MI PADRE ESTABA BENDECIDO POR DIOS


Abro el cajón y allí está: un pedazo de bronce sobre base de madera con dos inscripciones. Había olvidado su existencia porque mi padre lo había retirado de la vista  años atrás.

La primera inscripción dice “NAVIGARE NECESSE EST”. La segunda: “F. MAGALANES”. Hay también un escudo entre la una y la otra.

A los militares les gusta entregarse recuerdos en forma de estas piezas de bronce a las que llaman metopas y eso es  el pequeño pedazo de bronce: una metopa. Es natural que esto no os diga gran cosa, pero a mi me dice mucho. Cada inscripción esconde un significado y la suma de las dos es un especie de compendio del hombre que acaba de morir.

F. Magallanes significa Fragata Magallanes. Es el barco donde aquel hombre había servido por primera vez como oficial. No era un pijo de academia. Había entrado en la Marina con 17 años,  recién terminada la guerra civil y en pleno apogeo de Hitler, procedente de un pueblo donde no había mas que burros y gallinas y de pronto se había enfrentado  con unos instructores militares de inspiración prusiana que gritaban y maldecían sin que él entendiera por qué.

El motor de su ingreso en la Marina había sido un panfleto que decía “el marinero puede llegar a oficial” y no descansó hasta conseguirlo. No imagino a hombre más feliz ni más orgulloso que aquel chico de pueblo transformado en hombre, en el puente de mando de la fragata Magallanes, haciendo vigilancia en las costas africanas de los últimos retazos de aquel imperio en el que él creía.

 Escribió, en el inicio de sus memorias, que allá en el pueblo la gente era feliz sin darse cuenta. Me pregunto si alguna vez él mismo fue consciente de lo feliz que había sido aquella vida suya repleta de desafíos, viajes y aventuras.  Cruzó el Atlántico en una noche atravesada de truenos y rayos a bordo de un avión de hélice cuyo motor derecho iba perdiendo aceite. Trajo a España, desde Estados Unidos, el destructor Alcalá Galiano dando pantocazos en un océano intratable. Una vez le pusieron un tren para él solo por esas peripecias del destino. En Jamaica formó parte ocasional de la dotación de un navío de guerra británico. Cruzó sin novedad el triángulo de las Bermudas. En Malta, en una escena de opereta, llevó a comisaría al cobrador de un autobús que le quería engañar con el cambio, cuando los británicos aún no habían adoptado el sistema métrico decimal. Escapó varias veces a la muerte en el último momento. Una vez el tren que debía haber tomado acabó hecho trizas. Y en otra ocasión lo dieron por muerto a causa de algo que había comido. Asumió muchos desafíos y los superó todos. Ahora, con la metopa en las manos, reparo en que aquel hombre nunca tuvo miedo.

Prestó un servicio particularmente relevante a eso que antes llamaban la patria con motivo de lo que pudo haber sido un feo incidente diplomático entre la España de Franco y la Suecia socialista, cuando un buque escuela, mandado por uno de los Ayudantes personales del rey de Suecia, llegó de arribada forzosa al arsenal de Las Palmas con los generadores quemados en un momento en que los suecos habían prohibido la entrada en su país a una comisión de la escuela de guerra naval y Franco estaba particularmente ofendido.

Pintaba divinamente al óleo con su mano zurda. Le privaba la mecánica y era capaz de hacer cualquier reparación a un coche. Nunca necesitó un carpintero porque los muebles  los hacia con sus manos. Un día lo escuché quejare de que no sabia electrónica y se puso  estudiar y más tarde a componer los más ingeniosos cacharros. Le ofrecieron exponer sus pinturas, pero se negó porque le daba vergüenza. Un vez, siendo niño, critiqué en su presencia la obra de un pintor modesto.

-Cada uno hace lo que puede -me respondió, con condescendencia, y con esto me dio una lección de modestia que yo claramente necesitaba.

Un día decidió dejar de fumar y no volvió a probar un pitillo nunca más. Sin tormentos personales, sin hipnosis, sin síndrome de abstinencia, sin engordar y sin darle la tabarra a nadie, haciendo uso de la misma disciplina que le permitía ducharse cada mañana con agua helada lo mismo en verano que en lo más crudo del invierno.

Ni una tragedia, ni un contratiempo, ni un desgracia, ni una enfermedad en su larga vida, en él o en su entorno cercano. El 15 de diciembre de 2005 se salió de la carretera. Jubiló a un árbol partiéndolo en dos y mandó el coche al desguace por siniestro total, pero él, con ochenta años, sólo se llevó un corte en la cabeza. Unos puntos y a casa.

Su declinar sólo duró cinco meses y durante ese tiempo nunca se quejó. Permanecía plácidamente en el sofá o en la mecedora, aceptando aquella inmovilidad con la misma disciplina de siempre. Yo creía que iba a aguantar más, pero un hombre de acción como él, que hasta el último momento se quejaba de que le faltaba tiempo para hacer todo lo que quería, no era un buen candidato para apolillarse en posición horizontal.

Nunca tuvo miedo, he dicho. Ni siquiera a morir. Pero nunca trasladó su plácida y valerosa indiferencia a su familia cercana. Sí lo hizo con algunos terceros con quienes conversó en aquellos meses. No, no es que estuviera cansado de la vida, pero un tipo que semanas antes estaba bajando al aljibe para limpiarlo y subiendo al tejado de la casa,  no se aferraba a la vida a costa de lo que fuera, sino que prefería hacer mutis por el foro lo antes posible.  No sólo había sido un caballero y un hombre de honor para navegar guardando la seguridad del buque y su tripulación. Lo fue también para morir.

Mi padre estaba bendecido por Dios. En sus años juveniles disfrutó de viajes y aventuras. En su edad madura desempeñó puestos de responsabilidad y prestigio. Durante su vejez se mantuvo activo y lúcido hasta el último instante. Tendríais que haber visto a este hombre con hisquemia cerebral aguda hablando en inglés con su yerno poco antes de su muerte.

En su corto proceso nunca sintió dolor. Se marchó un viernes a mediodía, de forma plácida, serena e indolora, mientras su compañera de toda la vida, una chica que había sido arrancada de su mundo para seguirlo por islas y bases navales, permanecía junto a él.

Se fue en vísperas del romper de la primavera, como otros dos hombres enteros que fueron mis amigos y escogieron las mismas fechas. Las culturas tradicionales celebran en estas fechas el ańo nuevo porque en la primavera todo renace. A ki til, “la fuerza que hace nacer al mundo”, es el nombre que daban en Mesopotamia a  ese cambio de año. Es como si el universo se depende diera de lo viejo y caduco antes de renovarse.

Navigare necesse est es una alusión a una frase de Tertuliano que siempre me pareció particularmente críptica: Vivir no es necesario, navegar si. El mejor resumen para el viejo marino que acaba de cruzar al otro lado.

Soplen serenas las brisas es el epitafio que rezará en su tumba. A los marinos no hace falta explicarles lo que significa porque la estrofa, tantas veces cantada, tantas veces, repetida,  sonará fácil en su memoria. Los demás posiblemente podáis intuirlo.

Escrito en marzo de 2012

José Ortega (el abogado del mar)

joseortega@costasmaritimas.es

@abogadodelmar

 

Acerca de JOSÉ ORTEGA

SSoy escritor de vocación, no de profesión. MI página de autor en AMAZON está en http://www.amazon.com/Jos%C3%A9-Ortega-Ortega/e/B001K15WJM No he llegado, y no sé si quiero, al nivel de aquéllos a los que les pagan por escribir y se asustan ante la hoja en blanco. Mi caso es el de quien es poseído por la historia y no puede liberarse de ella hasta que la escribe, redonda y perfecta. He escrito sobre la búsqueda de la inmortalidad, supongo que debido a mi predilección por las metas imposibles. Estudié Historia Antigua y Derecho. Ejerzo como Abogado. Esta profesión me proporcionó un aburrimiento inmenso hasta que descubrí la forma de utilizarla para proteger a los débiles frente a los fuertes. Desde entonces me divierte y me gratifica. He sido productor de cine y he coproducido tres películas de aventuras. LA ISLA DEL DIABLO MANOA EL ESCARABAJO DE ORO Después produje y dirigí con mi productora LUGALBANDA SL tres series documentales para televisión GENESIS (Prehistoria) CRONICAS DE LA TIERRA ENCANTADA (Arqueología y mito) CAMINS PER LA MAR (Pesca de bajura) Las dos primeras disponibles en Amazon y en este blog. También escribí, dirigí y produje el cortometraje de ficción LA DAMA DEL MAR, basado en un cuento celta irlandés sobre sirenas (You tube) y últimamente he fabricado dos documentales para que circulen libremente por Internet, uno de ellos sobre la primavera española (MAYO (A ESPIRITUAL APPROACH TO SPANISH REVOLUTION). He publicado ocho novelas en AMAZON GILGAMESH Y LA MUERTE EL PRINCIPE PÁLIDO LA PIEDRA RESPLANDECIENTE EL ARBOL DE LA VIDA EL CAMINO AL PARAISO EL ULTIMO SUEÑO DE LA MARIPOSA LA TUMBA MI HOMBRE IDEAL Información y vínculos a Amazon en el menú de arriba También publiqué con la Universidad de Murcia LA RESURRECCIÓN MÁGICA, un libro conteniendo un recopilación de cu€ tos populares que yo mismo hice y con unade teoría del cuento popular . He escrito varios artículos sobre antropología e historia de las religiones en revistas científicas y una serie radio de 25 episodios, EL ARQUERO ENCANTADO, sobre el mismo tema. Como abogado me dedico a la defensa de los derechos civiles en el campo de la ley de costas y he conseguido que el Parlamento Europeo apruebe en marzo de 2009 una declaración censurando los abusos que se cometen en España contra los humildes, al mismo tiempo que se disculpa a los poderosos. Esto me ha proporcionado cierto rollito mediático que procuro llevar bien (me refiero a no volverme idiota por el mero hecho de que me pongan delante una alcachofa). En 2012 redacté un proyecto de ley de reforma de la Constitución que contiene todas las claves para que la democracia sea de verdad, y la condensé en un folio al que di forma de manifiesto y bauticé como MANIFIESTO 2012 (busca en google). Muchos me quieren y unos cuantos buscan día y noche y con poco éxito mi ruina. Los imbéciles de arriba de arriba me odian y debo añadir que algunos tambo´n m€ temen. Carezco de sentido práctico y por eso escribo un blog como éste que sólo puede darme problemas. Lo que me mueve es simple, quizá demasiado simple. Es que no aguanto ni la injusticia, ni la manipulación, ni el abuso. En realidad empecé a escribir aquí en septiembre de 2010 para dar a conocer mis novelas. O sea que esto nació como un blog dedicado a los libros y todo eso. Pero las exigencias de la realidad se impusieron.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a MI PADRE ESTABA BENDECIDO POR DIOS

  1. “Chapeau” por los dos !!
    Saludos

    Pere

  2. JOSÉ ORTEGA dijo:

    Gracias Pere. Un abrazo.

  3. Alfonso García dijo:

    Pepe, me has puesto los pelos de punta, hacia tiempo que no leia un relato escrito con el corazón. Un abrazo y un brindis por los dos.

  4. Karmen dijo:

    Pepito, mientras leía, “lo estaba viendo” contar sus viajes, aventuras y peripecias, como la ultima vez que lo vi, poco antes de marcharse.
    Lo has descrito muy bien, un ser extraordinario y maravilloso. Te quiero. Y… como decía su hermano, ¡un montón de besos, abrazos y pellizcos…!

  5. Pedro Mellinas dijo:

    Pepe, un abrazo muy fuerte. Me has emocionado.

  6. Un hombre íntegro,le doy las gracias por haber dejado un hijo que defiende costas y mares,gracias José,Saludos.

  7. Siempre me parecio un hombre; Autentico,genuino,culto,sensato,tolerante ,coherente,llano,integro,honesto con sentido de la justicia, comprometido(con él mismo y con los demas), con mente analitica y cientifica, empatico y comprensivo, sensible y firme,cordial, benevolente, amistoso, cercano, familiar.
    Era mi Tio, mi tito Pepe, el tito de canarias, era el militar, el hermano mayor de mi padre, se notaba la madurez y sensatez en su mayoria de edad y saber estar, con respecto de sus otros hermanos (como a mi parecer, le pasaba a mi otra gran tita, Ana,divina y ganadora siempre en el juego de la vida, aunque a veces no lo parezca.
    Mi tito pepe siempre aparecio por mi casa de visita, a lo largo de mi vida, siempre que pudo y le pillo de paso. De la misma manera que yo intente ir siempre a su casa a lo largo de la suya, hasta casi sus ultimos dias. Quiero decir que siempre estuvimos en contacto, siempre nos vimos, charlabamos de todo y por supuesto de sus peripecias en la vida. Siempre que el hablaba, yo lo miraba y escuchaba con cariño, respeto y atencion. Pero desde la muerte de mi padre, también lo miraba con admiracion, en el sentido de escudriñar su rostro palmo a palmo, milim a milimtro, admirando las similitudes y diferencias entre los dos hermanos, el alfa y la omega.
    Eran tán diferentes pero ciertamente similares, fisicamente,no me cabía duda que los labios eran iguales a los de mi padre y cuando hablaba,a veces me parecia ver los del mio.
    Gran hombre, que junto a mi tita pepa(escelente y gran mujer,a la que tambien quiero con la misma ternura), dejaron un gran legado. Su descendencia, su gran legado genealogico, sus hijos. Primo, mi enhorabuena por tu herencia Espiritual y Genetica, a la que en cierta forma me siento ligada, por herencia y por merecimiento propio. En verdad creo que es una actitud, un porte, un poder, que unos mas que otros intentamos asumir y manejar.
    Un beso y un abrazo eterno.

    • JOSÉ ORTEGA dijo:

      Son lágrimas esto que tengo el los ojos. Si fueras más allá de los labios y hubieras podido examinar la hilera inferior de dientes de tu padre y la comparases con la mía, entenderías más cosas sobre aquella compenetración que teníamos. El resultón, el guapo, el encantador, el seductor, el vendedor, el profesional de éxito y su sobrino que lo admiraba y que en realidad se metió en Derecho para intentar imitarlo en aquellas fechas en las que protagonizó un fichaje sonado. Una noche, cuando presenté por primera vez mi novela sobre Gilgamesh en la Casa de Cultura de Murcia, tu padre, mi padre, Joaquín y yo nos fuimos a cascarnos una botella de vino en un garito de Santa Eulalia. Entonces a su padre se le escapó una frase que aún recuerdo, aunque no entera. Dijo: “Los Ortega manejamos una dosis de honestidad, una dosis de autenticidad…” y otra de no sé qué porque se me ha olvidado. Entonces, ahora y siempre.
      Esos Ortega eran buenos. Camotos, pero buenos. Es lo mejor que se puede decir de una persona. Deja a un lado la inteligencia, la simpatía y demás rollos. La bondad es lo primero y lo principal. Un beso enorme.

      • Estoy totalmene deacuerdo contigo. La bondad es lo principal en esta vida,pero no puedo dejar a un lado las otras cualidades, ya que si la bondad no va unida a un poco de coherencia,empatia e inteligencia, te pueden llover palos de todos lados y quedar en solo eso,torpeza, incomprension e ignorancia.Y nuestros padres,se acercan mas a la primera opcion que a esta ultima. Otro beso enorme pa ti. Muak

  8. Rosama Hevia dijo:

    … ruja amenaza la ola.
    ¡Que palabras más bonitas! Rebosan amor y admiración.
    Gracias por compartirlas con nosotros y hacernos sentir.

  9. Precioso,solo decir,de tal palo, tal astilla.Ha dejado huella.

  10. Sarai dijo:

    Cuanto amor en estás palabras
    Gracias por compartirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s