dejando grandes espacios entre sí, pugna contra la realidad que puede parecer obvia de que la materia es materia en lugar de no materia. Nos encontramos en pleno avance del conocimiento científico, especulativo y analítico, muy lejos de aquellas primeras conclusiones inocentes fundadas en el movimiento aparente del sol entre el horizonte de oriente y el de occidente.

En relación con el sabotaje: La ciencia avanza, es cierto, y con ella la comprensión cierta de la materia. Pero ese proceso convive con otro inverso, tendente a confundir intencionadamente no los hechos científicos, sino la realidad inmediata.

Hace ya tiempo que me convencí de cuál es el principal problema de la especie humana. No  la superpoblación, ni la contaminación, ni la pobreza, ni el hambre, ni la injusticia, ni la ausencia de libertad. Nuestro principal problema es que alguien llegó a entender de forma tan excelente la alegoría de la caverna que consiguió transformarla en ingeniería social a escala global. Nuestro principal problema es que no nos damos cuenta de que nos han puesto a mirar al fondo de la caverna, que todo lo que vemos son las sombras falseadas de las ideas pero no lo advertimos, que estamos convencidos de que esa proyección pobre, miserable e incompleta es la realidad, cuando la realidad es otra.

Al mito de la caverna de Platón le ha sucedido modernamente el mito de la matrix, pero en cierto sentido ambos pueden entenderse de igual forma. La democracia, la libertad y la dignidad de la persona están siendo corrompidas por el poder de una élite económica mundial sin que seamos capaces de percibirlo porque no hacemos sino mirar hacia el lúgubre fondo de la caverna.

No nos encontramos ya ante una polémica abstracta sobre la existencia de las ideas puras, ni sobre la diferencia entre lo que se ve y lo que existe, ni sobre los errores del pensamiento instintivo. Nos encontramos con que alguien ha fabricado un gran decorado de cine que consiste precisamente en una caverna y con que ese alguien nos obliga mediante procedimientos sutiles a mirar hacia su penumbra haciéndonos creer que eso es todo lo que hay y eso es todo lo que es: Que el problema del medio ambiente no tiene solución, que la pobreza no tiene solución, que la injusticia no tiene solución  y que el capitalismo ciego, sordo, carente de corazón y alma, es la única vía.

Ante el proceso de esclavismo inconsciente que hemos iniciado, ni siquiera hace falta una revolución: El conocimiento es suficiente. Bastaría con que decidiéramos girarnos para mirar a la luz. De la  misma forma que Platón creyó que el gobierno ideal era el de los sabios, así también en el presente momento necesitamos a los sabios para enseñarnos dónde está la luz. Desafortunadamente, muchos de ellos resultan ser sabios de pacotilla, porque la élite económica controla a los gobiernos y éstos, controlando la cultura mediante subvenciones, promueven a pretendidos sabios e intelectuales que no son ni una cosa ni la otra.

Dos de los fenómenos más inquietantes de la historia del pensamiento son la abjuración de Galileo y la muerte en la hoguera de Giordano Bruno. Sucedieron estos hechos en el Renacimiento italiano, en ese momento de tensión entre las tinieblas y el pensamiento o, mejor, entre el mundo antiguo, en el que  la Humanidad se había obligado a mirar las sombras del fondo de la caverna, y el mundo nuevo en el que aprendería a dirigirse a la luz.

Encarnaban ambos el prototipo de sabio del que habla Platón, el que se gira y mueve su atención hacia el exterior para buscar algo más. Muertos Saramago y José Luis San Pedro, pocos quedan hoy como ellos, y son más necesarios que nunca.

Errar en la percepción de la realidad es malo. Pero que los errores sean diseñados de antemano con la intención de promover el error, es además trágico. Orwell concluye su obra 1984 con una fórmula matemática muy errónea que resulta ser voluntariamente aceptada por uno que quiso ser rebelde y tuvo que plegarse a la sumisión. Vamos camino de ello, o más bien estamos ya en ello.

Dejemos al margen la ciencia y a los científicos. En cuanto a percepción de la realidad por el cuerpo social, nos encontramos ante un bucle de la historia. Creer a pie juntillas que 2 + 2 = 5 es aún peor que creer que durante la noche el sol hace un viaje subterráneo hacia oriente iluminando a muertos que  están vivos y que caminan con la cabeza para abajo.

Platón sentiría pena de nosotros.

ARTÍCULO PUBLICADO EN:

Captura de pantalla 2013-06-16 a la(s) 01.34.45

 José Ortega

 

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MIRANDO A LA LUZ

  1. fractalio dijo:

    ¡Qué razón tienes! No alcanzo a comprender cómo la zafia y burda manipulación que ejercen los cuatro mangantes que controlan el mundo llegue a funcionarles tan maravillosamente bien. Y por supuesto que no lo achaco a la inteligencia de los emisores, que no la tienen, sino a la torpeza de los receptores, que se dejan mecer en la cuna de los mass media, y acaban por percibir sofisticación, modernidad e innovación donde no hay más que especulación, zafiedad y falta de escrúpulos. Y sigo creyendo que mientras siga existiendo la televisión, el común de los mortales seguirá mirando sin ver, por muchas licenciaturas y masters que se quieran tener. Ha sido, es, y será mientras exista, la vía de introducción de la anestesia cerebral que produce esa ceguera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s