¿ES LA LUCHA MINERA UN FRAUDE COLECTIVO? MAYO, LA PELÍCULA, EN TARRAGONA (II). INTERVENCION DE MIGUEL RIX

Cuántas veces he dicho en estos tiempos que es casi imposible distinguir los amigos de los enemigos, los leales de los infiltrados, las causas justas de las engañosas. Es muy difícil saber qué estás haciendo realmente y a quien sirves cuando dedicas todo tu esfuerzo a combatir la injusticia y mejorar el mundo. Podrías estar favoreciendo los intereses de grupos políticos o financieros desconocidos y desde luego bastardos.

El viernes tuve el honor de conocer personalmente a Miguel Rix, que a la sazón andaba quemado y cabreado a cuenta de las revueltas de los mineros y de la marcha a Madrid. Él, a diferencia de la mayoría de nosotros, sabe de qué va la cosa porque vive en medio de las cuencas mineras. Y lo que sabe y dice es que los fondos mineros por los que están luchando los interesados no tienen por finalidad la supervivencia del sector, sino asegurar y prolongar un poco más las lujosas prejubilaciones de dos mil quinientos euros al mes o más. Pero no meto más rollo, porque es él quien debe explicarlo y lo explica, aunque de forma sintética, en este video.

Yo sólo puedo añadir que me siguen llegando mensajes y peticiones de solidaridad con los mineros, de organización de comités de apoyo y demás familia, y que a la luz de lo que cuenta Miguel parece que todo esto es algo parecido a lo que decía Heinrich Böll en su obra Opiniones de un payaso: No es lo mismo morir en una lucha justa que caer en una guerra patrocinada por una marca de jabones. Tanta energía, tanta bondad, tanta nobleza, tanta solidaridad… Todo malgastado inútilmente. Y no es el primer caso que conozco. Mi profesión me ha puesto en primera fila de este espectáculo en el cual unos que no tienen razón pero que chillan mucho y se quejan más consiguen el apoyo de todas las personas de bien, que sin embargo no han levantado la alfombra para ver lo que hay debajo.

Preparaos porque Miguel canta. Y seguramente sentiréis un escalofrío en la espalda como lo sentí yo. Y recita. Y lo acompañaréis en su ira. Este hombre estremece porque cree en lo que dice. Como podemos leer en la contrapartida de su último libro, Poesía evolucionaría, “Miguel Rix es un caso raro de coherencia. Hace lo que predica, cree en lo que dice, analiza bien, comenta mejor, escribe música buena, la interpreta con talento y además resulta que tiene unas cualidades cómicas muy necesarias en tiempos de tragedia“.

Vamos a ello:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s