LA CALIDAD DEL HOMBRE (Y DE LA MUJER)

@abogadodelmar

Los banqueros son malos. Los políticos son malos. Los  gobiernos son malos. El Nuevo Orden Mundial es malo. Todos juntos abusan de nosotros y nos tratan como ganado, sí es cierto, muy bien. Nuestra transformación en esclavos es un proceso visible y próximo  a tocar meta, de acuerdo.

¿Pero nosotros mismos cómo somos? Tenemos que mejorar la calidad de la democracia, pero ¿qué hacemos con la calidad del ciudadano?

Le cuento a mi amiga Carmen que si el precedente de Islandia, que  si la revolución islandesa, que si tal y que si cual ¿Y sabéis qué me contesta? Que ella ha estado allí y ha  comprobado que  los niveles de honestidad y conciencia ciudadana son ligeramente distintos a los nuestros. Un día dejó el hotel muy temprano y no había nadie en recepción. Para pagar la cuenta todo lo que había que hacer era dejar el dinero en una caja. Era una caja abierta llena de billetes en la que ningún islandés osaba meter la mano.

No sé si alguien piensa que esa situación sería posible en los países del sur. Yo creo que no.   Lo que pasa aquí es muy distinto. Los políticos corruptos salen de nuestro barrio, no de un laboratorio  ni de otro planeta. Son como nosotros, o nosotros como ellos. Quién  sabe qué haríamos si estuviéramos en su lugar.

La vida cotidiana proporciona ejemplos triviales pero muy expresivos de la insana anarquía en la que nos gusta vivir. Entendedme bien: El anarquismo es una forma de convivencia en la que la autoridad está de más porque cada quisqui es lo bastante responsable como para hacer lo que debe respetando al otro y no necesita reyes, policías ni Boletín Oficial del Estado. Muy distinta es la ausencia de espíritu cívico que se resume en desatender las normas por puro individualismo.

Personalmente considero que la obediencia ciega es más propia de legionarios y monjes de clausura que del ciudadano libre, y por tanto no me siento inclinado a obedecer sólo porque está mandado. Pongamos por ejemplo las cuevas de San José, En Vall de Uxó (Castellón): En su interior está prohibido hacer fotos, pero el único motivo es que el gestor de la cueva desea vender postales. Las fotografías de los visitantes no van a deteriorar el entorno ni a producir ningún perjuicio. Pagué mi entrada y una vez en el interior hice fotos porque quise hacerlas. Un usuario amante de la disciplina que debía ser policía o militar me puso de vuelta y media por ello, pero no me convenció de que estaba haciendo mal. Imaginemos que todo el mundo hubiera hecho fotos: ¿Qué habría pasado? Nada.

Creo que esa actitud es  muy distinta de ese individualismo chulesco que nos pierde y nos inhabilita para construir cosas en común. Cosas grandes, bellas y que funcionen. Quizá sea justamente esa inhabilidad lo que nos conduce a nuestra ridícula necesidad de líderes que nos guíen, nos cuiden y nos sacudan cuando obramos mal.

Como todo el mundo sabe, uno de los más símbolos más evidentes de la individualidad es el automóvil. El modelo que conducimos, la forma en la que lo conducimos y lo que hacemos cuando tenemos que aparcarlo, muestra cómo somos. Si os parece voy a poner unos ejemplos.

Voy al cine, a uno de esos inventos de multiocio.  Dejo el coche en un aparcamiento del tamaño de varios campos de fútbol prácticamente vacío y camino hacia las taquillas atravesando una calle estrecha y mal iluminada. La acera es impracticable: Está ocupada por coches mal estacionados, por lo que me veo obligado a caminar sobre el asfalto con peligro de ser atropellado por un conductor que no me vea.

Vehículos aparcados sobre la acera en centro de ocio

Vehículos aparcados sobre la acera en centro de ocio

Al aproximarme al edificio principal, contemplo el  espectáculo castizo de unos cuantos vehículos estacionados muy indebidamente fuera de los espacios señalados para aparcar.

Vehículo estacionado fuera de las zonas indicadas en centro de ocio

Vehículo estacionado fuera de las zonas indicadas en centro de ocio

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en zona de ocio

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en zona de ocio

¿Por qué estos conciudadanos nuestros decidieron dejar sus respectivos coches aparcados fuera de sitio en vez de dejarlos en la más que espaciosa explanada destinada a ello? Entiendo que porque deseaban marcar su individualidad y si acaso caminar cien metros menos de camino a las taquillas. No olvidemos la inentendible querencia del español a distinguir el éxito del fracaso en la vida en función de lo cerca que pueda aparcar del lugar a donde va.

Es la misma situación que se repite delante de mi despacho, en otra gran  explanada con rectángulos muy majos pintados en el suelo que señalan dónde debes dejar el coche. Conciudadanos anónimos con no mucho respeto por las normas dejan sus  vehículos en el espacio  para circular incluso cuando el aparcamiento está  ocupado sólo al veinte por ciento.

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en explanada con docenas de espacios de estacionamiento libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en explanada con docenas de espacios de estacionamiento libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado en explanada con aparcamientos libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado en explanada con aparcamientos libres

Panorámica de espacios libres en explanada

Panorámica de espacios libres en explanada

Puede que la razón sea que el espacio no hábil donde han dejado su coche queda tres metros más cerca del bar. Caminar tres metros de más cuando uno puede marcar su individualidad caminando tres metros de menos puede llegar a ser muy inapropiado.

Esta foto de abajo es una zona de gran superficie en Cartagena. Como podéis comprobar, un conductor consideró que era una buena idea dejar el coche fuera de sitio, a pesar de las docenas de espacios de aparcamiento libres, sólo porque hacerlo así le permitía quedarse unos veinte metros más cerca de la entrada del establecimiento.

Vehículo mal aparcado en grandes almacenes

Vehículo mal aparcado en grandes almacenes

Estas fotos de abajo son del cementerio de Cartagena. Junto al mismo hay un descampado inmenso y normalmente vacío, pero los usuarios de estos vehículos prefirieron estacionarlos en zona prohibida sólo porque les pillaba unos sesenta metros más cerca.  

Vehículo estacionado en zona prohibida junto a un descampado donde se puede aparcar

Vehículo estacionado en zona prohibida junto a un descampado donde se puede aparcar

Vehículo mal estacionado junto a descampado vacío

Vehículo mal estacionado junto a descampado vacío

Explanada frente al cementerio

Explanada frente al cementerio

Todo un bonito experimento sociológico es lo que he podido presenciar a lo largo de los meses en el aparcamiento gratuito de Mercadona del pueblo donde vivo. Ved la misma tendencia señalada arriba: Los usuarios estacionan su coche, incluso cuando hay plazas de aparcamiento libres, fuera de los lugares señalados sólo porque de esta manera han de caminar veinticinco en lugar de treinta metros para acceder a la tienda.

Vehículo incorrectamente estacionado en el aparcamiento de Mercadona

Vehículo incorrectamente estacionado en el aparcamiento de Mercadona

Espacios libres en el aparcamiento de Mercadona

Espacios libres en el aparcamiento de Mercadona

El espacio junto a la entrada estaba destinado a carritos y no a aparcamiento. Para ello se puso la señal de prohibido aparcar y desde luego no se señalaron las plazas en el suelo. Pero qué significa esto para el intrépido español, que se mostraba indiferente a las normas y ocupaba uno y otro día ese espacio destinado a otra cosa.

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

La situación se prolongó hasta que la empresa se vio obligada a modificar el destino del espacio en cuestión y habilitarlo como aparcamiento. Ved cómo acaban de suprimir el disco de prohibido aparcar y han marcado las plazas de aparcamiento en el suelo.

Vehículo incorrectamente estacionado en Mercadona

Zona recién habilitada para aparcamiento

  Esto, lejos de constituir un signo del carácter indómito del español, es un peligroso indicio de que el español es un completo gilipollas con el que no se puede contar para nada colectivo, armónico ni estructurado simplemente porque las normas cívicas no le importan. Creo que una encuesta entre los propietarios de los coches de las anteriores fotografías mostraría sólo una variante entre las respuestas a la pregunta de por qué dejaron sus coches en espacio inhabilitado para ello cuando había plazas libres en el aparcamiento, a sólo unos metros: Unos dirían que porque les salió de los güevos y los otros que lo hicieron por sus cojones.

 En todos los casos anteriores, el problema no era el que vemos en las grandes ciudades, donde debes dejar el coche donde sea  porque no  hay sitio. El problema es que estas personas deciden ignorar las normas sobre convivencia por puro gusto. Pero no me malinterpretéis, que ni soy guardia municipal ni tengo autoridad para decirle a nadie lo que tiene que hacer. Las anteriores alusiones a gilipollas ni siquiera van destinadas a los propietarios de los vehículos en cuestión, sino a todo el cuerpo social, en el que me incluyo. En todo caso, podéis comprobar la diferencia entre la indisciplina de hacer fotos en la cueva y la de dejar el coche donde nos dé la gana. Como he adelantado, si todo el mundo hiciera fotos, no pasaría nada. Pero si todo el mundo dejara el coche donde tuviera por conveniente, no se podría circular.

No he estado nunca en Islandia, pero he viajado repetidamente a Alemania. Ese sentido gregario que tanto criticamos en los centroeuropeos incluye un respeto por las normas de convivencia que en el artístico, luminoso, creativo, chuli, individualista  e indisciplinado Mediterráneo no conocemos. Tal vez haya una causa remota para que Angela Merkel nos imponga a los mediterráneos sus criterios de cómo hacer las cosas en vez de ser los mediterráneos los que impongamos los nuestros a la interesada y demás  centroeuropeos. Tal vez esa causa remota consista en que como ciudadanos no nos respetamos unos a otros y que sufrimos una carencia para entender el sentido del grupo  y sus normas más elementales. Mirad qué acrónimo tan gracioso: P.I.G.S. Son la iniciales de Portugal, Italy, Greece y Spain, los países mediterráneos de  Europa. De forma especialmente desafortunada, el acrónimo coincide con la palabra inglesa pig, que la mayoría de vosotros sabrá  traducir sin mi ayuda. Sólo para el resto aclaro que esa  palabra significa cerdo, lo que ha dado lugar a un cachondeo sostenido en las instituciones de la unión Europea cuando los centroeuropeos se refieren a nosotros como los países cerdos.

Creo que hace como cien años que Don José Ortega y Gasset  escribió la rebelión de las masas, un título que tiene mucho que ver con nuestra situación porque describe lo que él llama el hombre-masa como un sujeto que cree tener muchos derechos y ninguna obligación y que sostiene opiniones sin criterio que se apoyan en su mera pertenencia a una masa.

Constato la pujanza que mantiene hoy el análisis de Ortega y tengo dudas de que el español anárquico, individualista y chulesco sea capaz de ceder para entenderse con otros y construir algo juntos (en este caso la lucha pacífica y constructiva contra el sistema en favor de una democracia auténtica).  El esfuerzo, el sacrificio, la energía, el entusiasmo, la generosidad y la ilusión de muchas  personas que luchan por la calidad de la democracia, los derechos de todos y la dignidad de las personas, deberíamos contagiarlo a todos. Y para ello tendríamos que entender que  la sociedad es o debería ser  un colectivo amable y estructurado y no una suma de individualidades dispersas donde cada uno hace lo que le sale de los güevos

A Cayo Julio César su mujer le puso los cuernos mientras estaba en su celebrada guerra de las Galias. Al regresar a Roma hubo un juicio público contra la adúltera en la que César declaró que su mujer era una santa. De ahí proviene el dicho de que la mujer del César no sólo debe ser pura, sino que además debe parecerlo.

De igual manera, para ser mejores que ellos no basta con decirlo. También debe parecerlo y sobre todo debe ser verdad y hacerse visible.  Así que reparemos en nuestras carencias, porque no son ni Rockefeller, ni Merkel, ni Botín los responsables de ese incivismo que nos inhabilita para lo grande.

José Ortega abogadodelmar@gmail.com

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a LA CALIDAD DEL HOMBRE (Y DE LA MUJER)

  1. juanmanuel dijo:

    Sin duda, y es Ley de leyes, el gobierno de cada país, la condición de sus gobernantes, de cualquier país del planeta, es fiel reflejo de sus gentes, es la resultante mayor de la condición de sus habitantes, tanto de sus seguidores como de sus detractores (las condición humana es idéntica en bandos distintos), y añadiría, cuanto más rebeldes, más reaccionarios y más exigentes, más reúnen esa misma condición. Por eso nada cambiará, sino cambiamos nosotros.

  2. Desgraciadamente he de darte la razón. A propósito de esta falta de civismo, de empatía y de solidaridad con los demás que nos caracteriza como pueblo mantuve ayer mismo una conversación con un amigo. Somos incapaces de sentirnos “sociedad” o “comunidad de ciudadanos” en la que cada uno debe luchar por el bien común, cosa que, al fin y a la postre, es lo mismo que luchar por el propio bien. Si no entendemos eso, estamos perdidos.

  3. Rosama Hevia dijo:

    No puedo menos que darte la razón. Completamente.
    El columnista, analista y escritor Cal Thomas dijo: “El verdadero cambio se produce transformando a las personas una por una, no ganando elecciones, porque nuestros problemas principales no son económicos ni políticos, sino morales y espirituales”.
    Esa transformación es trabajo de cada uno. Ardua tarea.

  4. Peña María dijo:

    No sé si mostrar mi opinión resultará conveniente. Primero porque no estoy de acuerdo en todo, y segundo porque no es todo como lo vemos.
    La percepción de las normas comunes no es la misma para todos del mismo modo que no todos somos iguales. Me explico. El hecho de que un conductor prefiera dejar su vehículo fuera del estacionamiento, responde a muchas cuestiones que no siempre son de caràcter incívico. Las normas están diseñadas para ser incumplidas ( desde mi punto de vista) En la autopista hay un limite de velocidad de 120 km/h, y quien puso esa norma la puso desde un despacho. No circuló por esas autopistas, no tuvo en cuenta la capacidad aumentada del parque móvil actual. Los carriles bicis ocupan un lugar para dar beneficios al ciclista en ciudades que no fueron diseñadas para este transporte. El ciclista se querella contra el conductor de vehículos a motor, por que tal vez ha entendido que él tiene derecho a circular por el asfalto, sin pensar que la Administración le ha otorgado un poder que no le pertenece. No sé si me explico, el poder mal otorgado, es siempre mal empleado. No pasa nada evidentemente si hago fotos en una cueva, porque entiendo que la cueva no es un bien privativo y por tanto me salto las normas. Le fastidio ( lo que yo creo que es un negocio) al de la cueva, porque quiere vender postales. Bueno, pero no aparcar bien en Mercadona equivale a decir que ustedes no lo hacen bien tampoco. Lo malo de todo esto, es que es más fácil enfrentarse al conciudadano dando por válida la norma impuesta, que al que hizo la norma en si. Qué tiene de malo incurrir en el incumplimiento de una norma? Sencillamente que los “del poder” entiendan que sus normas deben ser coherentes y lícitas del todo,y que facilitar un aparcamiento debe tener un consenso previo ( por norma los terrenos son de caràcter municipal) tooooooooooodos los ciudadanos que pagamos un impuesto, el de circulación al ayuntamiento, estamos lícitamente legitimados para ocupar el espacio del municipio, sin pagar y sin obligación de que nos marquen el territorio. De odas maneras, yo soy de las que ceden aparcamiento a aquellas personas que veo que tendrán dificultad, pero no porque me crea mejor que ellos o con más capacidad, sino porque lo veo desde otro punto de vista, NO SE LES HA TENIDO EN CUENTA DE ACUERDO A SUS NECESIDADES, y las mias no son las mismas. En fin, que las normas las pone el ciudadano, por eso debemos estar preparados y educados desde casa. Saludos

  5. miguel ángel dijo:

    Así es. Ardua tarea asumir responsabilidad en nuestros actos. De ahí que se dice: tenemos lo que merecemos. Mantengamos confianza en que la transformación humana hacia la hermandad está en acción.

  6. fractalio dijo:

    Cada vez veo más inviable la supuestamente deseada globalización. Si somos incapaces de entendernos en una comunidad de vecinos, difícilmente podremos hacerlo españoles con islandeses o chinos con mauritanos. Y cada vez con un entramado más inabarcable de normativas que por narices acaban siendo contradictorias. Creo que la globalización es a la humanidad lo que un master de postgrado a un recién nacido.

  7. Nicolsen dijo:

    La anarquía ni existe ni es posible en nuestro grado de evolución. Huelga decir por qué.
    Ni en la “pureza” de los antiguos humanos o de los pueblos indígenas está ausente la autoridad mediatica y organizadora. Ni aún de tratarse de grandes familias o tribus
    Puede que con los avances en educación, colaboración, y mutua convivencia confraternizada, más la cierta afinidad en la ciudadanía (Algo que en nuestro pais no se encuentra facilmente) el comportamiento sinérgico sea mayor. Pero a saber si la utópica anarquía será realizable alguna vez. El grado de colaboración creciente de los humanos necesita de una normativa.
    Por lo demás, sí que es posible la simplificación del tinglado que nos lleva. Y como dices, puede ser más simple y rápido de lo que pensamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s