REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN Y DOCTRINA JURÍDICA

@abogadodelmar

Recibí ayer una comunicación que afirma que soy ingenuo al sacar el MANIFIESTO 2012. Su autor deja constancia de su indignación porque reclamo democracia sin saber realmente qué es esa cosa. No se trata de un libelo ni de un mensaje agresivo, al contrario. Es una crítica clara aunque respetuosa. Mi respuesta fue que efectivamente me gusta ser ingenuo y disfruto con ello. A esto sucedió una nueva comunicación en la que por fin entendí por qué los reproches. El interesado forma parte del Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional, tutelado por García Trevijano, y afirmaba que resultaba ingenuo promover la reforma de la actual Constitución porque la Constitución no existe (lo que existe son una especie de Leyes Fundamentales del Reino)  y lo que había que hacer es una nueva basada en la Declaración Universal de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 (no confundir con la Declaración Universal de Derechos del Hombre, aprobada por la ONU, que es otra cosa).

Escribo este artículo porque estas comunicaciones que he recibido, aunque no esté de acuerdo con ellas, están elaboradas y contienen argumentos interesantes que fomentan el debate. A mí el debate me interesa y me gusta. Creo que nos ayuda a afinar los conceptos y a saber mejor lo que queremos y por qué.

Dice el mensaje:

Sin embargo, como abogado, debería saber que una constitución que no separa los poderes en origen, y no contempla el principio representativo (garantice los derechos) de la sociedad civil, no puede ser llamada constitución, según el Articulo 16. De la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano de 1789, base de toda constitución y cartas de derechos posteriores.

Por ello, cuando habla usted de reformar la constitución, la pregunta que me hago es ¿Que constitución? Ve usted lo peligrosa que es la ingenuidad?? si seguimos pensando que existe constitución seguiremos creyendo que podemos, como sociedad civil, reformarla, y no es así, lo que hay y está demostrado es en todo caso una carta otorgada por la monarquía a sus súbditos, algo así como las leyes fundamentales del reino de franco. Donde solo el poder, está capacitado para reformarla o modificarla, y el poder lo ultimo que quiere es que nadie le arrebate el poder.

Lo que hay que hacer es una Constitución de verdad, de base civil, y aprobada en referéndum sin la participación del régimen que pretendemos destruir, por que yo al menos es lo que pretendo, su reforma es imposible, está podrido hasta la raíz.

Captura de pantalla 2013-01-30 a la(s) 22.39.03

Si bien el comunicante recalca que no actúa en representación del Movimiento Ciudadano por la República Constitucional, dejo aquí constancia de que admiro a García Trevijano, en particular en mi calidad de televidente y desde que lo escuché cuando era estudiante en una memorable emisión del programa LA CLAVE. No he asistido a ninguna conferencia suya ni he leído ningún libro escrito por él, pero su intervención en aquel debate fue tan fina y contundente, brillaba tanto su autoridad intelectual, que se me quedó grabada en la memoria. De hecho, la parte para mí mas sobresaliente de su intervención fue aquélla en la que desmintió que las Cortes de 1977 tuvieran ni autorización ni mandato para aprobar una Constitución.

Creo percibir la influencia de este gran jurista en las comunicaciones a las que me refiero, y tengo algo que decir. Yo recuerdo que cuando lo presentó José Luis Balbín, se refirió a él como entre otros títulos y condiciones, notario. Él hizo un movimiento despectivo con la mano y contestó: sólo Abogado. Este gesto de humildad, que alude a la esencia de lo que es, me recordaba el de Robert Graves, que siendo un gran erudito en  Mitología, Historia de las Religiones y desde luego en Literatura, pidió que en su tumba rezara sólo Robert Graves, poeta.

Esto lo digo porque no sé si García Trevijano se ha estado dedicando a la práctica de la abogacía, a autorizar escrituras públicas o a tareas académicas. Lo que sé es que una sección cualificada de los académicos, como son los catedráticos de Universidad, sufren a veces algún contratiempo en la práctica forense porque les falta instinto asesino, y entiéndase la metáfora. Esto es algo que saben todos los Letrados que se dan de guantazos con Sus Señorías (y de nuevo es metáfora). Los compañeros de profesión que viven entregados a tareas académicas son efectivamente muy buenos académicos pero cuando les toca pelear en el juzgado esa nube de teoría en ocasiones les impide ver detalles y aspectos importantes para la defensa. Tal como lo veo yo, y simplificando mucho, el catedrático que hace de Letrado despliega un discurso ilustrado orientado a tener razón. El abogado común (al menos el abogado común que soy yo) le da a la cosa vueltas y revueltas para obtener la victoria si puede. Mi forma de trabajar consiste en exprimir el Derecho como un limón hasta conseguir el mejor resultado.

El derecho persigue una finalidad práctica. Esto es algo que aprendí durante mis primeros días en la Facultad. Y en cuanto al ejercicio de la abogacía, esa finalidad es la defensa de los intereses jurídicos del cliente. La doctrina jurídica claro está que resulta básica, pero si se desconexiona de la finalidad del derecho se infla,  empieza a flotar como un globo y se pierde de vista. Un autor llamado Ihering pretendía que el conjunto del ordenamiento jurídico no sólo era un todo interdependiente, sino además bello. Sí, bello. Era un filósofo y lo que decía estaba muy bien, pero tengo dudas de que pudiera haber sido un abogado correoso y sobre todo que consiguiera sentencias favorables para sus clientes.

En el artículo de este blog de 9 de diciembre, cuando saqué el MANIFIESTO 2012, propuse la alegoría de la Humanidad como un cliente con problemas que venía a mi despacho y me preguntaba, como tantas veces han hecho, si había algo que se podía hacer.    No quiero ponerme pesado con esto, pero desde hace tiempo estoy acostumbrado a la defensa (con éxito) de asuntos imposibles. A mí me vienen con temas rebotados y desechados como indefendibles por otros abogados y hasta ahora he tenido la buena suerte de poder sacarlos adelante. Mi caso emblemático es un pueblo en Fuerteventura que iba a ser derribado desde la primera casa hasta la última. Los abogados decían que habían llegado al final, que ya habían agotado el último recurso y que no se podía hacer nada más.  Los vecinos acudieron a cuatro despachos de abogados, uno por uno, y en todos les dijeron lo mismo. Entonces me llamaron a mí, paré los derribos y me las ingenié para que el pueblo quedara en pie para siempre, que es el camino que lleva. Uno de los vecinos dijo que él no tenía por qué cambiar de abogado y que seguía con el suyo de Madrid: Le derribaron su vivienda.

Cosas de este tipo me han pasado varias veces, incluyendo una en la que el compañero era catedrático de derecho administrativo.  También dijo que no había nada que hacer antes de que yo demostrara lo contrario.

Efectivamente mis dos abuelas están muertas, pero eso no tiene nada que ver con esta explicación. Lo cuento porque con el MANIFIESTO 2012 persigo una finalidad práctica  y concreta. Mi objetivo es impedir la esclavitud humana. El comunicante declara su indignación porque busco la democracia sin saber qué es la democracia y sobre todo porque promuevo la reforma de una Constitución inexistente en lugar de una Constitución nueva. Percibo en estos reproches una carga de teoría jurídica que reproduce el escenario al que me acabo de referir: Los académicos son o intentan ser intelectualmente puros y son capaces de dejar sin aliento a la audiencia en una sala de conferencias. Los abogados únicamente deseamos cumplir el objetivo de conseguir lo mejor para nuestros clientes. Si lo he entendido bien, mi comunicante renuncia a la reforma de la Constitución sólo porque el término está mal empleado y lo que tenemos en España no es en realidad una Constitución. Entendedlo: Las observaciones no van dirigidas al contenido de la reforma, que bajo mi punto de vista garantiza la democracia plena, suprime la corrupción, garantiza la separación de poderes y aporta muchas otras ventajas para la convivencia, sino a cuestiones de doctrina y teoría.

¿Puede la teoría jurídica interponerse como una barrera en la obtención de los fines perseguidos? Parece que es lo que está pasando. De hecho, como he comentado ya bastantes veces, he escrito la reforma de la Constitución porque considero que nuestro problema es de regulación: Estamos sujetos a unas normas que no nos convienen y necesitamos cambiarlas por otras que nos convengan. El único motivo por el que he puesto esas normas en el texto constitucional es para que sean inamovibles y no porque yo esté preocupado por toquetear la Constitución o me abrume su valor simbólico. Una vez más, busco una finalidad práctica y concreta. Si tuviera la seguridad de que las regulaciones nuevas que creo que necesitamos no iban a ser borradas del mapa con las siguientes elecciones, no habría propuesto a mis conciudadanos la utopía de conseguir 3/5 partes del Congreso y del Senado, que es la mayoría necesaria para reformar la Constitución.

Creo que tenemos que resolver nuestros problemas de ahora y hacerlo ahora. Creo que a este fin es indiferente lo que dijera o dejara de decir la Declaración de 1789. Creo que es mucho más factible conseguir el consenso de nuestros conciudadanos para reformar la Constitución que obtenerlo para hacer una Constitución nueva sobre las bases que propone el comunicante. No es que no sea un fin digno y mucho mejor que el que yo propongo: Es que es mas improbable.  Creo que empeñarse en la pureza de la doctrina no es práctico y sólo puede dar resultado si una parte de España impone su visión a la otra parte.

Finalmente, pese a ser como soy idealista y realmente ingenuo, he llegado a convencerme del acierto de ese dicho que afirma que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Por eso opino que deberían ser todos los ciudadanos los que se unieran en torno a una reforma constitucional que garantizara una democracia que no fuera una pantomima. Y después se hará lo que convenga, como decía el general Palafox durante el sitio creo que de Zaragoza. En ese lo que convenga cabe todo. Pero cabe todo de verdad, porque en ese momento y gracias a las nuevas reglas, la voz ya sólo será del pueblo.

Somos ciudadanos y conformamos una ciudad. La palabra Ayuntamiento significa ajuntamiento, es decir, acción de juntarse y vivir juntos unidos por los invisibles vínculos de la solidaridad, el apoyo mutuo y la empatía. Ésta es la ciudad que quieren derribar y reducir a escombros y a mí me gustaría ayudar impedirlo. Mi empeño no es una doctrina, ni una teoría, ni una filosofía, sino una finalidad muy concreta: Mantener la ciudad en pie. No sé si me entendéis.

José Ortega

Abogado   abogadodelmar@gmail.com

_________________

 

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.09.57

OBRAS LITERARIAS DE JOSÉ ORTEGA

Pulsa sobre la portada para conseguir la novela en amazon

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.12.22

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.17.43

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.19.48

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.21.27

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.22.57

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 01.24.48

¿SABÉIS QUÉ VA A PASAR? UNA DESCRIPCIÓN DEL YA CERCANO GOLPE DE ESTADO MUNDIAL

@abogadodelmar

Seremos testigos, quizá pronto, de unos cuantos hechos simulados. En primer lugar un problema simulado,  en segundo lugar unos titubeos y unos esfuerzos simulados por resolver el problema simulado y en tercer lugar una solución simulada al problema simulado.

¿Comenzamos?

SIMULACIÓN UNO:  Un día nos levantaremos de la cama con la noticia de que la desconfianza en las instituciones de crédito y el consiguiente pánico se han extendido de forma misteriosamente súbita por todo el mundo y los depositantes están haciendo colas kilométricas a la puerta de los bancos para retirar su efectivo. Esto sucederá sin previo aviso y por las buenas. Puede que busquen algún pretexto en algo que haya sucedido en la bolsa, en la quiebra de algún pequeño banco o en lo que sea. O puede que no.

Los ciudadanos nunca y bajo ningún concepto recuperarán en metálico el importe de sus depósitos puesto que ese metálico no existe. No es que se haya gastado, sino que no ha existido nunca. El dinero que había en la cuenta se lo han inventado los propios bancos mediante el sistema de depósito fraccionario. Como comenté en mi anterior artículo, el papel moneda no es más que un 5% del circulante.

Los ciudadanos acudirán, si hablamos de España, al Fondo de Garantía de Depósito sólo para encontrarse con que de ahí no sacan nada. Ese fondo te garantiza hasta 100.000 euros en forma de dinero imaginario,  no en billetes. Quiere esto decir que en caso de quiebra de tu banco te anotarán en otro cualquiera el importe máximo de 100.000 euros, pero tú nunca verás los correspondientes billetes. Si lo que piden los ciudadanos es la devolución de su papel moneda, como es el caso, el Fondo de Garantía de Depósitos no sirve de nada.

Se extenderá un sentimiento de inmensa angustia colectiva. Aparentemente nos enfrentaremos al colapso financiero universal, al bloqueo de la economía, el hambre, la miseria y todo eso.

Ellos tienen la capacidad de originar esa situación con la misma facilidad con la que fabrican el dinero de la nada. Sólo tienen que chasquear los dedos y uno o varios de los medios de comunicación a su servicio se encargarán de sembrar el pánico y presentar las cosas de tal forma que los televidentes, radiooyentes y periodicoleyentes salgan de estampida hacia su banco y se pongan a hacer cola totalmente aterrorizados.

El sistema monetario (que paradójicamente carece de monedas) se mantiene sólo gracias a una convención: La fe que tenemos en que los saldos de las cuentas bancarias poseen un valor real de cambio. El día en que cese esa convención, se acabó. Y se acabó significa el colapso y el caos. Es difícil que eso suceda de forma espontánea, pero ellos lo pueden provocar a voluntad. Vivimos sobre una bomba de relojería.

SIMULACIÓN DOS: Se reunirán a puerta cerrada el G 8, la Troika, el Banco Mundial, el FMI, la Comisión Europea y no sé si me olvido de alguno. Estas reuniones se prolongarán hasta altísimas horas de la madrugada con el fin de hacer frente al inmenso desafío, afinar el ingenio y buscar solución a un problema que realmente es de supervivencia. Lo que pasa es que quizá en esa larga noche los interesados se dediquen a dormitar o a ver películas de video, porque la verdad es que está todo pactado y diseñado de antemano, tanto el problema como la solución que deben anunciar al día siguiente muy temprano.

SIMULACIÓN TRES: Por la mañana, un portavoz al que maquilladores profesionales a lo mejor le han pintado ojeras, dará la rueda de prensa más esperada de los últimos cincuenta años. La comunicación comenzará haciendo una breve semblanza del problema y dejando constancia de que puesto que sólo el 5% del circulante es papel moneda, sólo ese 5%, como mucho, ha podido ser reintegrado a los depositantes, por lo que la mayoría de éstos se ha quedado pasando la mano por la pared.

El objetivo de este discurso es transformar a la víctima en verdugo y señalar como culpable del colapso financiero al propio papel moneda, sólo como prólogo para anunciar su definitiva desaparición en favor del dinero imaginario que desde entonces podremos usar con tarjetas de crédito, de débito y monederos electrónicos como única forma de intercambio. El portavoz anunciará que ya pueden cesar las lágrimas, las tragedias y los suicidios de ciudadanos que de la noche a la mañana han perdido los ahorros de toda una vida, puesto que el nuevo sistema permitirá garantizar los depósitos divinamente.

No sé si lo pilláis: Puesto que el dinero que tenemos en nuestras cuentas bancarias nada tiene que ver con el papel moneda y consiste en simples anotaciones en el ordenador del banco, a éste no le cuesta nada garantizar los depósitos mediante el simple procedimiento de decirnos que tranquilos, que no pasa nada, que si tu saldo marcaba 56.000 euros, lo seguirá marcando. Lo importante es que nadie se deje llevar ya por la anticuada superstición de los billetes. Situación controlada y rotundo éxito de las autoridades reunidas. El mundo vuelve a estar a salvo. El único requisito a cumplir es ofrecer a los dioses el papel moneda en el altar de sacrificios.

SIMULACIÓN CUATRO: Los periodistas pagados por el sistema se encargarán de cimentar el fraude en sus comentarios, tertulias, editoriales, entrevistas y columnas. Señalarán que la desaparición del papel moneda es un gran avance que procurará estabilidad financiera y hará ya para siempre imposible una situación de corralito.

Las televisiones darán cuenta de autos de fe en los que en nombre del progreso se quemarán ritualmente toneladas de billetes. Por cierto, siendo de papel entran en ignición a la misma temperatura que los libros: 451 grados farenheit (con saludos a Ray Bradbury).

¿PARA QUÉ SIRVE TODO ESTO?:  Aunque en España y otros países el monopolio de la fabricación de papel moneda es del Estado, esto no es así en las principales economías del mundo, como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Francia. Como cuenta Esteban Cabal en su extraordinario libro Gobierno Mundial, en esos países son los bancos privados los que tienen no ya el privilegio, sino el monopolio de fabricar billetes.

Debería parecer evidente que de esta manera los bancos se transforman en los propietarios del país.  Pues bien: Sería demasiado descarado que Don Mariano Rajoy firmara un Decreto que autorizara a Don Emilio Botín a emitir euros en detrimento del Banco de España. Esto sería lo mismo que entregar España a este señor y publicarlo en el BOE.

Pero ellos saben que hay otra forma de conseguir el mismo fin: Terminar definitivamente con el papel moneda es otorgar a los bancos un privilegio aún mayor que el de imprimir billetes. El sistema de creación de dinero de la nada mediante el depósito fraccionario es mucho mejor y más limpio: No te pringas de tinta ni tienes que lidiar con falsificadores. De hecho, ya no haría falta ni siquiera esta figura del depósito fraccionario, que implica que una parte del dinero depositado por los ciudadanos debe reservarse en forma de billetes. No hay billetes, luego no hay reserva de metálico ni depósito fraccionario: Lo único que habrá será una capacidad ilimitada de los bancos para crear dinero de la nada. Y de hacerlo con carácter de monopolio. Y de hacerlo en todo el mundo. Entre otras cosas, los Ministros de Economía irán de acá para allá fingiendo que luchan contra la inflación sin reconocer que nada pueden hacer contra ella, puesto que los bancos se dedicarán a poner en circulación todo el dinero que les viene en gana (de hecho, esto ya sucede).

Como es propio en los sistemas de las llamadas economías de escala, este proceso permitirá al mismo tiempo ir dando ambiente para la gloriosa implantación del microchip bajo la piel, con el que tendremos la inmensa dicha de hacer todas nuestras transacciones comerciales y así permitir que nuestros amos conozcan hasta el más ínfimo detalle de nuestra vida.

¿Sabéis que es lo que podemos hacer para impedir que esto ocurra? Nada. Nos tienen totalmente cogidos. El día que lo decidan, lo pondrán en marcha y nadie lo podrá impedir. Creo que este proceso es el definitivo golpe de Estado que dará lugar al gobierno mundial.

José Ortega

Abogado     abogadodelmar@gmail.com

 

¿LEY DE REFORMA DEL CONGRE…?

@abogadodelmar
Me ha llegado por lo menos veinte veces, en distintos momentos, este mensaje que pongo abajo. Entiendo la inquietud del autor y sus estupendas intenciones, pero quisiera con tanta modestia como sea posible pedir a los promotores que lo dejen ya o bien que consulten con algún abogado la forma de redactar un proyecto de ley, que entre otras cosas precisa una exposición de motivos y una redacción correcta en el articulado. El texto que está dando vueltas por la red carece de lo uno y también de lo otro. En cuanto al fondo, es mejor que tenga coherencia. Carece de ella por ejemplo la pretensión de que los diputados deban cumplir las mismas leyes que el resto de los españoles puesto que eso ya es así y nadie lo duda aunque en la práctica pasen otras cosas.

También sugiero a los promotores que lean la ley reguladora de la iniciativa legislativa popular para comprender la diferencia existente entre una empresa de esa clase, que está sujeta a plazos, a la intervención de los llamados fedatarios privados y a una supervisión exhaustiva del Estado, y el desahogo fácil de reenviar un mensaje de correo electrónico a nuestros contactos.

Todo esto lo cuento porque ya me cansa recibir una y otra vez el mismo mensaje, pero principalmente por contribuir de forma bienintencionada a detener una posible ilusión colectiva que no puede conducir a ninguna parte. Si os sirve para desfogaros, adelante. Pero si esperáis algo de esto, olvidadlo.

Texto del mensaje:

PREPARACION TERRENO PARA RECOGIDA FIRMAS

Se va a proceder en los próximos
meses a la recogida de firmas para presentar la siguiente Iniciativa
Legislativa. Aunque el contenido ya es conocido por todos, es
importante pasar el recordatorio y que todos estemos preparados y
dispuestos cuando se
inicie.

Ley de Reforma del Congreso de 2012 (enmienda a la Constitución)

EL PODER DE LA CIUDADANÍA.

LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR

Para poder presentar en el
parlamento una iniciativa legislativa es
necesario presentar 500.000 firmas

¡TODOS JUNTOS PODEMOS CAMBIARLO!

Pido
a cada destinatario que reenvíe este e-mail a un mínimo de veinte
personas de su lista de contactos, y a la vez, pedir a cada uno de ellos
que hagan lo mismo

Vamos a preparar el terreno para la recogida de firmas, creemos
CONCIENCIA CIUDADANA

En tres días, la mayoría de las personas de este país tendrán este mensaje.

Ley de Reforma del Congreso de 2012
(enmienda de la Constitución de España)

1. El diputado será asalariado solamente durante su mandato. Y tendrá
jubilación proveniente solamente por el mandato realizado.

2. El diputado contribuirá al Régimen General de la Seguridad Social
como el resto de ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso
pasará al régimen vigente de la Seguridad Social. El diputado
participará de los beneficios del régimen de la Seguridad Social
exactamente como todos
los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para
ninguna otra finalidad.

3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los españoles.

4. El diputado dejará de votar su propio aumento de salario.

5. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del
mismo sistema de salud que los demás ciudadanos españoles

6. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto
de los españoles

7. Servir en el Congreso es un trabajo, no una carrera. Los diputados
deben cumplir sus mandatos (no más de 2 legislaturas) y luego
reincorporarse a la vida laboral previa a su etapa de Servicio Público.

8. Reducir un 30% el número de componentes políticos de las
instituciones. (concejales de ayuntamiento, diputados nacionales,
diputados regionales, etc).

9. Eliminar instituciones obsoletas o duplicadas: senado, diputaciones
provinciales.

10. Reducir un 50% el número de asesores de cargos políticos, así como
limitar racionalmente sus retribuciones.

* * *

Si cada persona pasa este mensaje a un mínimo
de veinte personas, en tres días la mayoría de los españoles
recibirán este
mensaje.

El momento para la enmienda a la Constitución es AHORA.

ASÍ SE PUEDEN ENMENDAR LAS INJUSTICIAS Y DESARREGLOS DE
PARLAMENTARIOS Y
SENADORES.

Si estás de acuerdo con lo expuesto, reenvía .

Por favor,
mantén este mensaje CIRCULANDO.

¿CUÁNTO CUESTA UN BANCO?


Como escribí en mi artículo El partido del futuro y el día después, si llegase a ganar las elecciones un partido alternativo y decente, los ataques especulativos nos dejarían sin aliento y además sin liquidez. Bajo mi punto de vista, no sólo hace falta un muy buen plan para ganar las elecciones, sino además otro adicional para sobrevivir al éxito y afrontar las privaciones del día después.
Ese plan de emergencia debe incluir de modo muy principal la creación de un banco público capaz entre otras cosas financiar al Estado, pero esta obra tiene su complicación y requiere su tiempo. Y sin embargo, en caso de vuelco electoral hay que hacerlo a toda velocidad para mantener en marcha los hospitales, los institutos, los bomberos y demás.
En tales condiciones de angustia y con cuarenta millones de ciudadanos expuestos a los ataques de cinco o seis familias de la élite financiera, entiendo que lo mejor sería expropiar un banco y transformarlo en público. Sin embargo, el Estado carece de fondos para indemnizar esa expropiación, lo que en apariencia nos dejaría inermes ante los poderes económicos y la contrarrevolución nos comería por los pies.
Necesitaría ayuda de algún economista para conformar mejor los siguientes pensamientos. De hecho, pido formalmente esa ayuda. Y ahí van: Puesto que el 95% del dinero que manejan los bancos no existe, sino que lo crean de la nada mediante el depósito fraccionario… ¿Estaría el nuevo gobierno obligado a pagar los activos del banco expropiado? ¿Por qué debería satisfacer el Estado en dinero real unos importes que los bancos han fabricado simplemente escribiendo anotaciones en un ordenador? ¿Cuál sería el precio justo para la expropiación de un banco si dejáramos afuera el dinero ficticio inventado por ellos y que nunca existió?
Es cierto que tanto el dinero que da el banco en préstamos como el que recibe en depósitos no son más que anotaciones en un ordenador. Sin embargo, hay una diferencia entre uno y otro. El banco da en préstamo al ciudadano un dinero inexistente que genera cual genio de la lámpara con sólo decir que existe. Un director de sucursal genera cien mil euros escribiendo en la cuenta del prestatario la expresión cien mil euros. El prestatario, al devolver el importe, no entrega dinero físico de curso legal, sino que el banco se lo descuenta con nuevas anotaciones. Sin embargo, el dinero que el prestatario tiene en su cuenta responde de modo efectivo a su esfuerzo, sacrificio y trabajo. Ese esfuerzo, ese sacrificio y ese trabajo coinciden más o menos con el concepto de Marx cuando decía que el trabajador vende al capitalista su fuerza de trabajo a cambio de un precio. Por tanto, la diferencia entre ambos tipos de dinero consiste en que el generado por el ciudadano se corresponde con un esfuerzo real, equivalente, por así decir, al trabajo de ocho horas al día cinco días a la semana, mientras que el que genera el banco se corresponde sólo con el gesto de anotar una cantidad en un papel. Gracias al incomprensible privilegio que hemos otorgado a estas instituciones, ese simple gesto permite que el dinero exista.
Yo tenía Economía en segundo de Derecho y Hacienda Pública en cuarto. Incluso así, siempre creí ingenuamente que el negocio de los bancos consistía en lucrarse con la diferencia entre los intereses entregados a los ciudadanos como remuneración por sus depósitos y los cobrados por los préstamos. De la misma forma que a los estudiantes de Medicina no les explicaban nada sobre nutrición, a los de Derecho tampoco nos dijeron media palabra sobre el dinero fiat, el depósito fraccionario y cómo funcionan realmente las operaciones financieras. Con razón alude Esteban Cabal en su libro Gobierno Mundial al pensamiento de uno de los amos del mundo que decía que si el pueblo conociera cómo funciona en realidad el sistema financiero internacional, no lo toleraría ni un solo minuto. La hipnosis colectiva no sólo funciona en la tele. También en la Universidad.
He trabajado con mucha dedicación en los cuentos populares y me son familiares los conceptos de la mesa que pone sola y se llena de viandas y el de la bolsa de oro que nunca se acaba. Así es cono funcionan los bancos. Sus inmensas fortunas no proceden del trabajo, sino de la magia. De la misma forma que en !a teología llamada heliopolitana el dios egipcio Ptah crea el mundo mediante la palabra, los brujos financieros crean el dinero por el simple procedimiento de escribir una cantidad. La diferencia es que las facultades del dios Ptah le son inmanentes y las de los banqueros provienen de una convención tramada por ellos y consentida por nosotros.
A vista de la inagotable capacidad de los bancos para sacar más y más dinero de la nada, me sorprende que necesiten cobrarnos aún más por comisiones de mantenimiento. Estoy tentado de pensar que la conflictividad derivada del cobro de esas comisiones no es más que una cortina de humo para que los bancos hagan ver a la población que realmente necesitan esa calderilla y de esta manera impedir que comprendamos el escándalo del dinero imaginario e inventado.
El dinero real no existe, ya lo sé. El papel moneda, o dinero fiat, ya no se remite al patrón oro y los billetes no son más que cromos pintarrajeados a los que asignamos valor por pura convención, es decir, porque todos estamos de acuerdo en ello. El dinero, para que tenga valor, debe referirse a algún tipo de riqueza real y objetiva. A falta de patrón oro, y a los efectos de este artículo, me voy a referir a dinero real como el que se corresponde con la fuerza de trabajo, con un esfuerzo material, con la disciplina, la energía, el convencimiento y la dedicación de un trabajador, un profesional o un empresario. Igualmente llamo dinero ficticio al creado de la nada por un banquero en el instante que se tarda en anotar el importe en un ordenador. Es cierto que el dinero ficticio creado por el banco al dar un préstamo nos sirve para adquirir bienes reales y disfrutarlos de manera real. Pero también lo es que no resulta tolerable vivir como esclavos para devolver al banco un dinero, con sus intereses, que ha creado chasqueando los dedos.
Os voy a decir lo que yo creo. Los ciudadanos estamos haciendo el idiota al devolver al banco dinero real a cambio de dinero ficticio. Pero esta conclusión no es más que un puente hacia lo que realmente quiero concluir: Si un gobierno democrático expropia un banco para nacionalizarlo y que sirva de verdad a los ciudadanos y a la financiación del propio Estado, efectivamente con arreglo al articulo 33.3 de la Constitución debería indemnizar la expropiación mediante justiprecio. A tal efecto, se deberían de valorar y pagar los activos del banco.
Pues bien, con mis esqueléticos conocimientos de Economía, opino que el Estado estaría haciendo igualmente el idiota al pagar al banco la indemnización por la expropiación, al menos ciertas partidas. El dinero que maneja el Estado es real con arreglo a la definición de arriba porque está integrado por los impuestos que hemos abonado los ciudadanos con nuestro esfuerzo real. No debe usarse ese dinero real, basado de modo efectivo en nuestras lágrimas, privaciones y madrugones, para pagar unos activos creados con el mismo esfuerzo que el que se dedica a apretar un mando a distancia.
Lo lejos que puede llegar este razonamiento es algo que da vértigo. Por ejemplo, el banco expropiado tiene inmuebles que son muy reales, pero comprados mediante el mismo procedimiento. La sucursal de la esquina la adquirió por 200.000 euros, pero ese dinero lo creó el banco una vez más chasqueando los dedos y en base al depósito fraccionario.
¿Es justo que el Estado pague al banco con dinero real la expropiación de unos inmuebles comprados con dinero ficticio e inexistente?
Se necesita un trabajo serio de economistas (me refiero a economistas independientes en lo profesional y honrados en lo personal) para determinar cuál haya de precio justo de la expropiación de un banco. Los partidos que pretenden liberarnos de la oligarquía deberían tener en cuenta estas perentorias necesidades para el día después y no tardar mucho en estudiar la cuestión.
Por lo demás, creo que los pequeños accionistas deberían ser adecuadamente indemnizados con arreglo a su inversión más los intereses que procedan: Los importes que pagaron para comprar sus acciones también se supone que son dinero real en la definición doméstica dada en este artículo.
Una última cuestión. La Unión Europea nunca toleraría que España rompiera las reglas nacionalizando bancos, pero yo doy por hecho que los intereses que debemos cuidar son los de los ciudadanos. Si la Unión Europea es buena para los ciudadanos, estupendo. En caso contrario, adiós.
Y como estamos en el mundo real, quisiera terminar recordando que España no es Islandia. No sólo se trata de una economía varias veces más fuerte, sino que es (o cree ser, en la expresión del catedrático de Derecho Internacional Remiro Brotons) soberana de la mitad de algo llamado Estrecho de Gibraltar.
Este artículo es política ficción basada en un éxito electoral que bajo mi punto de vista es posible. Pero nuestra situación geoestratégica es nuestra condena. Podemos incluir en el plan la nacionalización de un banco (o varios), la desvinculación si procede de la UE y la salida, igualmente si procede, de la OTAN. Pero creo que en tal caso Lo que le hicieron a Gadafi no es nada comparado con lo que nos pasaría a nosotros.
Esteban Cabal cuenta que a Lincoln y a Kennedy los mataron por pretender que el papel moneda debía ser imprimido por el Estado y no por los bancos privados (ése es otro tema). Pues bien, soy consciente de que las respuestas a las acciones del nuevo gobierno serían las siguientes:
-Expropiación de un banco saltándose a la torera toda la basura de regulación internacional neoliberal que lo prohíbe: Magnicidio al canto, aunque simulando un fallo mecánico en el avión, cono sucedió por ejemplo con Omar Torrijos
-Intento de salida de la UE: Demanda ante tribunales internacionales controlados por el NWO para reclamar a España los importes recibidos en concepto de fondos europeos. Si España no paga la condena, aislamiento internacional y cerco dn todos los órdenes, incluyendo el bloqueo comercial.
-Intento de abandonar la OTAN: Invasión militar en forma de intervención humanitaria para garantizar las libertades del pueblo español, siempre después de haber fabricado un embrión de revuelta popular diseñada en las oficinas de los Servicios de Inteligencia.
No acabo con estas conclusiones para amedrentar y disuadir con los argumentos de Intereconomía, como me reprochó el otro día una señora en relación con mi artículo sobre el partido del futuro, sino para recordar que esto no es un juego y que no es lo mismo jugar a héroes que hacerlo real asumiendo todas las consecuencias e intentando prevenirlas.
¿Qué podemos hacer para prevenir esas consecuencias tan probables? A mi juicio sólo hay un camino: Hacer que la estrategia propuesta en Manifiesto 2012 se torne internacional para que en otros países suceda lo mismo que podría suceder en el nuestro.

José Ortega
Abogado
abogadodelmar@gmail.com

UN EMPRESARIO, UN CIEGO, UN FUNCIONARIO Y DOS POLICÍAS

@abogadodelmar

Habíamos salido de comer en el café Gijón un empresario y yo. El empresario es un hombre joven que es dedica a esas cosillas de la informática y es cliente del despacho. Caminábamos hacia el Paseo del Prado para llegar a Atocha. Nos aborda un ciudadano centroamericano, bajito y ciego, preguntando por un Western Union. Camina con un bastón y, como dicen en mi pueblo, no ve un pijo.

No tenemos ni idea pero vemos frente al antigo Cuartel General del Ejército a dos policías locales y cruzamos el paso cebra hacia ellos. Mi amigo va guiando al muchacho invidente, que se agarra a su brazo. Cuando nos acercamos a los policías, resulta que ya lo conocen. Le han indicado que tenía que ir a una oficina que había nosedonde, pero al chaval esa oficina no le sirve. Anda totalmente perdido. Venía de Italia para volver a Honduras, su país, y en algún momento del trayecto le robaron su pasaporte y ahora tiene que recibir una cantidad de dinero para aguantar en Madrid. Los policías le dicen que cruce el Paseo del Prado hacia el otro lado, a las oficinas de Correos del lateral del antiguo Palacio de Comunicaciones. Mi amigo flipa con estos servidores del orden que tan tranquilos mandan a un ciego a cruzar dos calles de tres carriles por barba en lugar de acompañarlo. Nada, nada, les decimos a los señores guardias que lo llevamos nosotros. Mi amigo le da palique al chaval  y le va advirtiendo de cuándo hay un bordillo o un escalón. En la puerta, el invidente da las gracias y dice que ya se ocupa él, pero de eso nada. Lo metemos dentro y en seguida nos damos cuenta de que el turno va por números que salen en una pantalla y este hombre no va a poder verlos. Le sacamos un número y mi amigo se acerca al mostrador y explica la cosa un funcionario. Este funcionario es un hombre joven que en seguida se hace cargo de la situación. Sale del mostrador, pregunta a nuestro protegido si tiene el número de referencia de su envío de dinero, y éste contesta que tendría que conectarse al wifi para sacarlo. El funcionario le promete que lo arreglará y nos dice que él se ocupa. Es todo amabilidad y cariño. Cuando salimos de la oficina después de estrechar la mano del chaval invidente ¿sabéis qué hace el funcionario? Nos da las gracias. Como si fuera su padre.

¿Os dais cuenta? ¿No veis cómo merece la pena esta lucha por un mundo más humano?

José Ortega

Abogado   abogadodelmar@gmail.com

DRY ADRY HORTALIZAS Y HUEVOS PODRIDOS

@abogadodelmar

Recibo con serenidad, aunque no con gusto, la lluvia de hortalizas y huevos podridos que amablemente me lanzan durante todo el día de hoy asociados de ADRY que después de indignarse con la banca internacional, se han  indignado también  por el artículo que escribí  anoche sobre mi experiencia en su asamblea nacional del sábado. Esto no es nuevo para mí: Llevo unos cuantos años enfadando por escrito al PP, al PSOE y al Gobierno y sobre todo aguantando las consecuencias. No es que los insulte. Sólo digo lo que pienso, pero con eso es suficiente.

Cuando me invitaron a la asamblea la verdad es que me sentí honrado, pero con mi artículo no temo haber faltado a la cortesía. A saber:

Yo ni conocía al Sr. Mestre ni tengo nada contra él. Tampoco sé nada de la escisión de la plataforma Democracia Real Ya ni me importa. Ni siquiera tengo curiosidad. Me da igual quién dio  un golpe de Estado contra quién, quién robó las claves a quién y quién se portó  mal con quien. No me preocupa quién tenga razón, no es mi  asunto.

Los primeros palos me llegaron anoche mismo de los castizos/auténticos, que se ofendieron porque el título del artículo aludía a Democracia Real Ya y no a la Asociación Democracia Real Ya y me espetaron de forma vamos a decir cruda su punto de vista de que la asociación es un nido de supernumerarios del Opus Dei y un intento de la derecha de manipular el 15m. Así que tuve que cambiar el título por clarificar. A continuación comencé a recibir un lote completo de productos de la huerta a cargo de asambleístas molestos porque en mi artículo conté que allí había un mercedes y ciertas cuestiones que había comentado su propietario el Sr. Mestre.

No es un delito poseer un coche de lujo pero no fui yo quien lo puso ahí, como no soy culpable de tener ojos en la cara y haberlo visto cuando lo tenía  delante. No soy yo quien valoró estupendamente una reforma a la baja de las condiciones sociolaborales que supuestamente había propiciado la recuperación económica del país. Tampoco me lo he inventado. Es el punto de vista de este señor.

Es obvio pero al mismo tiempo inevitable, que mi crónica sea parcial: No soy un reportero acreditado para hacer un reportaje sobre los debates y las conclusiones. Ni sé ni puedo saber lo que se hablaba en la sala porque llegué por la tarde, pasé más tiempo fuera de ella que dentro y me marché nada más intervenir. Lo siento, pero a mí no me podéis exigir  un resumen equilibrado y bien compensado de todo lo que  se dijo. Lo que me podéis pedir es que no mienta y ese requisito lo he cumplido.

No culpo de los puntos de vista del Sr. Mestre sobre los salarios y  su incidencia en la recuperación económica a Democracia Real Ya auténtica, a Democracia Real Ya escindida o a otras corrientes y facciones. De hecho, no culpo a nadie. Me limito a expresar mi opinión y mi opinión es que me parecen vomitivos, pero esto le atañe al Sr. Mestres, a quien incluso así respeto y valoro. Quizá podáis entender la diferencia entre las opiniones sobre una persona y las opiniones sobre determinados hechos o dichos de esa misma persona. Todo el mundo es digno de respeto y nadie merece ser insultado. Pero esa inmunidad es propia de las personas, no de los actos ni las opiniones.

Ni por un momento he tenido la intención de arrojar sombra sobre las buenas intenciones de vuestra asociación pero, salvo que lo haya entendido mal, acudir a vuestra asamblea no implica someterse a ningún tipo de disciplina de pensamiento ni autocensura en las opiniones.

Chavales, confieso que el abucheo me ha sorprendido. Por buscarle una explicación,  ese gran enfado entiendo que pudiera obedecer a la tensión existente entre los DRY originales y los escindidos, no a que yo haya contado que allí había un señor del PP o exPP con un gran mercedes negro. El interés de unos y otros por reclamar protagonismo en la lucha ciudadana tampoco es un pecado, aunque denota más preocupación por el triunfo de la facción propia que por la causa común. Es curioso que  ya me pasó esto el otro día con una ciudadana muy ofendida por mi artículo sobre el partido del futuro. Tal parece que la resistencia ciudadana es un manojo de nervios y esto no me parece natural. Es como si efectivamente el CNI estuviera interviniendo para exacerbar la mala leche. O eso, o es que genéticamente no necesitamos enemigos. Parece que el enemigo es algo que surge espontanemante entre españoles por el mero hecho de juntarse dos.

Lo que me pasa a mí es que sólo soy uno y no intento convencer a nadie ni vendo nada. Ni pido ni necesito que me sigan y por tanto no me siento obligado a caer bien. Hice el largometraje MAYO porque quise hacerlo, escribí la reforma de la Constitución porque quise hacerlo y redacté el MANIFIESTO 2012 por los mismos motivos. Pueden ser trabajos defectuosos, pero los hice porque me apetecía y haré otros porque me seguirá apeteciendo. Deseo llevarme bien con todo el mundo, pero si no lo consigo no creáis que me pondré a llorar, sobre todo porque ya he aprendido que si alguien ha decidido interpretar las cosas en el peor sentido  posible, nada hay que se pueda hacer. Da igual lo que hagas o digas.

Os voy a decir, para terminar, lo que  podéis esperar o no de mí: Por favor, no esperéis que deje de decir lo que pienso, me someta a disciplina mental o aplique autocensura verbal. Pero a cambio tampoco debéis temer de mí ni traición, ni mentira, ni menosprecio, ni insulto. Y ya que me viene a la cabeza, os cuento una anécdota. Una vez un periodista muy pulido me vetó en su programa informativo. La razón es que en enero de 2008, con motivo de la fundación de la Plataforma Nacional de Afectados por la  Ley de Costas, el Gobierno socialista se había montado determinado aparato de propaganda que no viene al caso y me querían utilizar como herramienta. El Subdelegado del Gobierno en Valencia me pidió que le pidiera audiencia (sí, me pidió que le pidiera) y lo hice. En un en un falso directo en estudio, el periodista me preguntó  qué esperaba de la reunión.  Le contesté que NADA. Así de simple. Parece que a quienes hubieran montado la estrategia se la eché  a  perder y al periodista en cuestión le entró tanto mosqueo que  decidió que nunca más pisaría yo su plató.  Y ya veis cómo sufro. Si me quitan una alcachofa me importa igual de poco  que si me las quitan todas. Yo no vivo de eso.

Si tan ofendidos estáis conmigo ¿sabéis lo que podemos hacer? Imitad al periodista y no me invitéis más a vuestras asambleas. Vosotros haced lo posible por salvar España con vuestra asociación y métodos y yo contribuiré a la causa común en lo poco que pueda con las ideas y propuestas que se me ocurran.

Por cierto, por cierto, que algún comentario se ha quedado sin salir. En mi blog publico las críticas razonadas que me hacen, pero no los insultos. No es que no lo haya publicado. Es que al pasar la vista por encima he visto tal cantidad de idioteces que ni lo he leído.

José Ortega

Abogado abogadodelmar@gmail.com

EL MANIFIESTO 2012 EN LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA ASOCIACIÓN DEMOCRACIA REAL YA (RAMA ESCINDIDA DE DRY)

@abogadodelmar

Cuando descolgué el teléfono y me dijeron que eran de Democracia Real Ya creí que me llamaban para mandarme al infierno o preguntarme a santo de qué me ponía a arreglar el país sin pasar por ninguna discusión colectiva. Pero no. Me pedían de forma muy amable que asistiera a su asamblea nacional en Barcelona.

FOTOGRAFÍA RETIRADA A PETICIÓN DE LA ASOCIACIÓN DEMOCRACIA REAL YA

Veréis, al llegar allí lo primero que vi fue un mercedes negro así como de Ministro, y me pareció que desentonaba. No imaginaba que Botín estuviera participando en la cosa, pero pronto supe que el propietario era Don Millán Mestre, uno de los fundadores del PP y señor vinculado a la altísima política durante años, años, años y más años. Esta criatura política había sido invitada por los organizadores para decir unas palabritas que escuché en parte. Parece que está indignado con la situación, aunque claro está que desde sus posiciones ideológicas. Es extraordinariamente desenvuelto y creo que se sentía por lo menos como pez en el agua. De ahí para arriba.

FOTOGRAFÍA RETIRADA A PETICIÓN DE LA ASOCIACIÓN DEMOCRACIA REAL YA

Cuando le preguntaron qué había que hacer, contestó que había que tener paciencia. Creo recordar que nombró tres veces seguidas la palabra, lo que sin duda sugería mucha paciencia. Y añadió que las murallas caerían lo mismo que cayeron las de Jericó cuando los hebreos tocaron las trompetas ya famosas.

Personalmente no me gustó ni la recomendación de la paciencia (que tal como lo dijo o como lo entendí, sugería parálisis) ni la alegoría bíblica (porque siempre me ha mosqueado ese episodio en el que un Yave muy cabreado encargó a los hebreos un genocidio localizado pidiéndoles que no dejaran en Jericó nada con vida, ni mujeres ni niños).

Al terminar su intervención, permaneció unos momentos conversando con Esteban Cabal, Alex Corrons, Mitoa Edjang y un servidor.

la foto-66No quiero ser bestia, pero en ese corrillo el Sr. Mestres hizo unos comentarios que me dieron arcadas. Dijo que la economía por fin se está recuperando y que los fabricantes de coches están encantados de quedarse en España… porque las reformas sociolaborales son consideradas buenas y suficientes como para seguir operando aqui. Es decir, que una vez que hemos destruido las garantías de los trabajadores y mandado al diablo el salario digno, han pensado que es mejor quedarse. No echéis en saco roto la idea: ¿Os imagináis la cantidad de fábricas que podría haber en nuestro país y la trepidante forma en la que podría crecer nuestra economía si aceptásemos trabajar sin cobrar más salario que una sopa de ajo a mediodía? Vamos hombre… Sería algo espectacular y es para pensárselo.

Como dijo Esteban Cabal, parece que el propósito es transformar España en China, es decir, en un territorio con unas condiciones laborales cercanas al esclavismo. Me encanta la capacidad de análisis de ese tío (Cabal, no Mestres). Se ha dado cuenta de que el incremento del precio del combustible está fastidiando el rollito de la globalización económica y entiendo que su pensamiento consiste en que como ahora cuesta un güevo o más traerse los contenedores desde Asia, los pensadores del sistema y la madre que los parió han creído conveniente recrear las condiciones de China aquí, en nuestra amada España. Con ciertas variantes obligadas, claro. Por eso menciono la sopa de ajo, que puede ser aceptada como variante local del tazón de arroz a efectos de salario.

FOTOGRAFÍA RETIRADA A PETICIÓN DE LA ASOCIACIÓN DEMOCRACIA REAL

Mi intervención fue breve pero simpática. Me limité a explicar lo que ya sabéis: Reforma de la Constitución-Manifiesto-Veinte millones de votos. Creo que convenció porque ha tenido reflujo en forma de mensajes.

Añado que me gusta extraordinariamente estar entre personas que saben y de las que se puede aprender. Esa noche conocí a Esteban Cabal y Alex Corrons y puedo decir que la cena con ellos y con Blaia Guerrero fue una delicia.

José Ortega

Abogado abogadodelmar@gmail.com