OPINIONES DE LOS LECTORES SOBRE LA NOVELA EL ÁRBOL DE LA VIDA

@abogadodelmar

PULSA AQUÍ PARA IR A LA PÁGINA DE FACEBOOK DONDE SE PUBLICÓ ESTA OPINIÓN

Reseña de Beatrice:
Una hermosa, emocionante e intrigante historia que profundiza en las raíces de nuestras creencias más arraigadas y que me atrapó desde el comienzo. Con el exquisito estilo y la profundidad a los que nos tiene acostumbrados José Ortega, es una delicia para los sentidos y un acicate para el espíritu. He saboreado cada frase. Una gran novela.

 

PULSA AQUÍ PARA IR A LA PÁGINA DE AMAZON DONDE SE PUBLICARON ESTAS OPINIONES

5.0 de un máximo de 5 estrellasAdictiva trama, 19 de febrero de 2013Por

EstherVer todas las opiniones

Esta opinión es de: El árbol de la vida (Tapa blanda)

Aventuras de principio a fin,por fuera y por dentro. Me ha enganchado al grado que lo he leido en un par de días,rascando minutos de otros quehaceres. Plantea cuestiones profundas a traves del protagonista y de la trama, pertenecientes al pasado, presente y futuro, y que no dejan indiferentes a quienes ven mas allá del solo entretenimiento. Trepidante intriga.

5.0 de un máximo de 5 estrellas

Excelente combinación de aventura y antropología., 31 de diciembre de 2012

Por

estambre (Spain) – Ver todas las opiniones

Esta opinión es de: EL ÁRBOL DE LA VIDA (Versión Kindle)

A medio camino entre los thriller de trasfondo religioso de Dan Brown y la incisividad de “La Tournè de Dios” de Enrique Jardiel Poncela. Sin desmerecer de uno ni de otro (y sin parecerse). Un libro original, trascendente, poético y muy entretenido.

La mayoría de autores literarios escriben exclusivamente desde su imaginación. No han vivido aquello de lo que hablan.

Cuando se sigue un poco la trayectoria profesional de José Ortega, se percibe de inmediato que los referentes culturales, personajes, escenas y sentimientos que aparecen en esta novela, son reflejo de las vivencias del autor, lo que les otorga una contundencia especial. Son tanto más vívidos en cuanto que han sido vividos.

La gloria o miseria de estos personajes es la de seres humanos reales que han pasado y pasan por su vida. Su visión del mundo (ya sea cruda y pintoresca, o noble e idealista) está filtrada por una perspectiva tan holística y tan original como la de José.

El Árbol de la Vida es una obra que busca las raíces de la cultura contemporánea, las encuentra y nos las presenta de forma sumamente sutil, bella, actual y crítica.

Un libro que seguro leerás más de una vez.

5.0 de un máximo de 5 estrellas

Un secreto amenaza con sacudir el mundo, 21 de diciembre de 2012

Por

RosamaVer todas las opiniones

Esta opinión es de: EL ÁRBOL DE LA VIDA (Versión Kindle)

Un arqueólogo ingenuo y sensible que huyendo de una vida gris inicia un viaje en busca de de la incertidumbre y la aventura. Una historia fascinante que nos adentra en los entresijos del poder que domina el mundo. Un mundo en el que todo puede ser mentira y en el que la única verdad es que “estamos en guerra, en una guerra que cada uno debemos librar en nuestra conciencia. Una guerra que la Humanidad está perdiendo”.

José Ortega con su deliciosa forma de escribir nos dice lo que tiene que decir, lo que piensa y lo que siente. Una crítica realista del mundo que nos ha tocado vivir y de los inquietantes peligros que nos acechan.

4.0 de un máximo de 5 estrellas

Inquietante, 18 de diciembre de 2012

Por

lysVer todas las opiniones

Esta opinión es de: EL ÁRBOL DE LA VIDA (Versión Kindle)

Con el descubrimiento de una tablilla en una excavación en Irak como punto de partida, historias de amor -o no- que se intercalan y desvanecen, una impecable descripción de personajes y escenarios,… éste libro es en realidad una llamada de atención al lector, alertándole de que en el mundo en el que vive, nada es lo que parece y lo que importa no se ve, pues tras los hilos invisibles que lo gobiernan, se libra la eterna lucha entre el bien y el mal.

5.0 de un máximo de 5 estrellas

Esplendido!, 24 de marzo de 2013

Por

SaraVer todas las opiniones

Esta opinión es de: El árbol de la vida (Tapa blanda)

Me he deleitado leyendo El árbol de la vida. Hacia mucho tiempo que ningún libro conseguía revivir en mi las ansias de leer , de perder la noción del tiempo entre sus páginas .

La trama te mantiene alerta de princio a fin, no puedes pensar en otra cosa .

La forma de escribir te envuelve, te atrapa, no puedes parar de leer y a la vez no quieres que termine , no quieres cerrar el libro, quieres que sea eterno. Explendido .

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

LA CALIDAD DEL HOMBRE (Y DE LA MUJER)

@abogadodelmar

Los banqueros son malos. Los políticos son malos. Los  gobiernos son malos. El Nuevo Orden Mundial es malo. Todos juntos abusan de nosotros y nos tratan como ganado, sí es cierto, muy bien. Nuestra transformación en esclavos es un proceso visible y próximo  a tocar meta, de acuerdo.

¿Pero nosotros mismos cómo somos? Tenemos que mejorar la calidad de la democracia, pero ¿qué hacemos con la calidad del ciudadano?

Le cuento a mi amiga Carmen que si el precedente de Islandia, que  si la revolución islandesa, que si tal y que si cual ¿Y sabéis qué me contesta? Que ella ha estado allí y ha  comprobado que  los niveles de honestidad y conciencia ciudadana son ligeramente distintos a los nuestros. Un día dejó el hotel muy temprano y no había nadie en recepción. Para pagar la cuenta todo lo que había que hacer era dejar el dinero en una caja. Era una caja abierta llena de billetes en la que ningún islandés osaba meter la mano.

No sé si alguien piensa que esa situación sería posible en los países del sur. Yo creo que no.   Lo que pasa aquí es muy distinto. Los políticos corruptos salen de nuestro barrio, no de un laboratorio  ni de otro planeta. Son como nosotros, o nosotros como ellos. Quién  sabe qué haríamos si estuviéramos en su lugar.

La vida cotidiana proporciona ejemplos triviales pero muy expresivos de la insana anarquía en la que nos gusta vivir. Entendedme bien: El anarquismo es una forma de convivencia en la que la autoridad está de más porque cada quisqui es lo bastante responsable como para hacer lo que debe respetando al otro y no necesita reyes, policías ni Boletín Oficial del Estado. Muy distinta es la ausencia de espíritu cívico que se resume en desatender las normas por puro individualismo.

Personalmente considero que la obediencia ciega es más propia de legionarios y monjes de clausura que del ciudadano libre, y por tanto no me siento inclinado a obedecer sólo porque está mandado. Pongamos por ejemplo las cuevas de San José, En Vall de Uxó (Castellón): En su interior está prohibido hacer fotos, pero el único motivo es que el gestor de la cueva desea vender postales. Las fotografías de los visitantes no van a deteriorar el entorno ni a producir ningún perjuicio. Pagué mi entrada y una vez en el interior hice fotos porque quise hacerlas. Un usuario amante de la disciplina que debía ser policía o militar me puso de vuelta y media por ello, pero no me convenció de que estaba haciendo mal. Imaginemos que todo el mundo hubiera hecho fotos: ¿Qué habría pasado? Nada.

Creo que esa actitud es  muy distinta de ese individualismo chulesco que nos pierde y nos inhabilita para construir cosas en común. Cosas grandes, bellas y que funcionen. Quizá sea justamente esa inhabilidad lo que nos conduce a nuestra ridícula necesidad de líderes que nos guíen, nos cuiden y nos sacudan cuando obramos mal.

Como todo el mundo sabe, uno de los más símbolos más evidentes de la individualidad es el automóvil. El modelo que conducimos, la forma en la que lo conducimos y lo que hacemos cuando tenemos que aparcarlo, muestra cómo somos. Si os parece voy a poner unos ejemplos.

Voy al cine, a uno de esos inventos de multiocio.  Dejo el coche en un aparcamiento del tamaño de varios campos de fútbol prácticamente vacío y camino hacia las taquillas atravesando una calle estrecha y mal iluminada. La acera es impracticable: Está ocupada por coches mal estacionados, por lo que me veo obligado a caminar sobre el asfalto con peligro de ser atropellado por un conductor que no me vea.

Vehículos aparcados sobre la acera en centro de ocio

Vehículos aparcados sobre la acera en centro de ocio

Al aproximarme al edificio principal, contemplo el  espectáculo castizo de unos cuantos vehículos estacionados muy indebidamente fuera de los espacios señalados para aparcar.

Vehículo estacionado fuera de las zonas indicadas en centro de ocio

Vehículo estacionado fuera de las zonas indicadas en centro de ocio

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en zona de ocio

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en zona de ocio

¿Por qué estos conciudadanos nuestros decidieron dejar sus respectivos coches aparcados fuera de sitio en vez de dejarlos en la más que espaciosa explanada destinada a ello? Entiendo que porque deseaban marcar su individualidad y si acaso caminar cien metros menos de camino a las taquillas. No olvidemos la inentendible querencia del español a distinguir el éxito del fracaso en la vida en función de lo cerca que pueda aparcar del lugar a donde va.

Es la misma situación que se repite delante de mi despacho, en otra gran  explanada con rectángulos muy majos pintados en el suelo que señalan dónde debes dejar el coche. Conciudadanos anónimos con no mucho respeto por las normas dejan sus  vehículos en el espacio  para circular incluso cuando el aparcamiento está  ocupado sólo al veinte por ciento.

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en explanada con docenas de espacios de estacionamiento libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado para ello en explanada con docenas de espacios de estacionamiento libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado en explanada con aparcamientos libres

Vehículo estacionado fuera del espacio habilitado en explanada con aparcamientos libres

Panorámica de espacios libres en explanada

Panorámica de espacios libres en explanada

Puede que la razón sea que el espacio no hábil donde han dejado su coche queda tres metros más cerca del bar. Caminar tres metros de más cuando uno puede marcar su individualidad caminando tres metros de menos puede llegar a ser muy inapropiado.

Esta foto de abajo es una zona de gran superficie en Cartagena. Como podéis comprobar, un conductor consideró que era una buena idea dejar el coche fuera de sitio, a pesar de las docenas de espacios de aparcamiento libres, sólo porque hacerlo así le permitía quedarse unos veinte metros más cerca de la entrada del establecimiento.

Vehículo mal aparcado en grandes almacenes

Vehículo mal aparcado en grandes almacenes

Estas fotos de abajo son del cementerio de Cartagena. Junto al mismo hay un descampado inmenso y normalmente vacío, pero los usuarios de estos vehículos prefirieron estacionarlos en zona prohibida sólo porque les pillaba unos sesenta metros más cerca.  

Vehículo estacionado en zona prohibida junto a un descampado donde se puede aparcar

Vehículo estacionado en zona prohibida junto a un descampado donde se puede aparcar

Vehículo mal estacionado junto a descampado vacío

Vehículo mal estacionado junto a descampado vacío

Explanada frente al cementerio

Explanada frente al cementerio

Todo un bonito experimento sociológico es lo que he podido presenciar a lo largo de los meses en el aparcamiento gratuito de Mercadona del pueblo donde vivo. Ved la misma tendencia señalada arriba: Los usuarios estacionan su coche, incluso cuando hay plazas de aparcamiento libres, fuera de los lugares señalados sólo porque de esta manera han de caminar veinticinco en lugar de treinta metros para acceder a la tienda.

Vehículo incorrectamente estacionado en el aparcamiento de Mercadona

Vehículo incorrectamente estacionado en el aparcamiento de Mercadona

Espacios libres en el aparcamiento de Mercadona

Espacios libres en el aparcamiento de Mercadona

El espacio junto a la entrada estaba destinado a carritos y no a aparcamiento. Para ello se puso la señal de prohibido aparcar y desde luego no se señalaron las plazas en el suelo. Pero qué significa esto para el intrépido español, que se mostraba indiferente a las normas y ocupaba uno y otro día ese espacio destinado a otra cosa.

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

Vehículos indebidamente estacionados junto a la entrada de Mercadona

La situación se prolongó hasta que la empresa se vio obligada a modificar el destino del espacio en cuestión y habilitarlo como aparcamiento. Ved cómo acaban de suprimir el disco de prohibido aparcar y han marcado las plazas de aparcamiento en el suelo.

Vehículo incorrectamente estacionado en Mercadona

Zona recién habilitada para aparcamiento

  Esto, lejos de constituir un signo del carácter indómito del español, es un peligroso indicio de que el español es un completo gilipollas con el que no se puede contar para nada colectivo, armónico ni estructurado simplemente porque las normas cívicas no le importan. Creo que una encuesta entre los propietarios de los coches de las anteriores fotografías mostraría sólo una variante entre las respuestas a la pregunta de por qué dejaron sus coches en espacio inhabilitado para ello cuando había plazas libres en el aparcamiento, a sólo unos metros: Unos dirían que porque les salió de los güevos y los otros que lo hicieron por sus cojones.

 En todos los casos anteriores, el problema no era el que vemos en las grandes ciudades, donde debes dejar el coche donde sea  porque no  hay sitio. El problema es que estas personas deciden ignorar las normas sobre convivencia por puro gusto. Pero no me malinterpretéis, que ni soy guardia municipal ni tengo autoridad para decirle a nadie lo que tiene que hacer. Las anteriores alusiones a gilipollas ni siquiera van destinadas a los propietarios de los vehículos en cuestión, sino a todo el cuerpo social, en el que me incluyo. En todo caso, podéis comprobar la diferencia entre la indisciplina de hacer fotos en la cueva y la de dejar el coche donde nos dé la gana. Como he adelantado, si todo el mundo hiciera fotos, no pasaría nada. Pero si todo el mundo dejara el coche donde tuviera por conveniente, no se podría circular.

No he estado nunca en Islandia, pero he viajado repetidamente a Alemania. Ese sentido gregario que tanto criticamos en los centroeuropeos incluye un respeto por las normas de convivencia que en el artístico, luminoso, creativo, chuli, individualista  e indisciplinado Mediterráneo no conocemos. Tal vez haya una causa remota para que Angela Merkel nos imponga a los mediterráneos sus criterios de cómo hacer las cosas en vez de ser los mediterráneos los que impongamos los nuestros a la interesada y demás  centroeuropeos. Tal vez esa causa remota consista en que como ciudadanos no nos respetamos unos a otros y que sufrimos una carencia para entender el sentido del grupo  y sus normas más elementales. Mirad qué acrónimo tan gracioso: P.I.G.S. Son la iniciales de Portugal, Italy, Greece y Spain, los países mediterráneos de  Europa. De forma especialmente desafortunada, el acrónimo coincide con la palabra inglesa pig, que la mayoría de vosotros sabrá  traducir sin mi ayuda. Sólo para el resto aclaro que esa  palabra significa cerdo, lo que ha dado lugar a un cachondeo sostenido en las instituciones de la unión Europea cuando los centroeuropeos se refieren a nosotros como los países cerdos.

Creo que hace como cien años que Don José Ortega y Gasset  escribió la rebelión de las masas, un título que tiene mucho que ver con nuestra situación porque describe lo que él llama el hombre-masa como un sujeto que cree tener muchos derechos y ninguna obligación y que sostiene opiniones sin criterio que se apoyan en su mera pertenencia a una masa.

Constato la pujanza que mantiene hoy el análisis de Ortega y tengo dudas de que el español anárquico, individualista y chulesco sea capaz de ceder para entenderse con otros y construir algo juntos (en este caso la lucha pacífica y constructiva contra el sistema en favor de una democracia auténtica).  El esfuerzo, el sacrificio, la energía, el entusiasmo, la generosidad y la ilusión de muchas  personas que luchan por la calidad de la democracia, los derechos de todos y la dignidad de las personas, deberíamos contagiarlo a todos. Y para ello tendríamos que entender que  la sociedad es o debería ser  un colectivo amable y estructurado y no una suma de individualidades dispersas donde cada uno hace lo que le sale de los güevos

A Cayo Julio César su mujer le puso los cuernos mientras estaba en su celebrada guerra de las Galias. Al regresar a Roma hubo un juicio público contra la adúltera en la que César declaró que su mujer era una santa. De ahí proviene el dicho de que la mujer del César no sólo debe ser pura, sino que además debe parecerlo.

De igual manera, para ser mejores que ellos no basta con decirlo. También debe parecerlo y sobre todo debe ser verdad y hacerse visible.  Así que reparemos en nuestras carencias, porque no son ni Rockefeller, ni Merkel, ni Botín los responsables de ese incivismo que nos inhabilita para lo grande.

José Ortega abogadodelmar@gmail.com

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

DECODIFICANDO EL SISTEMA: CÓMO ACABAR CON LA DICTADURA BIPARTIDISTA

@abogadodelmar

PUBLICADO EN OTRO MUNDO ES POSIBLE

Cuando trabajaba en Antropología Cultural aprendí a reconocer la ansiedad del hombre primitivo, o mejor prehistórico, ante el misterio del universo, y a reconstruir su proceso mental de inferencia para obtener leyes generales a partir de unos cuantos datos de la experiencia. Por esa vía llegué a comprender, entre otras cosas, que el movimiento aparente del sol alrededor de la tierra dio lugar no a una creencia, sino a un sistema de ellas que se fue prolongando como una retícula hasta llegar a la novela El Exorcista, cuando las palabras del Maligno sólo son comprensibles al grabarlas en cinta y reproducirlas al revés, y hasta llegar también al equívoco término siniestro, que aunque sólo significa que alguien se conduce con la mano izquierda, es un adjetivo vinculado en forma poco definida al mundo de las tinieblas.

El hombre prehistórico se lanzó a la tarea de identificar y aislar las claves que gobernaban el movimiento de los astros y los ciclos de las estaciones, y a partir de esas claves que creyó descubrir, elaboró ciertas leyes que creía que eran las que efectivamente ordenaban el universo visible.

Una de las diferencias entre el hombre prehistórico y el hombre moderno, además de los niveles de colesterol, es que si bien ambos experimentan la necesidad de saber, el primero no sufría interferencias en sus procesos mentales. A nosotros, en cambio, nos cuenta pensar a consecuencia del exceso interesado de información que coloniza nuestra mente como legiones de okupas no autorizados.

Para resolver esto es preciso imitar la empresa del hombre prehistórico atisbando el cielo en busca de las claves. Debemos mirar alrededor y tratar de ver más allá de la ya famosa pantalla del mundo ficticio que el sistema nos proporciona totalmente gratis para que creamos que somos felices y que todo está bien. Este trabajo es imprescindible para cambiar las cosas. No es suficiente decir que no, ni repetir que esto no nos gusta o aquello no lo queremos. Para cambiar el sistema es preciso saber cómo funciona.

¿Cómo funciona el bipartidismo? Con dinero. Con mucho dinero. Entre cuatro o cinco podríamos fundar un partido político que cambiara la sociedad para bien, pero esto es imposible porque carecemos de ese dinero.

¿Por qué es necesario ese dinero? Principalmente para financiar unas campañas electorales, que suelen ser carísimas.

¿Por qué las campañas electorales son caras? No existe ningún motivo derivado de la necesidad de hacer llegar el mensaje electoral. Simplemente las campañas son caras porque los partidos quieren que lo sean.

¿Por qué los partidos quieren que las campañas electorales sean caras? Porque sólo de esa manera pueden asegurarse la hegemonía, ya que ellos tienen dinero y nosotros no.

¿Habéis visto un mitin o una convención del partido demócrata o de sus amigos republicanos? ¿Habéis visto esos globitos flotando, esos focos, esos auditorios, esa megafonía, todo eso? ¿Alguien piensa que es posible hacer política en Estados Unidos (y por extensión en cualquier otro país) afuera de esos dos partidos? Pues no. A la democracia le sucede lo que al Movimiento Nacional del general Franco: Que si quieres ser alcalde, presidente de diputación, ministro o algo parecido, o entras por los cauces oficiales o ni te canses.

Una campaña electoral, y el mundo de la política en general, es como un club selecto al que tú no puedes pertenecer porque no puedes permitirte pagar las cuotas. Todo lo que se hace en ese club lo puedes hacer tú lo mismo que lo hacen sus miembros: Sentarse en un sofá, pedir una bebida y conversar. Pero ellos se aseguran de que sólo puedan entrar los ricos. También tú puedes hacer política y podrías gobernar el país haciendo lo mismo que hacen ellos, pero no puedes porque se han ocupado de que la política sea un club privado por el sencillo procedimiento de imponer unas cuotas de ingreso prohibitivas. Esas cuotas de ingreso, en política, son los desmesurados costes de toda campaña electoral.

Hace falta un trabajo primero de análisis y posteriormente de decodificación del sistema para traer de vuelta la democracia (si es que alguna vez estuvo aquí). Un análisis de las claves que mantienen activo y saludable el bipartidismo podría ser el anterior: Esa pujanza se debe a la absoluta imposibilidad de que pueda llegar a la sociedad el mensaje de otros partidos nuevos por falta de dinero.

Si nos pusiéramos al consiguiente trabajo de decodificación, la cosa resulta simple: Para que la democracia sea verdad, hay que suprimir el gasto en las campañas electorales. Ya he contado muchas veces cómo habría que hacer estas campañas: Sin invertir un céntimo (más o menos) y a través de espacios gratuitos en radios y televisiones públicas y privadas (aprovechando que el espacio radioeléctrico es público). Sólo entonces se convertiría en realidad el estupendo propósito de que triunfen las mejores ideas y no los talonarios de cheques más espesos.

Es por esto por lo que he propuesto en mi texto de reforma de la Constitución una imposición de austeridad en la campañas electorales y por esto también os invito a propagar esta propuesta, introducirla en el debate, refinarla y si puede ser llevarla a buen fin. Como sabéis, la reforma de la Constitución está condensada en el Manifiesto 2012 (www.m2012.es).

La democracia, por definición, es imprevisible. Cualquiera que convenciera a la mayoría podría vencer en unas elecciones y gobernar según sus principios y su programa. Pero tendréis que convenir conmigo en que esa imprevisibilidad es como azúcar en el carburador de un sistema que necesita que los políticos sean sus muñecos dúctiles y maneables. Los bancos, las farmacéuticas, petroleras, fabricantes de armas y demás gremios de gente honesta, necesitan que esos muñecos les garanticen una sociedad a la medida de sus necesidades de enriquecimiento bestial. Por tanto, no se pueden permitir las sorpresas de una democracia auténtica.

Por esto, no se trata de un problema de los políticos. Los políticos no son nada. Son tristes muñones de madera podrida repitiendo discursos rancios. Ni siquiera son los políticos los responsables de las listas cerradas ni de la ausencia de toda democracia interna en sus partidos. Sus amos no les permiten sorpresas tampoco dentro de casa en forma de líderes elegidos por las bases o diputados elegidos por el pueblo. Todo esto viene de arriba.

Vamos a dejar ya de repetir que si Rajoy debe dimitir, que si Zapatero era medio tonto y que si Rubalcaba es un Rasputín: No son nadie. Tienen capacidad de hacernos llorar, pero son los chicos de los recados de la dictadura mundial. Es mejor que utilicemos la energía para analizar, decodificar y sobre todo unir. La prohibición de gasto en las campañas electorales como fórmula para liquidar la dictadura bipartidista es sólo una de las propuestas de la reforma de la Constitución que escribí hace ya tiempo, pero ese texto lo someto también a debate y mejora. Pero hagámoslo. Lo peor es la indiferencia.

Están surgiendo como rosquillas partidos, asociaciones, plataformas, grupos y colectivos críticos con el sistema. Todos están destinados a unirse en una gran plataforma que vaya a las elecciones para ganarlas, pero esa unión no se va a producir por el mismo mecanismo por el que el campo florece en primavera, es decir, por naturaleza. Es necesario impulsar ese proceso y trabajar para él. El colectivo inorgánico Manifiesto 2012 ya ha dado un primer ejemplo al firmar un acuerdo de colaboración con el partido Alianza Blanca, que promueve la espiritualidad y la ética en la actividad política y que también ha adoptado en su programa la Economía del Bien Común.

El inmenso vacío que están dejando los siervos del sistema en la arena electoral puede ser recogido por un partido democrático sólo si nosotros somos capaces de hacer algo tan simple como ponernos de acuerdo. No hace falta ser héroes, ni desangrarse en la barricada, ni asumir tareas insuperables: Sólo hace falta ponerse de acuerdo.

José Ortega

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

KHOL VUELVE A VIVIR

@abogadodelmar

Con 17 años salté a poner un tapón en un partido de baloncesto y al caer noté un dolor muy agudo tras la rodilla derecha. Tardé siete años en encontrar un médico que me supiera decir que me había roto los ligamento cruzados.

Con 25 años accedí a que mi amigo Ismael, a la sazón traumatólogo, me pusiera una calza de escayola para ver si se recuperaba aquella rodilla, y con ello pude hacer el parón imprescindible para lo que quería hacer. Y lo que quería hacer era algo grande y desafiante.

Fue un mes de enero frío, soleado y con el aire quieto. Por la mañana me demoraba en el jardín tomando café mientras leía mitología y después de comer me encerraba en mi habitación con un té de arándanos que había traído mi hermana de la isla británica y escribía a mano.   Había instalado como gran mesa de trabajo una puerta sobre caballetes y de ahí no me sacaba nadie hasta altas horas de la madrugada. A la mañana siguiente me arrastraba de nuevo al jardín con ayuda de la muleta y volvía a leer mitología, y así durante todo aquel mes tan peculiar de mi vida.

Qué desafío para una joven criatura escribir una novela sobre el mito de Gilgamesh, respetando el texto pero imaginando nuevas aventuras para rellenar las muchas líneas perdidas en las tablillas cuneiformes que no hemos llegado a conocer. Gilgamesh y la muerte se llamó aquella obra, en honor a la preocupación principal del héroe atormentado. La acabé en septiembre de aquel mismo año, después de flipar mucho al transportarme a mí mismo a los mundos imaginarios que había creado.

portada gilgamesh

En el verano del año siguiente mi amigo Lorenzo me llamó a Águilas para mostrarme un hallazgo arqueológico que él creía relacionado con cultos religiosos, y a su vista experimenté la necesidad de escribir nuevas aventuras de Gilgamesh, aquel joven rebelde que había vagado en busca de la inmortalidad.

¿Cómo sería su comportamiento veinte años después de sus primeras aventuras? Allí mezclé todo lo que sabía y sentía en aquel tiempo, en especial la nostalgia por los mundos mágicos que se perdieron al nacer el monoteísmo, pero también la obsesión de algunos personajes que, como Calígula, se creyeron el nuevo dios anunciado por las profecías en vísperas del nacimiento de Jesús. El Príncipe Pálido es esta novela sobre un joven perfecto en belleza, invencible en la guerra y con un destino aciago.

Captura de pantalla 2013-04-21 a la(s) 21.45.07

  Aquellas nuevas aventuras estaban vinculadas a aquel santuario prehistórico y a los demás espacios de Águilas que conocía. Todo lo profano lo transformé en sagrado. Lo que era cotidiano lo volví escenario de una epopeya. El paisaje de los hombres se tornó en mundo de los dioses.

Dos años más tarde escribí sobre el héroe más ingenuo, noble y dulce que podáis imaginar, Idar Dorainn. Imaginé la forma y el momento en el que fue concebido, su nacimiento, crianza y transformación en un guerrero inolvidable. Imaginé el amor que sintió por una mujer de quien la profecía dijo que había de causar dolor y muerte a causa de su belleza y describí cómo mantuvo los ideales en su vida adulta.

Siempre he procurado ver más allá. Iba con mis amigos a la playa de La Carolina,  bordeada de escarpes de arenisca arcillosa muy erosionados,  y veía allí mundos que nunca habían existido. Cada minuto que pasé en aquellas playas fue un tiempo de maduración de la semilla que luego iba a convertirse en La Piedra Resplandeciente.

Captura de pantalla 2013-04-21 a la(s) 21.46.13

Escribí una trilogía muy vinculada a las playas, las cuevas, los promontorios, los cabos y los espacios secretos de esa localidad llamada Águilas sin que sus habitantes, lectores y gobernantes me hicieran el menor caso ni mostraran interés, con excepciones clamorosas que agradezco. No importa: Se trata de un asunto entre el paisaje y yo. Con esto me ha pasado lo mismo que cuando me he dejado el alma por defender como abogado a personas que luego me han apuñalado. He tenido que reconocer que se trataba de un asunto entre el ideal de justicia y yo que ni siquiera tenía que ver con esas personas.

En este día recuerdo a una mujer que leyó la trilogía entera mientras velaba en el hospital a su marido agonizante, al músico que compuso un tema de excepcional belleza inspirado en Gilgamesh y la muerte y en otras personas que han quedado marcadas por la triogía.

KHOL es su título común. La palabra designa a una raza de dragones y quiere simbolizar la evolución,  el cambio continuo y en cierto sentido la iniciación. Hace unos años preparé un documental sobre la obra. Lo podéis ver aquí:

 Después de pasar por las librerías con FUNDAMENTOS sin que el editor se preocupara ni un poco de su destino, por fin la trilogía está disponible para todos en amazon. Para conseguir los libros, podéis pulsar sobre ellos y el vínculo os llevará a la página correspondiente.

Aquí tenéis la página de Facebook:

Captura de pantalla 2013-04-21 a la(s) 22.04.38

Hoy es un día especial en el que compruebo que la diferencia entre las ilusiones que experimentaba aquel lejano mes de enero y las que siente el hombre que soy ahora no existe. Aspiro a compartir con vosotros la inquietud de Gilgamesh, la locura de Ilene el Joven y la nobleza de Idar Dorainn.

Gracias a las ilustraciones y a la maquetación de Beatriz Navarro y al impulso de ciertas lectoras que me animan, KHOL vuelve a vivir.

José Ortega

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

UN TRIUNFO DE ARS ADVOCATS PARA TODA LA SOCIEDAD

@abogadodelmar

Da gusto cuando los abogados entienden que se deben a una función social y a la sociedad. Y más aún cuando además de entenderlo, lo llevan a buen fin. Esto es lo que han hecho estos compañeros, a los que felicito.

Leed su artículo aquí:

https://arsadvocats.wordpress.com/2013/04/15/sobreseimiento-de-procedimiento-hipotecario-por-disfuncion-registral-del-titulo-ejecutivo-2/

SOBRESEIMIENTO DE PROCEDIMIENTO HIPOTECARIO POR DISFUNCION REGISTRAL DEL TITULO EJECUTIVO

Recientemente recayó en este despacho la tramitación de una Ejecución Hipotecaria instada por entidad financiera que no era la titular resgitral del título ejecutivo, por ser entidad cesionaria del mismo. Ante ello, decidimos oponernos poniéndolo de manifiesto y solicitando la nulidad de lo actuado.

La Ley de Enjuiciamiento Civil configura la ejecución de la hipoteca inmobiliaria como un proceso de ejecución dineraria con algunas particularidades, caracterizado por la limitación de las causas de oposición del deudor a la ejecución y supuestos de suspensión. Se regulan procesos de ejecución de créditos garantizados con hipoteca, lo que refuerza su carácter jurisdiccional.

El Tribunal Constitucional ha considerado en diversas resoluciones que se trata de un procedimiento especial de ejecución, y que es un procedimiento de base estrictamente registral: la hipoteca se constituye en escritura pública y se inscribe en el Registro de la Propiedad; dicha inscripción tiene carácter constitutivo, por lo que la contradicción en sentido amplio del término y la defensa frente a las pretensiones del acreedor, no solamente están garantizados por el declarativo ordinario, sino que lo están durante la vida de la hipoteca, por lo que se puede llamar procedimiento registral al que permite al deudor oponerse a la inscripción o la cancelación de la hiptoeca cuando concurran los requisitos para ello.

Por lo que se observa que, favorecida la posición del acreedor en la regulación del procedimiento de ejecución hipotecaria, está compensada con la garantía resgistral que la ley concede al deudor para incidir en el nacimiento, subsistencia y extinción del título.

Por otro lado, al amparo del Real Decreto-Ley 9/2009, de 26 de Julio, se creó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria con la finalidad de gestionar los procesos de reestructuración de entidades de crédito y contribuir a reforzar los recursos propios de las mismas, en los términos establecidos en el presente real decreto-ley. Muchas entidades bancarias se acogieron a esta reestructuración, cediendo en bloque su negocio jurídico (entre el que están los préstamos hipotecarios) a la entidad bancaria de nueva creción (por ejemplo, se constituyó la Caixa d’Estavis Unió de Caixes de Manlleu, Sabadell i Terrassa, donde quedó cedido en bloque el patrimonio social de las entidades fusionadas Caixa d’Estalvis Comarcal de Manlleu, Caixa d’ Estalvis de Sabadell i Caixa d’ Estalvis de Terrassa, recibiendo el nombre de UNNIM BANC).

Según el Artículo 149 de la Ley Hipotecaria, son tres los requisitos exigidos para que tenga plenos efectos la cesión del crédito garantizado con hipoteca:

a) el otorgamiento del contrato en escritura pública
b) notificación del contrato al deudor
c) inscripción de la escritura de cesión en el Registro de la Propiedad.

No parece que las especiales características del procedimiento de ejecución hipotecaria realizado de forma directa sobre los bienes inmuebles hipotecados y que han sido reconocidas de forma reiterada por el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo y la Dirección General de los Registros y del Notariado permitan la ejecución por la especial vía de los Artículos 681 a 689 de la LEC cuando ya se ha inscrito. La falta de una fase contenciosa en el procedimiento, dado que el procedimiento de ejecución directa contra los bienes hiptoecados sólo podrá ejecitarse como realización de una hipoteca inscrita, y dado su carácter constitutivo sobre la base del contenido, en el asiento respectivo no se compaginan bien con la falta de inscripción. El carácter formalista de la ejecución hipotecaria implica que se pueda apreciar lo que convenga en relación al documento que implica el nacimiento del presente procedimiento el cual no tiene base registral. La imposibilidad en su apreciación implicaría la vulneración del Artículo 130 de la LH que exige que el procedimiento se sustancie sobre la base de los extremos contenidos en el asientos respectivos.

La no inscripción del crédito hipotecario a favor del actual titular del mismo podría implicar que el Registrador de la Propiedad no procediera a la inscripción del decreto de adjudicación y la cancelación de la hipoteca ejecutada por no existir tracto sucesivo.

El Artículo 688 de la LEC establece que, no inscrita la cesión, no se podrá continuar la ejecución emprendida por el cesionario no inscrito ya que no se podrá certificar que la hipoteca en favor del ejecutante se halla subsistente.

Conviene recordar que nos encontramos en el marco de un proceso de ejecución de titulo no judicial en el que el carácter sumario y con limitadas causas de oposición de esta clase de procesos debe comportar un control estricto de los títulos que pueden dar lugar a la misma. El rigor y la exigencia han de ser mayores cuando se trata de ejecución sobre bienes hipotecados, en que son más limitadas todavía las causas de oposición admisibles y ni siquiera hay traba previa, sino directamente enajenación del inmueble sujeto a la garantía si el deudor no procede al pago. En este sentido, se dice en la Sentencia del Tribunal Supremo núm. 1159/2004 de 3 Diciembre (RJ\ 2004\ 7913) que es doctrina jurisprudencial la que sienta: “como principio general el del rigor formal del procedimiento judicial de ejecución hipotecaria, que su extraordinaria limitación de cognición procesal exige en contrapartida una escrupulosa observancia de los requisitos formales legalmente establecidos “.

La STS núm. 105/2007 de 7 Febrero (RJ\ 2007\ 780) reitera el criterio que acaba de transcribirse y añade, en relación con el rigor en la observancia de los trámites y formalidades legales que, teniendo en cuenta la naturaleza del proceso de ejecución, “ha de ajustarse formalmente al cumplimiento de las mismas en función de la precariedad de medios que tiene el deudor para su defensa “.

La doctrina legal a que acaba de hacerse referencia es tan aplicable al trámite procesal como al rigor en la exigencia de que el contenido del título aportado se ajuste, objetiva y subjetivamente, al derecho de ejecución que pretende ejercitarse. Es preciso advertir que no se pone en duda en estos casos la existencia del derecho de crédito que pueda ostentar la entidad financiera frente a los prestatarios contra quienes formula la demanda, en la medida en que no presenta dificultad el reconocimiento de que el préstamo concedido por la entidad cedente forma parte de las relaciones jurídicas de la entidad relativas a su actividad financiera.

Lo único que se cuestiona es si ha sido correcta la incoación del singular proceso de ejecución hipotecaria en base a los títulos y certificación registral obrante en los autos. Aunque la inscripción de la hipoteca en el Registro de la Propiedad tiene carácter constitutivo (Art. 145 LH , entre otras, STS de 18 de Octubre de 2007 -ROJ: STS 6432/2007), lo cierto es que ningún precepto establece con claridad que la efectividad de la cesión de la garantía real de hipoteca requiera asimismo la inscripción registral de la que, por lo tanto, no es posible afirmar que tenga carácter constitutivo. Pero sí cabe sostener que, si no la cesión del crédito, sí requiere la inscripción registral la transmisión de la garantía para que pueda realizarse la misma mediante el singular proceso de ejecución hipotecaria, opinión que viene avalada por la redacción de los preceptos legales que se citarán mas adelante. Téngase en cuenta que no es posible la tramitación de un proceso de ejecución hipotecaria en base a un título en el que aparece como titular del derecho real de garantía alguien distinto a quien promueve el proceso, que tampoco figura como titular del derecho en la inscripción registral.

En nuestro procedimiento no puede tener acogida la alegación de que el Artículo 685 y sus concordantes no exigen que la cesión del crédito garantizado con hipoteca esté inscrita en el Registro de la Propiedad. No se cuestiona que a la demanda se acompañaron los documentos a que se refieren los Arts. 685 , 550 , 573 y 574 de la ley procesal civil. Lo que se cuestiona, y no ha sido subsanado por la ejecutante, ni advertido por el Juzgador, es que proceda la incoación del procedimiento una vez que se ha comprobado que la ejecutante no figura como titular del derecho que pretende ejercitar en el Registro de la Propiedad en que se inscribió la hipoteca por los siguientes motivos:

a) En primer lugar, porque la norma del Art. 540 de la ley procesal civil acerca del despacho de ejecución a favor de quien acredite ser sucesor del que figure como ejecutante en el título, contenida entre las disposiciones generales de la ejecución, debe ceder ante la especialidad de la singular disciplina legal del proceso sobre bienes hipotecados, a cuyas diferencias ya antes se ha hecho referencia. Y esta singular disciplina (“de las particularidades de la ejecución sobre bienes hipotecados o pignorados” es la denominación del epígrafe legislativo que precede al Artículo 681 y los que le siguen) exige rigor extremo en el cumplimiento de las formalidades a que se refieren los Arts. 685 , 688 y concordantes de la ley procesal. El título en que se basa la ejecución hipotecaria (Art. 685) y la inscripción registral han de ser suficientes por sí mismos para la incoación y el posterior progreso del procedimiento, sin necesidad de integración con otros documentos, pues en tal caso no tendría sentido ni utilidad la certificación a que se refiere el Art. 688 LEC .

b) Por otra parte, no debe prescindirse de que el Art. 149 LH, tras admitir la cesión del préstamo garantizado con hipoteca, manda que se haga en escritura pública y se inscriba en el Registro de la Propiedad, que es lo que no se ha hecho en el presente caso. No es relevante a los fines de la presente resolución que este precepto ya no exija que se notifique al deudor, mandato que permanece en la redacción del Art. 242 del Reglamento. En el mismo sentido que el Art. 149 de la Ley, el Art. 244 del Reglamento dispone que la cesión del crédito hipotecario se consignará en el Registro por medio de una nueva inscripción a favor del cesionario, excepto en los casos a que se refiere el Art. 150 de la Ley. Y en el presente caso ni se ha inscrito la cesión, ni se trata de un supuesto exceptuado, pues el Art. 150 se refiere a las hipotecas constituidas para garantizar obligaciones transferibles por endoso o títulos al portador.

c) Tambien el Art. 130 LH dispone que “El procedimiento de ejecución directa contra los bienes hipotecados sólo podrá ejercitarse como realización de una hipoteca inscrita, sobre la base de aquellos extremos contenidos en el título que se hayan recogido en el asiento respectivo”. Pues bien, si con arreglo a esta norma debe existir concordancia entre la pretensión del instante de la ejecución contra el bien hipotecado y el título asentado en el Registro de la Propiedad, en el supuesto planteado no existe tal homogeneidad ya que el promotor de la ejecución es la entidad financiera cesionaria y la misma no resulta ser la titular de la garantía hipotecaria según el asiento registral cuyo testimonio se aporta.

Es propio de la disciplina legal hipotecaria el principio de la necesidad de la inscripción como requisito para la eficacia de la garantía real. Tanto para entender constituida la misma como, por lo menos, para la virtualidad de la modificación subjetiva afectante a alguna de las partes. En el mismo sentido de abundar en la exigencia legal de la inscripción de la cesión y su trascendencia, tambien el Art. 150 LH dice expresamente que el derecho hipotecario se entenderá transferido, con la obligación o con el título sin necesidad de dar de ello conocimiento al deudor ni de hacerse constar la transferencia en el Registro, cuando la hipoteca se hubiere constituido para garantizar obligaciones transferibles por endoso o títulos al portador, extremo que no es el caso.

Por lo tanto, se puede concluir que cuando no se trate de hipoteca en garantía de tal clase de obligaciones, como es el presente caso, la inscripción es necesaria para que se entienda transferida la garantía, lo que está en consonancia con lo que dispone el ya citado Art. 149 LH . En suma, aunque la ejecutante acredita que se le ha transmitido el crédito y da a entender que dicha transmisión no precisa su inscripción registral, en todo caso, con arreglo a la disciplina legal aplicable, se puede concluir que la garantía real no se transmite a favor del banco cesionario de aquél mientras no se haya inscrito la cesión de la misma en el registro inmobiliario.

En conclusión:

a) El proceso de ejecución hipotecaria se sustenta en la certeza, fiabilidad y garantía que ofrece el contenido del Registro de la Propiedad. Por ello, si no puede acompañarse a la demanda el título inscrito, deberá adjuntarse certificación del Registro acreditativa de la inscripción y subsistencia de la hipoteca (Art. 685.2 LH) y, una vez incoado el proceso, se reclama del Registrador certificación de la correspondiente inscripción (Art. 688 LH).

b) El sistema de folio real o por fincas (Arts. 8.1 y 2, 13.1 y, sobre todo, 243 LH) comporta que todas las incidencias que afecten a una finca, entre las que se cuenta la cesión de la garantía real constituida, consten en la correspondiente inscripción.

c) La cesión de la garantía debe figurar en el Registro, por así mandarlo los Artículos 149 LH y 244 RH .

d) Por otra parte, promoviendo la ejecución la entidad bancaria ceesionaria, y apareciendo en el Registro como titular de la garantía hipotecaria la entidad financiera cedente, no existe entre los elementos subjetivos de petición e inscripción la identidad que exige el Art. 130 LH.

Finalmente, el Juzgador de a quo resolvió a favor de los ejecutados, sobreseyendo la ejecución hipotecaria, en el sentido que: “El artículo 688 de la Ley de Enjuiciamiento Civil establece, en su apartado 3º, que ; ciertamente no nos encontramos ante el supuesto de cancelación de la hipoteca, por cuanto el Registrador de la Propiead, en la certificación remitida al amparo del artículo 688 LEC, certifica la afección de la finca hipotecada a las cargas o gravámenes que transcribe, por lo que no se puede poner en duda la vigencia de la hipoteca –en contraposición a su cancelación– pero si la existencia, término que no puede ser reducido en cuanto a su interpretación a la mera presencia o reflejo que se derive de los libros del Registro, sino que ebe abarcar tanto la certeza como la realidad; la certeza no se puede poner en duda, aunque sí la realidad, por cuanto la ejecutante en este procedimiento no es quien aparece como titular en el Registro de la Propiedad del derecho que pretende ejercitar, la garantía hipotecaria.”

Por lo tanto, para la ejecución de la garantía hipotecaria a instancia de la entidad financiera receptora del título tras cesión de éste por fusión, como ejecutante debe previamente inscribirse la cesión de la misma a su favor, y ello porque lo que impide que se siga el proceso promovido para la ejecución de la garantía real constituida en garantía de aquél es la falta de inscripción de la cesión de ésta en el registro inmobiliario, por aplicación de lo dispuesto en el Artículo 149 de la Ley Hipotecaria, y en el Art. 244 del Reglamento Hipotecario, que disponen que la cesión del crédito hipotecario debe consignarse en el Registro por medio de una nueva inscripción a favor del cesionario.

Y en un proceso en que la observancia de las formas y los requisitos legalmente exigidos se constituye en el sustento de la eficacia del título inscrito frente al deudor, a la vez que en la extraordinaria limitación de los medios de defensa de éste (Art. 695 LEC), lo menos que puede exigirse a la entidad financiera que pretende ejecutar la garantía hipotecaria es que cumpla la ley, lo que no hace si, como es el caso, no ha inscrito la cesión de la misma a su favor.

NACIMIENTO, VIDA Y PASIÓN DEL MANIFIESTO 2012

@abogadodelmar

Ejemplares del Manifiesto 2012 firmados

Ejemplares del Manifiesto 2012 firmados

Esto no se puede resolver sin inteligencia. He repetido esta expresión innumerables veces con motivo de la lucha colectiva de los afectados por la ley de costas, en especial para responder a determinadas propuestas que derivaban hacia concentraciones, manifestaciones, pancartas, huelgas de hambre, personas encadenadas, insultos y otros procedimientos chillones que se quedan en la mera protesta y que no aportan razones. No permití que la cosa derivara hacia eso y redacté un informe extenso, bien explicado y documentado, sobre los abusos cometidos por el Estado sobre los ciudadanos, y lo llevé a donde pudiera causar efecto, que no era ningún lugar dentro de España sino el Parlamento Europeo, donde efectivamente me dieron la razón y en algo más de un año obtuve una declaración solemne del pleno declarando que efectivamente el Reino de España estaba aplicando la ley de costas con abuso. Esta resolución, por cierto, se limita a aprobar una ponencia elaborada por el grupo europeo de Los Verdes, por lo que nada tiene que ver con los intereses del ladrillo o del cemento, por si alguien se lo está preguntando.

Algo parecido sucede con la lucha global: Tampoco caben las fórmulas simplistas, tampoco es suficiente con mostrar el descontento, tampoco es eficaz la pura demostración en la calle y también es necesaria la inteligencia. Digo esto con mucho respeto a todos los conciudadanos que han estado haciendo y siguen haciendo una labor muy importante en las calles, y muy principalmente a los que con tanto éxito, y bajo mi punto de vista con tanto heroísmo, luchan contra los desahucios.

No obstante, para cambiar el sistema e instaurar una fórmula de convivencia limpia y saneada, hace falta algo más y ese algo más tiene naturaleza regulatoria y consiste en un cambio en la Constitución. Me inquieta comprobar que aludir a la reforma de la Constitución se haya transformado en una moda reciente y que hayamos escuchado algo tan serio en boca de representantes del sistema como por ejemplo del jefe de Comisiones Obreras, que alude a la necesidad de esa reforma sin dejar claro qué contenidos quiere cambiar y cuáles deben ser los nuevos. Tanta querencia desde dentro puede desgastar gravemente la idea hasta el punto de tornarla sospechosa.

En todo caso, de la misma forma que elaboré en su día aquel informe extenso y razonado sobre abusos en aplicación de la ley de costas, al abordar lo que podríamos llamar the big one escribí también un par de trabajos parecidos, descargables de internet, llamados Todo es mentira y Breve discurso sobre el futuro. Estos documentos pretenden una decodificación del sistema, lo que resulta imprescindible para poder cambiarlo. Que nadie busque ahí pretensiones científicas ni un método riguroso: Se trata de opiniones personales sobe las situaciones a mi juicio más llamativas y graves. Pero con este conjunto de opiniones procuro esa decodificación, es decir, una exposición de las claves que conducen a que nuestra sociedad sea esclava.

Una vez que las claves han sido desveladas, resulta bastante fácil proponer las nuevas regulaciones para garantizar una sociedad más humana y más justa. De la misma forma que redacté en 2009 un proyecto de reforma de la ley de costas, así también me atreví hace casi año y medio a redactar una propuesta de reforma de la Constitución que recogiese los resultados de aquella decodificación.

Lo que sucedió a continuación se puede expresar con pocas palabras, o con una sola: Nada. A pesar del impulso que quisieron darle a la iniciativa algunos personajes influyentes en el mundo del pensamiento crítico, como Miguel Rix, me encontré con un problema en la práctica insalvable y es la enorme dificultad que tiene para los destinatarios, casi todos internautas, sentarse a leer los veinte folios del texto. No me refiero a veinte mil folios, sino a veinte, pero por lo visto esto es más que suficiente para desanimar a una legión de indignados. Así que después de unos pocos cientos de descargas y ninguna reacción visible, durante el pasado verano me convencí de que había llegado a mi propio techo en lo tocante a iniciativas por un mundo mejor y me resigné a admitir que no era posible.

Pero a principios de diciembre sucedió algo que no estaba en el programa. Me hicieron una entrevista en una emisora de provincias de la cadena SER, hablé sobre el nuevo orden mundial, la subí a You Tube y en tres días había 18.000 visitas, que en poco tiempo crecieron hasta casi 50.000. Como consecuencia, recibí muchos correos preguntando qué se podía hacer para luchar y mi respuesta llegó el día 9 de diciembre, cuando redacté un resumen de un folio de mi propuesta de reforma de la Constitución bajo el título MANIFIESTO 2012.

Este documento causó un entusiasmo que se ha transformado en uno más de los fuegos fatuos de nuestra triste España. Como además del contenido hacía falta una estrategia, propuse recoger veinte millones de firmas con las que forzar un cambio y muchísimas personas se sumaron a lo que aparentemente constituye la primera propuesta concreta, con contenido real, que hay en nuestro país y puede que también fuera de él para cambiar las cosas. Algunos se transformaron con su empeño en auténticos modelos a seguir, pero la mayoría no acompañó, y aludo a esa mayoría que cree que hacer la revolución es pulsar el botón me gusta en un video que le cuelgan en su perfil de Facebook, o poco más. No sólo han fallado los intentos de organizar una retícula de recogida de firmas por todo el territorio, sino que ha fallado también lo más básico, simple y accesible, como es la difusión de la idea a través de las redes sociales.

La propuesta está calando, pero demasiado lentamente, en parte porque parece que tengamos el corazón de plástico y que por nuestras venas circule un fluido preparado para la ocasión que de forma clandestina haya sustituido a la sangre. Como pueblo somos extraordinariamente previsibles, y por lo tanto extraordinariamente susceptibles de ser conducido a donde ellos quieran llevarnos. Ellos saben que podemos estallar como el 15 de mayo de 2011 y que ese estallido nunca conducirá a nada porque lo que no sabemos es ni construir, ni organizar, ni mucho menos fiarnos unos de otros.

Para quitarme de encima de antemano la vitola de posible mesías, ya advertí en mi primer artículo sobre el Manifiesto 2012 que si se organizaba un partido político en torno a él, yo no estaría, al menos en los puestos de dirección. Pretexté amor a la siesta y era sincero, pero sabía bien que las acusaciones de mesianismo sólo iban a producirse en el caso de que el proyecto creciera y se mostrara amenazador para el sistema, y de momento no ha sido así, simplemente porque no somos capaces de organizarnos.

Los hombres y las mujeres que valen son los que nombró Bertolt Brecht y cantó Silvio Rodríguez, los que luchan toda la vida. Los que luchan un día están muy bien, y los que luchan unos cuantos días también. Estupendo, muchas gracias. Pero es preciso luchar toda la vida con toda la energía y toda la buena fe, y aún así puede que no lo consigamos. Mucho menos lo vamos a conseguir si continuamos pegados frente a nuestra pantalla de ordenador cambiando consignas durante tres horas al día en ese ghetto virtual donde cada uno de nuestros movimientos de ratón son espiados por el sistema y donde los estados de opinión son estudiados, tenidos en cuenta y aislados o neutralizados.

No sé qué más hace falta para que aceptemos el sacrificio de pensar y de trabajar y nos rindamos a la evidencia de que Facebook no es el mundo real. Puede que supiéramos reaccionar si los policías antidisturbios perdieran la cabeza, entrasen en nuestras casas, violaran a nuestras mujeres, apalearan a los hombres y robaran a nuestros hijos, pero claro está que estos procedimientos de los antiguos vikingos no los van a emplear contra nosotros los amos del mundo. Su blandura de hierro nos mece, atonta y conduce a placer sin levantar la voz y nosotros nunca seremos nada ni conseguiremos nada si no reconocemos que, por encima de la brutal perversión del sistema, el problema real somos nosotros.

José Ortega

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

BURLANDO A LA MUERTE EN EL SÁBADO SANTO

@abogadodelmar

Atardeciendo y con proa a Aguilas en la penumbra creciente. El semáforo se pone verde, pero no acelero. Hago que el coche avance muy lentamente, a paso de hombre o menos, y miro con desconfianza lo que sucede en el vial que me dispongo a cruzar. Esto de normal no tiene nada ¿verdad? Normalmente el semáforo se pone verde, tú pasas y eso es todo.

¿Por qué hice eso anteayer? Un vehículo sin luces  venía por aquella carretera, a mi derecha, aunque al principio no lo divisaba.  Mientras yo andaba con mis melindres, pude ver cómo no aminoraba la marcha y cómo se saltaba su semáforo en rojo totalmente embalado. Me habría triturado si yo hubiera hecho lo que era de esperar, es decir, limitarme a meter primera y arrancar cuando el mío se puso verde.

¿Quién me avisó?

No es la primera vez que me pasa. Hace unos años circulaba a 120 km/hora por la autovía Alicante Madrid, que tiene muchas curvas y es muy peligrosa. Como iba a la máxima velocidad permitida, rodaba  por el carril de la izquierda adelantando a otros vehículos.

De pronto me vino a la cabeza un pensamiento inusual ¿Qué necesidad hay de ir a 120? ¿Por qué no tomárselo con más calma y reducir a 100? Así lo hice y pasé al carril de la derecha justo antes de entrar en una enorme curva que hace la autovía para rodear un pueblo.

En mitad de la curva, y por tanto invisible hasta que no lo tenías encima, había un camión detenido en el carril de la izquierda.

No sé si os imagináis qué significa eso. El camión era una bomba de relojería. Un vehículo que llegara a él circulando a  120 por el mismo carril, sólo habría podido evitar una colisión brutal en caso de estar libre el de la derecha.

¿Quién me avisó? No lo sé, pero le doy las gracias. Hay aún muchas cosas buenas que hacer en esta vida.

José Ortega

________________________________

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48