DEL TRIUNFO AL SUEÑO (EL DÍA EN QUE LA POLICÍA SE DIO LA VUELTA Y SE FUE)

 

Esta tarde me ha llamado Isabel, de DRY Alicante, con la inquietante noticia de la prohibición de lo de Madrid por la Junta Electoral. Por lo poco que he podido leer, la decisión me parece marciana pero por supuesto que no me sorprende. Dice que la llamada a un voto responsable que hacen los manifestantes puede influir en el resultado electoral. Marciana, idiota e impropia, excepto que nos encontremos en la pista central de un circo y haya llegado la hora de los payasos.  

 También me preguntaba Isabel qué hacer en caso de que en Alicante ocurriera lo mismo. Yo no soy experto en materia electoral aunque me ha tocado participar en lo que algunos llaman guerrilla urbana (donde la expresión guerrilla es metafórica)  y he improvisado al transmitir una sugerencias que dejo aquí por cuestiones prácticas, ya que podrían hacer falta mañana o pasado:

  -No obedecer la orden de desalojo y al mismo tiempo no resistirse físicamente. Permanecer sentados e inmóviles para que los agentes del orden tengan que levantar y retirar a los concentrados uno a uno.

  -Grabarlo todo con los móviles, como ya me sugería Isabel,  para demostrar ante la sociedad que no ha habido ni violencia ni provocación por nuestra parte.

  -Acudir al juzgado de instrucción de guardia a formular denuncia por un delito de coacciones (delito de coacciones: Impedir a otro hacer algo que la ley no prohíbe).

  -A la mañana siguiente, recurso contencioso administrativo por el procedimiento especial de violación de los derechos fundamentales de la persona, con petición de anulación de las elecciones en caso de sentencia favorable (no sé si esto cabe porque no somos un partido político que concurra a las elecciones. Recuerdo que se trata de una improvisación). Esto lo hago confiando en que algún día la reclamación llegaría al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde creo (creo) que hay jueces que no son como los de aquí.

 -Inmediatamente, rueda de prensa mostrando los sellos de entrada de las denuncias y demandas y las grabaciones en video.

 Le he puesto un sms con todo eso a la gente que conozco: los de Alicante, los de Valencia y los de Madrid. El Paco López (el extraordinario hombre barbudo que en Madrid, el domingo, gritaba consignas desde el camión) me contesta con un mensaje que dice así:

 En Madrid la Puerta del Sol está petada, aire festivo. SIEMPRE Y POR ENCIMA DE TODO, SOMOS PACÍFICOS Y NINGUNA REACCIÓN VIOLENTA.

 En Alicante, Isabel sonaba preocupada y yo lo estaba también, aunque menos porque no estaba en una acampada sino en mi casa (activismo de salón, le podríamos llamar a esto). Pues bien… sobre las diez recibo una llamada de la interesada, y lo que me dice transforma el paisaje, la vida y la realidad.

 Me dice:

 -Que ante la orden de desalojo, no sólo la gente no se marcha, sino que más y más ciudadanos indignados han llegado a la Puerta del Sol hasta sumar 15.000.

 -Que ante la presencia de los 15.000, la policía HA RECIBIDO ORDEN DE RETIRARSE porque no pueden cargar contra 15.000 personas.

 -Que Stephan Hessel ha remitido un mensaje de admiración hacia lo que está sucediendo en España.

 -Que otras ciudades europeas y americanas se suman a la protesta.

  El domingo, cuando vi el impresionante número de asistentes a la mani, creí que era un día de triunfo y que los objetivos se habían alcanzado, al menos los de la puesta en marcha de algo nuevo. Hoy lo que tenemos no es ya un triunfo, sino un sueño. El sueño de los esclavos que desafían a los tiranos, a su ejército, a su dinero, a su poder y a su fuerza bruta, y se liberan de ellos. Este día, el día en el que una legión de policías  armados hasta los dientes se quitó de en medio ante 15.000 personas inocentes, quedará no sólo en nuestra retina, sino en los libros de historia.

 Esta mañana, Sandi me ha preguntado qué pensaba de los cambios que se profetizan para 2012. Mi abuela solía decir de la gente a la que no creía miente más que el calendario zaragozano. Puede que esto me haya predispuesto a desconfiar de los rollos del calendario maya. Pero aquí está y esto no lo puede negar nadie. Dicen que el gran cambio sucederá el 21 de diciembre de este mismo año. Sea así o no, ese cambio ha nacido hoy. Siempre recuerdo y siempre nombro a Max Frisch, cuando propone esforzarnos siempre en busca de la utopía, porque ese esfuerzo nos ennoblece. Los que están ahora mismo en todas las plazas de España no sólo se han ennoblecido, sino que han alcanzado la utopía para ellos, para nosotros y para nuestros hijos.

 Pero no han sido los únicos. Lo mismo puede decirse de los policías. El domingo por la mañana me fui a la feria de San Isidro con Paco López, Sergio y otros, que hacían una performance. Paco se fue directo hacia el autobús del partido popular y allí se puso a exigir democracia real. Los policías nacionales tomaron nota, pero su actitud fue total y absolutamente respetuosa. Le pidieron que no provocara o insultara para no comprometerlos. Lo mismo me pasó a mí el viernes pasado, cuando hicimos algo parecido en los vagones del metro de Valencia y los agentes de seguridad privada nos echaron a la calle (eso ya lo contaré otro día).

 Es cierto que esta democracia es falsa, es cierto que somos esclavos de los poderes económicos y es cierto que los políticos son muñecos en manos de esos mismos poderes. Es muy cierto, como gritaba el domingo de forma totalmente acertada el tan nombrado Paco López, que el fascismo tiene muchas formas. Pero también lo es que pertenecemos a una civilización dotada de valores humanos, en la que el Delegado del Gobierno no se atreve a ordenar una carga sangrienta contra 15.000 ciudadanos inermes.

Es más. Me cabe la duda de lo que habría pasado si la policía hubiera recibido la orden.  Ellos también los sufren. Ellos también saben quién tiene razón. De hecho, a saber cómo se ha gestado la retirada. A saber si no han palpado los políticos peligrosas reticencias en unos agentes del orden que no son muy distintos de los concentrados, porque también ellos han sufrido recortes salariales.

 Del triunfo al sueño. Siempre, siempre recordaré este día.

  José Ortega

3 comentarios en “DEL TRIUNFO AL SUEÑO (EL DÍA EN QUE LA POLICÍA SE DIO LA VUELTA Y SE FUE)

  1. Cuanto tertuliano y “sabeor” debería aprender de como son las cosas en la calle al leer este artículo. De verdad que llega dentro.

  2. Excelente artículo. La esencia del movimiento es la ausencia de violencia, pues eso no lo esperan los dirigentes, que nos han estado bombardeando con revueltas en los países musulmanes, con muertos, heridos y cargas policiales, mientras que otras más pacíficas -Islandia, Bélgica…- han sido silenciadas. Tenemos una oportunidad de dar una lección no sólo a nuestros políticos y corporaciones “cangerígenas”, sino al mundo entero. Estamos en contacto. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s